jueves, 7 de julio de 2016

El ojo en la oscuridad (1975) de Umberto Lenzi



De excursión por Barcelona
Si por algo será recordado especialmente Umberto Lenzi será por su incursión en el subgénero de caníbales durante los setenta y ochenta (véase ''El país del sexo salvaje'', ''Comidos vivos'' y ''Caníbal feroz''), siendo junto a Ruggero Deodato el principal inductor de este tipo de films (para desgracia de unos pobres animalitos, ¡mil veces malditos estos tipejos!). Pero Lenzi también le metió mano al giallo, ya lo había hecho con bastante acierto en ''Siete orquídeas manchadas de rojo'' y repitió con atino en ésta que nos ocupa. ''El ojo en la oscuridad'' es un film que tiene bastante buena reputación dentro del giallo y méritos no le faltan, aunque quizás sí la maestría profesional y visual de un Bava, un Argento o un Fulci, que Lenzi pues, no tiene, acercándose más a un estilo, digamos cutrete, más rollo grindhouse, de segunda (aunque méritos estéticos no le faltan tampoco). 

¡Un ojo menos!

El asesino a punto de atacar
El film está rodado en Barcelona y alrededores y de hecho, la acción se centra también en esta ciudad española (porque lo es, aunque muchos quieran proclamar lo contrario) y nos cuenta como un grupo de turistas americanos (aunque los actores son españoles o italianos en su mayoría) vienen a pasar unas vacaciones a un lujoso hotel en la costa mediterránea. Las que parecerían ser unas tranquilas vacaciones se tornarán una pesadilla cuando un brutal asesino comience a despacharse sangrientamente con todo el elenco. Nuestro psicópata de turno, viste un atuendo rojizo (al estilo Caperucita Roja) y siempre sigue un sádico modus operandi, extrayendo un ojo (un solo ojo) a sus víctimas. ¿Quién será este perturbado? Eso es lo que tendremos que averiguar y como en todo buen giallo, el guión no nos lo pondrá fácil. Pistas falsas, giros argumentales, confusión y muchos sospechosos es lo que nos aportará la consiguiente investigación policial en pro de descubrir la identidad del asesino. 

Mujer contra mujer

La película es muy entretenida, su ritmo es ameno, tiene erotismo (lesbianismo inclusive, y visto con bastante naturalidad, ¡los setenta que liberales eran, ya quisieran los tiempos actuales!) y alguna que otra escena con mala leche de aúpa (una concreta es bastante sangrienta, sin pasarse de gore ni de grafismo, pero lo suficientemente perturbadora y grotesca; además, es la que delata la identidad del criminal -sirvió de hecho como referencia para Tarantino en alguna escenita de ''Kill Bill''-). En definitiva, un muy correcto giallo, quizás no para ponerlo en un top ten de los mejores de la historia, pero sin lugar a dudas imprescindible para los amantes del mismo.

Eligiendo ojos por estética

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada