miércoles, 16 de septiembre de 2015

Annabelle (2014) de John R. Leonetti



El feliz matrimonio protagonista
Mientras veía ''Annabelle'' no pude evitar recordar inconscientemente, la ocasión en la que siendo un crío vi por televisión en los 40 Principales, aquel mítico videoclip de Robbie Williams, ''Rock DJ'' en el cual el cantante hacía un striptease se acababa arrancando la piel a tiras. ¿Por qué?, os preguntaréis, por una cuestión muy simple. Estamos hablando del año 1998 (yo tenía 10) y esa bizarrada grotesca (la cual muchos podrían tildar incluso de mal gusto, no sin falta de razón) era emitida impunemente al mediodía (recuerdo que lo vi, además comiendo) y aquí no pasaba nada, nadie ponía el grito en el cielo, simplemente permaneció como un hecho anecdótico, para nada traumático, para muchos de mi generación que seguramente contemplamos dicho vídeo. ¿A cuento de qué digo esto y qué tiene que ver con esta película? Pues muy sencillo. Estamos en 2015, han transcurrido 17 años y ahora parece que pasarse un poco de rosca, a la hora de hacer cine, está mal visto o supone un hecho muy restringido. Es increíble que a día de hoy se hayan edulcorado tanto las películas (en especial dentro del género de terror) que a ojos experimentados en la materia, se nos hagan incluso infantiles. 

¿Que mejor regalo que una muñeca roñosa con pinta de cabaretera con resaca?

Sí, la muñeca está maldita, no hay que
ser muy lumbreras para darse cuenta
''Annabelle'' es la prueba viviente y parásita de que el único elemento de carisma que existía en la rancia ''Expediente Warren'', era la propia muñecorra con aspecto de vedette viejuna acabada y ahoga en alcohol, que da título a este spin off / precuela de la peli de James Wan. Realmente es otro de esos apestosos mojones vendidos con la etiqueta de ''peli de horror'' que han plagado la pantalla en forma de infección fílmica, en lo que va de década. Si ''Expediente Warren'' (la cual incomprensiblemente fue un gran éxito de taquilla) ya me había parecido un cagarro repetitivo y sobrevalorado, esta infumable basura es, ni más ni menos, que el doble de mierda cancerígena que su antecesora (aunque sí, lo sé, cronológicamente hablando ésta sucede con anterioridad). El film nos presenta no sólo una historia cien mil veces vista y repetida hasta la saciedad, a lo largo de no sé, ¿cincuenta, sesenta? años de historia, sino que es excesivamente banal y light. Para más inri, la presencia de la muñeca de marras es meramente testimonial, suponiendo anecdóticos cameos en medio de un desarrollo argumental ridículo y esperpéntico.  
 
Rollos baratos para rellenar la mierda de argumento

''Annabelle'' no sólo no muestra nada sorprendente sino que además es televisiva, mecánica, monótona, previsible, vamos que posee todos y cada uno de los defectos achacables a una mala película de terror. Como ya he dicho, ni tan siquiera al aterrador aspecto de la muñeca protagonista se le sabe sacar partido. La peli no cosechó ni un tercio de los beneficios que el mojón de ''Expediente Warren'' había recaudado el año anterior, a pesar de eso fue bastante exitosa (¡eso sí que es un misterio paranormal!), esperemos que su mala reputación de cara a la opinión del público sirva para este patético calco de la novia de Chucky (con un aspecto de travesti más exagerado), encuentre cavada su tumba cinematográfica.

¿El demonio o una drag queen en carnaval?

No hay comentarios:

Publicar un comentario