miércoles, 27 de julio de 2016

Candyman 3, el día de los muertos (1999) de Turi Meyer



La prota, Caroline (Donna D'Errico)
Tercera y última hasta la fecha, secuela de ''Candyman'', ya mítico personaje aterrador ideado por Clive Barker (autor de ''Hellraiser''), cuya figura dio lugar a dos magnos films dentro del género fantástico y de terror. Tony Todd se consagró como la figura del espectro diabólico de un hombre negro, que porta un garfio en una mano y que se representa ante aquéllos que le nombran cinco veces frente a un espejo, para clamar venganza por su injusto asesinato, un siglo atrás, tras provocar que su cuerpo fuese literalmente destrozado por un enjambre de rabiosas abejas. La historia continúa con una pintora que se quiere hacer un nombre en el mundo del arte (Candyman había sido pintor en vida, antes de convertirse en el monstruo de la leyenda) y la chica viene a venir siendo, una descendiente directa del mismo (recordemos que él había tenido un affair prohibido con una dama blanca, lo que le causó la muerte). 

Caroline quiere abrirse camino en el mundo del arte...

...y como buen artista, Candyman le echará
una manita... bueno, un garfio mejor dicho
La chica ahora volverá a traer a Candyman a la vida y por lo tanto, enfrentarse a él, para evitar de una vez por todas que su legado de terror se siga extendiendo mucho más tiempo. A grandes rasgos, estamos ante una secuela que desmerece mucho el resultado frente a sus antecesoras. El film fue mucho más precario, de hecho fue lanzado al mercado de vídeo, por lo tanto se notan sus carencias técnicas de sobra. ¿En qué se traduce esto? En menos espectacularidad, menos efectos, maquillajes menos currados e inevitablemente, en bastante flojera y algo de aburrimiento. Esta tercera película encuentra su fallo más atroz en la presencia de un reparto bastante lamentable, sino véase a la protagonista principal, una chica playboy, Donna D'Errico, la cual es muy guapa, tiene un cuerpazo (tetorras muy tulgentes), pero que como intérprete es muy limitada, por no decir que es una mierda. 

Aterradora situación

El resto de actores (entre los que se encuentra el latino Jsu García, anteriormente conocido como Nick Corri, visto mucho más jovencito en ''Pesadilla en Elm Street'') tampoco es mucho más destacable, a excepción claro, de Tony Todd, que vuelve a brillar como Candyman, en una interpretación muy al estilo de las anteriores secuelas. En resumidas cuentas, es una secuela que buenamente se podrían haber ahorrado, pero ya que existe, puede verse como mera curiosidad y siempre teniendo en cuenta que adolece por completo de todo lo bueno de sus antecesoras; ya cada uno que corra con las consecuencias de su visionado. 

Dulce para las abejas

No hay comentarios:

Publicar un comentario