sábado, 12 de septiembre de 2015

El ciudadano se rebela (1974) de Enzo G. Castellari



El prota vengador, Carlo (Franco Nero)
Interesante peli italiana dirigida por Enzo g. Castellari que trató, como era muy habitual en el género de la exploitation de la época, el tema del ajuste de cuentas violento por parte de un ciudadano normal de a pie contra un grupete de criminales que campan a sus anchas, sin que la justicia opere lo más mínimo para detenerlos. ''El ciudadano se rebela'' sigue la estela de otro mítico film del mismo año, ''El justiciero de la ciudad'', en la que un furioso Charles Bronson iba haciendo su particular limpieza de maleantes, a golpe de bala. Pues bien, este film presenta un esquema similar, tomando como referencia el esquema de western clásico, que por supuesto también había adquirido el spaguetti-western (no por nada el que encabeza el reparto, Franco Nero, había sido el prota de ''Django''), nos presenta como un hombre mundano, de vida monótona y rutinaria, se monta su propia búsqueda para ajusticiar a un trío de maleantes que le habían dado una buena paliza después de atracar, a punta de pistola, un banco donde el desafortunado protagonista se encontraba en dicho momento. 

¡Manos arriba, esto es un atraco!

La churri de Carlo (Barbara Bach)
El tipo, le echa un par de huevos, y al margen de a ley comienza a investigar en los rincones de una Italia sumida en la corrupción y la criminalidad, con la intención de dar con estos tipos que le putearon. La película posee un ritmo frenético, una banda sonora muy correcta (muy setentera) y un uso de la violencia bastante notorio (propio de los italianos, que no se cortaban un pelo a la hora de ser políticamente incorrectos). El film perfectamente podría ir enmarcado dentro de ese subgénero que también operó el país con forma de botín, a la par del tan popular giallo, denominado poliziesco,, un estilo muy definido a raíz del éxito mundial que había cosechado ''Harry, el sucio'' y cuyas características son las de presentar el lado más miserable y fiero de una sociedad que anula a sus semejantes, a través de extrema violencia, y que únicamente puede ser aplacado con su correspondiente dosis de violencia compensatoria (esquema también de las explotaitions / rape movies, los setenta fueron la mar de jartos). 

Es hora de repartir mamporros

Comentar que aparece la actriz Barbara Bach, quien posteriormente sería chica Bond en ''La espía que me amó'' y esposa del ex-Beatle Ringo Starr, que hace de la pareja sentimental del protagonista y la voz sensata que le aconseja no meterse en los fregaos en los que éste acaba enmierdado, incluso en un momento este machito repelente, le corresponde a ella con un sonoro bofetón (escena injustificada e innecesaria), lo cual desde mi punto de vista ya operó en contra de empatizar con él. En fin, la peli no está mal, es entretenida, cañera y presenta esa particular atmósfera sucia y deprimente tan típica de la década, en lo personal tampoco me mató, es una mera curiosidad y una pieza interesante del cine grindhouse de los setenta (ya sabemos, de ése que sirvió como Biblia para posteriores plagios del señor Quentin Tarantino). 

La violencia es el único idioma que se conoce por aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario