viernes, 22 de julio de 2016

El arrecife (2010) de Andrew Traucki



Los protagonistas atrapados en medio del mar
En 2003 apareció ''Open Water'' una película que, bajo el acojonante reclamo de ''basada en hechos reales'', nos mostró la aterradora experiencia de una pareja que se quedaba a la deriva en medio del océano y con la amenaza de unos tiburones que les rondan. Bueno, pues ''El arrecife'' es este mismo planteamiento pero por duplicado, aquí no se queda una pareja, sino dos (o sea cuatro personajes, más uno por ahí que queda colgado, realmente), flotando en medio del mar, y los ataques de los tiburones son más intensos, más numerosos y en líneas generales se hace un uso más claro del terror latente, a diferencia de la otra peli que apelaba más a lo psicológico y dramático. ''El arrecife'' es un survival en toda regla, tenso, muy tenso, y frenético, con un ritmo ágil que te atrapa de principio a fin. Dirige el australiano Andrew Traucki quien no es novato en el tema de dirigir un survival con ''animal asesino'', pues tres años antes nos había regalado ''Black Water'', en el que un cocodrilo amenazaba las vidas de tres personajes atrapados en medio de un pantano. Pues aquí se repite el mismo esquema, de manera rotunda y tajante, pero no menos efectiva. 

Más vale que nadéis rápido...

...porque si no, os va a comer el tiburón
El film está cojudamente filmado, con una preciosa fotografía y unas tomas subacuáticas alucinantes. Hay que destacar el uso de tiburones reales, eso sí, en escenas en las que se nota que no son peligrosas para los actores (en los ataques y momentos de riesgo se cuela algún trucaje, obviamente), evitando la generación de patateros efectos digitales, que en otras pelis (véase ''Deep Blue Sea'' por ejemplo, resultan muy cantosos e irreales), y la acumulación de un suspense in crescendo que, aunque ciertamente previsible (porque todos nos podemos ir haciendo una idea del sucesivo desenlace de los personajes) no deja de resultar de lo más efectivo a la hora de inquietar y ponernos nerviosos -sólo imaginarnos la situación, ya nos hace comernos las uñas-. En comparación con ''Open Water'', yo le apuntaría a la primera el mérito de haber sido la generadora del concepto e idea de la que se lucra este film, pero a favor de ésta diría que es más entretenida y hace un uso más preciso de los elementos de la historia para que resulte de mayor enganche al espectador. No obstante ambas son dos piezas muy a tener en cuenta, y un ejemplo magno de como hacer buen cine de género sin el uso de demasiados medios ni parafernalias técnicas.

El agua teñida de rojo no indica buena cosa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada