jueves, 21 de julio de 2016

Km 666, devío al infierno (2003) de Rob Schmidt



Avería en medio del bosque, ¡mal asunto!
Podríamos decir que esta película ya se ha convertido en todo un clásico del cine de terror de clase B actual (entendamos actual como de los dos mil para acá), no porque tenga unos méritos superiores a otros productos similares, sino porque cuajó lo suficiente como para acabar convirtiéndose en una de las sagas más largas y explotativas de la última década (seis secuelas llevan ya, y van a por una séptima -todas las continuaciones de la original fueron directas al mercado doméstico o a Internet-). Bueno, ''Km 666, desvío al infierno'' (así se tituló en España, ¡muy bien!) nos presenta un típico esquema ya visto cien mil veces antes (y después) en muchas pelis del género. Cualquier curtido en el terror reconocerá a la legua reminiscencias de ''La matanza de Texas'' o de ''Las colinas tienen ojos''; amén de otras menos conocidas que enseguida capté gracias a mi pasión por los slashers ochenteros, como ''Pánico antes del amanecer'' o ''Terror final'' (cuyo prólogo me recordó mucho el de ésta también). 

Un mal sitio para quedarse tirado con el coche

Esa casa tiene colgado el cartel de: ''no acercarse''
Así que la cosa va de un grupo de jóvenes que sufre una avería en medio de un camino oculto en pleno bosque. El sitio pone los pelos de punta y claro, los chavales no tienen medio de comunicarse con la civilización. Pues bueno, a nadie nos pillará de sorpresa que los muchachos empezarán a ser cazados y asesinados por unos seres deformes que habitan la zona, iniciándose así una dura batalla por la supervivencia, ¿alguno de los muchachos lo logrará? ''Km. 666'' (al igual que las mencionadas ''Pánico antes del amanecer'' y ''Terror final'') supone una unificación entre el slasher y el survival, véase el grupito de gente civilizada. perdidos en una zona ''sin civilizar'', atacada y hecha pedazos por el grupito de garrulos/paletos/deformes que habitan dicha zona y los intentos desesperados de éstos por defenderse contra sus agresores. De por medio, claro el componente slasher exige sangre y ''Km 666'' la da con creces, las muertes están muy bien realizadas y la hemoglobina no escasea (a destacar una en la que vemos una cabeza seccionada a la altura de la mandíbula con un hacha de doble filo). 

Huyendo por el bosque

No hay respeto a la autoridad
Así mismo hay que destacar la ambientación de la peli, muy tenebrosa, muy bien aprovechada y por supuesto los maquillajes de los villanos deformes (se ve que sirvieron de inspiración para los caníbales del remake de ''Las colinas tienen ojos'' de Alexandre Aja), son aterradores y asombrosos, realizados por discípulos del gran Stan Winston (creador de trabajos tan espectaculares en ''Terminator'', ''Aliens'' o ''Parque Jurásico''), el cual también ejerce de productor del film. En resumidas cuentas, me parece un film de su temática muy bueno, puede que previsible y poco sorpresivo, pero no por ello menos efectivo y entretenido, no olvidemos que todos los géneros tienen sus clichés, así que no es reprochable. 

¡Menuda bocazas!

No hay comentarios:

Publicar un comentario