martes, 15 de septiembre de 2015

The haunting (la guarida) (1999) de Jan de Bont



La encantadísima Hill House
Bueno, recordemos que la novela "The haunting of Hill House" de Shirley Jackson ya había conocido una adaptación cinematográfica en 1963, de la mano de Robert Wise, y que había llegado a nuestro país con el título de ''Casa encantada'' (simple y claro). Pues bien, añísimos después, en 1999 el especialista en ruidosas producciones plagadas de efectos especiales, Jan de Bont, se interesó en hacer su propia versión de la historia (produciendo tito Spielberg), remakeando el clásico de Wise a su estilo. Así que si bien, la peli de 1963 se desarrollaba en base a dar peso al terror psicológico, la incógnita y los efectos claroscuristas de una fotografía en blanco y negro para generar tensión al espectador, ésta que nos ocupa se pasa por el forro de los cojones todo esto y va a lo que va, a mostrar (lo dicho) efectos especiales por doquier, pirotecnia visual y una incesante sucesión de sustos que abusan demasiado de unos ensordecedores efectos sonoros, para intentar causar más impresión (consiguiéndolo a durísimas penas en no numerosas ocasiones). 

Catherine Zeta-Jones, Owen Wilson, Lili Taylor y Liam Neeson
componen casi todo el reducido reparto de la película

Primer sustito de la peli
Básicamente ''The haunting (la guarida)'' nos cuenta la misma historia que la peli de Wise (obvio, porque parten de la misma fuente literaria), un grupo reducido de personas se clausura dentro de una mansión, supuestamente encantada (lo de supuestamente, no tarda en quedar exento de toda duda) para someterse a un experimento, por parte de un científico (aquí Liam Neeson), sobre los efectos del miedo en las personas cuando son sometidas a situaciones límite. Eso sí, el tono cambia por completo en la forma de presentarse ante el espectador y la esencia de ambas es radicalmente opuesta. En la cinta de Jan de Bont, el suspense y la intriga quedan relevados por completo a un segundo plano, ídem del terror psicológico y la dualidad con la que jugaba la peli original acerca de la existencia de espíritus en la mansión, pues aquí se nos deja muy claro que la casa de marras está plagadita de fantasmas (aunque más que miedo dan un poquito de lástima, esos neninos con cara de querubines no creo que lograsen inquietar a muchos), lo que desde mi punto de vista ejerce un efecto bastante negativo y que le resta calidad al argumento. 

Theo (Catherine Zeta-Jones) no disimula mucho sus gustos homosexuales

Querubines animados
No obstante, este remake aporta un ritmo un tanto más frenético y ciertas dosis de acción más efectivas a la hora de resultar un tanto más ameno (la original era un tanto aburridilla en ciertos tramos, debido a su pausividad excesiva por momentos), algo lógico tratándose de un blockbuster en toda regla. A su favor debo señalar ciertos aspectos, el más notorio de ellos es la increíble puesta en escena, los decorados de la casa son fabulosos, la dirección artística en sobresaliente, sin lugar a dudas, como también lo son unos cuantos efectos visuales (que a día de hoy ya cantan un poquito a informática primigenia) pero que en su estreno, personalmente, me parecieron la mar de convincentes e incluso sorprendentes. En lo referido a la parte interpretativa, sólo podría destacarse a Lili Taylor, la auténtica protagonista de la peli, haciendo del personaje más interesante de la misma, la atormentada Nell, quien es la más sensible al embrujo de la casa (aunque se publicitase más a la Jones como cabeza de cartel). 
 
La pobre Nell (Lili Taylor) será la que se vea más afectada por el encantamiento

Una manita asomando por una puertecita
El resto, pues la verdad es que dan muestras de una elección de casting bastante lamentable; porque Liam Neeson se muestra frío y hermético, no cuaja ni un instante en su papel, ídem de Catherine Zeta-Jones que se ve lamentable yendo todo el rato de una sensual devoradora de... (diría de hombres, pero ella declara claramente ser bisexual y un imán para ambos sexos -su papel es el de Theo, recordemos que la actriz Claire Bloom hizo una interesante performance en la peli original, encarnando a un pionero personaje de claras connotaciones lésbicas y que francamente la Jones, no acierta en el tono ni en la forma-) que acaba resultando forzada y nada creíble (sobre todo, en las supuestas escenas de tensión); por no hablar de Owen Wilson, cuyo personaje es insoportable, espantoso, cargante en extremo, con él pretendían darle un toque humorístico al film totalmente innecesario y que, en resumidas cuentas, estorba más que otra cosa. Nada acertado me parece también el enfoque de la película que acaba siendo de todo, menos aterradora. ¡Craso error! 

¡Eah Eah, Hill House se cabrea!

El film hace gala de un ''terror'' extremadamente infantil, muy tontorrón y lamentablemente nunca nada mínimamente inquietante. La película es un fiasco a la hora de intentar ser oscura y sombría (al menos, lo que inicialmente se pretendía que fuese) y presenta un guión bastante errático e inconexo, sobre todo a la hora de unir a sus personajes con el contexto de la maldición de la mansión, con rollos baratos y explicaciones mundanas. ''The haunting'' en resumidas cuentas se centra únicamente en hacer gala de ruidosos efectos especiales, descuidando por completo una trama mejor planteada en su versión inicial, tristemente desaprovechada (y es una pena, porque siendo francos, esta versión me pareció más entretenida que la original). En resumidas cuentas, el film posee un magnífico acabado técnico, pero es insustancial, vacío e ineficaz a la hora de dar algo de miedo, y suponiendo que se trata de una peli de terror, pues como que dejó bastante claro que Jan de Bont no anduvo muy avispado a la hora de manejar el género. 

La casa espera por Nell

No hay comentarios:

Publicar un comentario