domingo, 20 de septiembre de 2015

Grizzly (1976) de William Girdler

 

¡Qué mono el osito!
El exitazo tremendo de ''Tiburón'' de Spielberg en 1975, puso de moda las respectivas fórmulas que ésta había presentado. A lo largo de los años siguientes aparecieron como churros explotaciones de dicho emblemático film, presentando como amenaza el animalito de turno (o animalazo), el cual ponía en peligro la vida de los respectivos personajes humanos que pululaban inocentones por ahí. El caso que nos ocupa fue la respuesta más inmediata a ''Tiburón'', a la cual adapta casi al dedillo, aunque cambiando de marco, el océano por un parquecito en las montañas en donde los turistas se ven amenazados, como bien señala el título, por un furioso oso Grizzly (la verdad, es que el osito a mí siempre me pareció una monada, de todo menos amenazante). 

Ésta ya no va a volver a salir de camping nunca más

El trío experto de cazadores de osos
Por supuesto, tras varias muertes perpetradas por el animal, los equipos de captura se pondrán en marcha, con la intención de acabar con tan peligrosa criatura y asegurar la seguridad del parque. ''Grizzly'' es en realidad un truñazo tremendo, un film de calidad más bien regulera, sin momentos nada espectaculares y una trama tan monótona y pausada que se torna aburrida por momentos. El oso tiene poca presencia, y la película cuenta con un montaje tan penoso que se nota a leguas cuando se interactúa con el animal real, que éste esta fuera del plano de los actores (como si se tratase de imágenes captadas para un documental), siendo sustituido por un tipejo enfundado dentro de un traje de los chinos, en las escenas de los ataques. 

Qué bien entrenado el peluchín

Las muertes son sosas, la acción brilla casi por su ausencia y en resumidas cuentas, ''Grizzly'' es un petardazo de serie B que se quiso aprovechar del éxito de una grande como ''Tiburón'', y todo hay que decirlo, a los productores les salió redonda la faena, este bodriaco costó 750.000 dólares y recaudó 36 millones en Estados Unidos, no la vieron más gorda, encima aplicando la ley del mínimo esfuerzo. En fin, tratándose de explotaciones buenas realmente de ''Tiburón'', faltarían dos años para que Joe Dante aportase al mundillo de animalillos asesinos la brillante ''Piraña'', para mí la mejor copia de la peli de Spielberg con diferencia.

Ahí el más chulo contra el oso

No hay comentarios:

Publicar un comentario