lunes, 18 de julio de 2016

Los idiotas (1998) de Lars Von Trier



Grupito de idiotas número 1
La verdad que sólo tengo palabras de desprecio hacia esta basura repugnante, hacia este montón de mierda que fue realizada por el mitificado Lars Von Trier y gracias a la cual se coronó como el artífice del movimiento ''cinematográfico'' conocido como Dogma. ¿En qué consiste? Pues básicamente en coger una cámara y grabar a un puñado de tipos haciendo el chorras, sin un guión estructurado, sin medios técnicos de soporte, con iluminación natural y a lo que vaya saliendo. ¿El resultado? Pues ''Los idiotas'', un film idiota, en el más amplio sentido de la palabra; una película en la que un grupo de idiotas se pasa la película haciendo el idiota y claro ahí surge el culto inevitable de aquellos gafapastas cultitos que dicen ver en este mojón una alegoría del sentido de la vida, una bofetada artística de un autor rompedor y no sé cuantas soplapolleces más he llegado a leer. 

Grupito de idiotas número 2

¡Ojo! Creo que no hay que criticar a nadie por sus gustos y opiniones, que para eso se hicieron los colores, pero sí que atento contra esos que van de listos siendo realmente más idiotas que los personajes de esta película (por llamarla de algún modo), ésos que oyen campanas y no saben de donde proceden, esos que ven el nombre de Lars Von Trier y como han escuchado que es un autor muy ''cultureta'', van de intelectuales diciendo que sus obras son magníficas joyas (cuando en realidad se aburren como ostras, lo que creo que pasa con un amplio porcentaje de los visionadores del cine de este danés). 

¡Qué guarra!

Empieza la orgía
''Los idiotas'' me parece una horrible mierda, una porquería de más mal gusto imposible de superar, un film que para ir de provocador recurre a la zafiedad, a la pornografía y al más tedioso de los aburrimientos. Una peli convertida en culto a consecuencia de, pues la verdad, no acabo de comprender el porqué, porque si en serio alguien me dice que esto es muestra de buen cine, es que no acabaría de comprender porqué. Por cierto, Von Trier es un cara dura, dícese creador del movimiento Dogma este de mierda, cuando no olvidemos que años atrás ya en los sesenta, el señor Andy Warhol en sus incursiones en el cine ya había hecho lo mismo (aunque sin el término acuñado de Dogma), véase por ejemplo ''Flesh'', lo cual no quita que lo de antes sea menos mojón que lo de ahora. Yo no acabé de ver este corrosivo excremente fílmico, ni ganas me quedaron y por supuesto jamás en mi vida por gusto volvería a concederle una mínima oportunidad de visualización, únicamente encañonado por una pistola o a cambio de algún beneficio económico, ¡lo cual no dejaría de implicar una atroz tortura!

El trenecito

No hay comentarios:

Publicar un comentario