miércoles, 6 de julio de 2016

Forja de campeón (1986) de Peter Markle



El prota, Dean Youngblood (Rob Lowe, al
que no le importa nada exhibir su cuerpecito)
Típica cinta ''teen'' de los ochenta (de las muchísimas que hubo, y que los ochenta fue la década de las pelis juveniles por excelencia) creada para el lucimiento de la estrella del momento, el guaperillo de Rob Lowe, ídolo juvenil donde los hubiese en ese momento. Bueno, a mí personalmente debo decir que si la peli no fuese ochentera, no me habría gustado especialmente, y es que no soy un devoto fan de las tontunas romanticonas que es lo que en definitiva es esta ''Forja de campeón'', con todos los clichés que apunta el género. La peli está enfocada desde el punto de vista de un chaval humilde y algo paletillo que quiere triunfar en el mundo del hockey (también eran muy típico que las pelis juveniles de la época tuviesen como contexto un determinado deporte, creándose toda una modalidad dentro del cine ''teen''), y claro llega a una nueva ciudad, a un nuevo instituto, y lo de siempre, lo toman por pardillo, lo putean (en algunas escenas se palpa un comportamiento muy homoerótico, muy rollo ''Top Gun'') y lo marginan. El chaval pues, deberá sacarse las castañas del fuego y demostrar su valía y será cuando haya un campeonato muy importante, donde pondrá toda la carne en el asador para convertirse en una estrella del hockey, de camino conquistando a la típica chicuela que acabará loca por sus huesos (y otras partes de su apolíneo cuerpo). 

Youngblood tendrá que demostrar su valía en la pista de hockey

Por aquí andaba un jovencito y desconocido Keanu Reeves
¿Que se puede destacar del film? Yo voy a ser muy escueto, su estética, looks, banda sonora y demás aspectos que delatan la década a la que pertenece; hablo con sinceridad, muchos ''rolletes'' de este tipo me tragué sólo porque la peli es ochentera, ¡soy un nostálgico empedernido de esta década!, ¿qué le voy a hacer?, por lo demás no deja de ser una peli del montón, entretenida y poco más. A las chavalas se les debía hacer la boca agua con el torso del Rob Lowe, que lo muestra muy habitualmente (y más partes de su anatomía, porque hay incluso una escenita erótico-festiva, bastante subidita de tono, ''ejem''). Destacar también la presencia de un Patrick Swayze, antes de despuntar definitivamente con ''Dirty Dancing'' y más tarde con ''Ghost'' (Swayze y Lowe ya habían coincidido en ''Rebeldes'' y de un jovencísimo y desconocido Keanu Reeves, en un papel muy secundario. En fin, que se puede ver sin problemas, uno ya sabe lo que se va a encontrar, típica historia de la superación de un pringadete (eso sí, guapo,... no podía ser del montón) que acaba siendo la admiración de todo quisqui, ¡toda una historia motivacional, no nos vamos a engañar!

Dejándose llevar por la pasión carnal

No hay comentarios:

Publicar un comentario