martes, 1 de septiembre de 2015

La mujer de negro (2012) de James Watkins



Tres putas niñas que se convertirán en fantasmones de turno
Hartito estoy ya de peliculillas de pseudo-terror que pretenden impactar, o llamar la atención, proporcionando el ya de por sí plagiadísimo giro final de "El sexto sentido" o "Los otros" (sin contar otras muchas que ya habían hecho uso del mismo mucho antes que éstas). He de decir que me dio un vuelco al corazón (en el sentido positivo) por la nostalgia, al ver que la mítica productora Hammer, volvía a la carga participando en la producción de este film. Puede presenciarse la influencia de los míticos films de la Hammer (véase "Drácula", "La maldición de Frankenstein", etc) en la ambientación de la película, muy conseguida (muy típicamente inglesa del s. XIX). Y ya dejo de hablar de aspectos positivos del film, porque no tiene más. Por lo demás, sólo deduzco que los que la consideran magnífica o mínimamente buena es a consecuencia de que no han visto mucho cine de terror porque sino no me lo explico (por supuesto siempre respetando todo tipo de opinión).

De Harry Potter a un señoritingo viudo y papi de un nene es un salto demasiado
grande para Daniel Radcliffe, como que queda forzado y poco creíble

Ahí va un sustito de marras
El film es plano y repetitivo en exceso. La trama es una mierda, se averigua enseguida lo que ocurre, por lo que el suspense se evade en cero coma. Todo efectismo se resume a intentar pegar cuatro sustitos típicos de los horrorosos films orientales bebedores y plagiadores de "The ring" y llenar la película de infinidad de tiempos muertos, que supuestamente crean inquietud en el espectador. A mí me provocaron somnolencia sobre todo y nada, pero nada, de interés. La verdad, no veo manera de extenderme mucho más, es una película rematadamente mala que explotó inteligentemente la imagen del eterno Harry Potter como gancho publicitario. No diría nunca que Daniel Radcliffe es mal actor, porque no lo pienso, pero en serio ¿le pega la imagen de padre de familia con el aspecto que tiene de eterno adolescente?, ¡a que no!, es como si pones de repente a Jack Nicholson en un papel de damisela en apuros, pues como que no pega.

Caserón gótico marca Hammer

Lo dicho, un despropósito y además se trata para colmo de un remake de un film del mismo título hecho en 1989 directo para la televisión, el cual no he tenido oportunidad de ver. En fin, el resultado es un auténtico revoltijo de los mismos clichés de las pelis de terror sobrenatural y la vigésimo tercera revisión de "El sexto sentido" y "Los otros" y similares, un film anticuado y nulo a la hora de crear la más mínima tensión, es de esos bodrios que siguen exponiendo una y otra vez que el mínimo atisbo de originalidad en el género ya hace más de una década que se evaporó y que las neuronas de los guionistas están en huelga perpetua.

Los nenes fantasmas como que ya no impresionan tanto

No hay comentarios:

Publicar un comentario