viernes, 1 de julio de 2016

Demolition Man (1993) de Marco Brambilla



John Spartan (Sylvester Stallone) a punto de ser congelado
Para mí ''Demolition man'' es un clásico del cine de acción y ciencia ficción. Me resultó además un pack de ambos géneros muy fresco y original, en el que tampoco faltaban unas buenas gotitas de humor muy bien traídas. El film me pareció sensacional desde la primera vez que lo vi, no es una mera peli de mamporros y hostias como muchos la han catalogado para despreciarla, me parece que tiene mucho más, hasta posee una jocosa crítica hacia la sociedad futura, que no es por nada, pero cada vez parece más cercana a cumplirse (el totalitarismo que lava las mentes y condenas a los plebeyos a una cuasi-indigencia despreciable) -hasta anticiparon que Schwarzenegger llegaría a tener presencia política-. La peli arranca en 1996 (por aquélla, incluso el futuro), y vemos una ciudad de Los Ángeles sucia y repleta de crimen y corrupción, ahí entra en acción un poli, John Spartan, apodado ''Demolition man'' (Sylvester Stallone), un tipo duro donde los haya que tiene en mente atrapar a un psicópata de los que hacen historia, un negro muy hijo de puta llamado Simon Phoenix (genuino Wesley Snipes). 

El carismático villano, Simon Phoenix (Wesley Snipes)

La poli del futuro no tiene posibilidades contra Phoenix
La rivalidad entre ambos es milenario, pero su último enfrentamiento los condenará a ambos a estar décadas en estado de congelación. Se traslada la historia al año 2030 y algo, se ve como el futuro ahora es limpio, reina la paz, no hay armas y la gente es correcta y educada (todo es pura fachada, porque realmente todo resulta ser un manto que cubre más mierda corrosiva si cabe). En este universo de armonía, descongelan a Simon Phoenix y claro, el tipo que es un as de las artes marciales y de ir extendiendo violencia allá donde va, pues se hace imposible que nadie de ese tiempo futuro lo pueda detener. Será cuando para pararle los pies, descongeles a Spartan para que se enfrente a él, y claro, la lucha volverá a ser milenaria. De ''Demolition man'' me gusta sobre todo, como ya dije, la visión que muestran del futuro, una paradoja que viene a decir que cuanta más paz parezca que se respira en el ambiente, más agresividad contenida se va generando en pro de desatar una auténtica guerra destructiva contra la humanidad. 

Spartan tiene sus más y sus menos con la máquina que penaliza decir palabrotas

La poli del futuro Lenina Huxley (encantadora Sandra Bullock)
Pero tampoco es un film para ponerse muy filosófico, la peli es cañera a tope, tiene explosiones, acción por los cuatro costados, peleas, hostias a troche y moche, y ni qué decir cabe que posee dos de los antagonistas con más gancho escénico que recuerde en una peli de esta categoría. Stallone y Snipes hacen un dueto genuino; es más aunque Snipes encarna a un malo malísimo, es de esos villanos tan cachondos y carismáticos que te acaban hasta cayendo bien. Destacar también la presencia de Sandra Bullock, en aquel momento todavía no era muy conocida (pero esta peli fue una de las que impulsó hacia arriba su carrera), como una de las remilgadísimas polis del futuro que sin embargo sorprenderá en determinado momento con un talento oculto para patear a los malos, gracias según palabras del propio personaje ''a  ver películas de Bruce Lee''. Me encantan de la peli además ciertos detalles que me hicieron mucha gracia como la existencia de ciertas máquinas que ponen multas cada vez que alguien dice un taco. 

La vida en el futuro no es tan pulcra como parece

Curiosa forma de tener ''contacto sexual''
En determinada escena, Stallone decide ir al baño a hacer sus necesidades (finamente dicho), el pobre comprobará que en el futuro no existe papel higiénico y que en su lugar hay tres conchas (jamás nos explican la utilidad de esas conchas, siempre será un interrogante, con el que además se cierra la película de forma muy cachonda), así que el tío, muy ingenioso, comenzará a soltar todo tipo de blasfemias por la boca para que la maquinita de marras escupa una serie de multas impresas en papel, lo cual le servirá al bueno de Stallone para prescindir de las conchitas. En fin, que esta escena demuestra el tono de cierta guasa que abunda en la peli, a la que no le falta seriedad y ciertas escenas incluso grotescas (extirpación del ojo de un personaje incluída). En definitiva, me encanta ''Demolition man'', una peli de acción para entretenerse y desconectar de lo lindo, que sigue además conservando su esencia a pesar de haber pasado veinte años por ella, es de esos blockbusters que como siempre digo, se echan de menos a día de hoy.

Es hora de darse de hostias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada