jueves, 7 de julio de 2016

Los ojos del mal 2 (2014) de Jen Soska, Sylvia Soska



La prota, Amy (Danielle Harris)
Secuela de ''Los ojos del mal'' que conoció una distribución muy precaria, en Estados Unidos salió directa al mercado doméstico y por ejemplo a España, ni tan siquiera ha llegado por vía comercial propiamente dicha, sólo vía Internet y con subtítulos, por lo tanto está claro que con respecto a su antecesora, ha conocido un interés más precario por parte del público. Realmente la primera parte no es que me entusiasmase, era un slasher funcional y punto, apoyado en una dosis de casquería bruta y digna de elogiar por todo goreamíaco que se prestase y por la participación de un asesino psicópata la mar de carismático. Sinceramente no me esperaba que fuese a existir una segunda parte porque la anterior ni tan siquiera da pistas de tener un final abierto, pero ya sabemos que en el cine de terror (y especialmente en un slasher todo vale). La peli arranca justamente casi donde acaba la anterior, al estilo ''Halloween 2'', siendo trasladado el cuerpo del asesino (que vuelve a ser el bestiarro de Kane) a la morgue, en donde, ¡qué sorpresa!, hay un grupo de jovencitos que van a celebrar una fiesta. 

Las directoras, las hermanas Soska, hacen un escalofriante cameo

La zorrita de Tamara (otra scream queen habitual, Katharine Isabelle)
¿En una morgue?, ¿no vendría a ser esto un atentado contra el sentido común? Pues sí, pero como experto viendo slashers, en los que la lógica muchas veces está de más, porque es un cliché establecido de serie, pues uno hace la vista gorda y se dedica a ver qué hay. Bueno, obviamente el asesino no está muerto (de lo contrario no habría secuela) y aquí sin explicación ninguna, simplemente revive como Michael Myers y ya está, ¿se supone pues que no es humano?, de serlo la caída que sufrió en la primera habría matado a cualquiera por muy fortachón que sea, pero bueno, repito estamos ante la secuela de un slasher y si tantas veces hemos visto volver de la tumba a Jason o a Freddy, pues lo aceptamos todo y pista. Pues bueno, el resto es todo mecánico, el asesino mata a todo el que pilla y ya está, ¿sorpresas?, ninguna, salvo un imprevisto giro argumental final que pretende, por lo que se ve, salirse de lo habitual establecido por las normas de los slashers, y tiene que ver con la propia final girl (pista que doy y no digo más) interpretada por Danielle Harris (recordada por mí como la sobrinita de Michael Myers en ''Halloween 4'' y ''Halloween 5''), y que además deja el final abierto para, ¿una tercera parte? 

¡Cuánto vicio tiene esta señorita!

¡Jacob Goodnight (Kane) ha vuelto!
Bueno, pasando por alto lo más que machacado que está el subgénero, debo decir que esta peli se me hizo muy monótona, y esto no es debido a que se sepa de sobra lo que va a pasar, sino a cómo va procediendo. Por ejemplo, la primera también era poco sorpresiva, pero puedo decir que es mucho mejor que ésta, ¿por qué?, bien simple, el asesino era creativo, las muertes brutales y curradas y la atmósfera y la ambientación estaban de lo más logradas para crear tensión. Sin embargo en esta segunda parte vemos que algo fundamental, que vendrían a ser las muertes, son rancias y nada del otro mundo; vale, tienen violencia y sangre, pero son como muy poco creativas, el asesino parece que se ha vuelto muchísimo más perezoso a la hora de currarse como despachar a sus víctimas; así mismo tampoco se le saca partido a la escenografía, la morgue es un sitio que podría ser espeluznante y no da nunca la sensación de tensión ni nada por el estilo, en líneas generales, los clichés están ahí, se muestran funcionales pero más rancietes y menos llamativos. 

Comienza el auténtico terror en la morgue

Concluyendo, como secuela es inferior, mantiene el tipo como slasher y entretiene, pero es una peliculilla del montón y totalmente innecesaria; de ésas que se han hecho por hacer y ahí están pero que nadie echaría de menos si no hubiesen sido concebidas, lo que viene a venir siendo muy del montón. 

¿Ganará esta vez la final girl?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada