lunes, 31 de agosto de 2015

Shocker, 100.000 voltios de terror (1989) de Wes Craven



El asesino Horance Pinker (Mitch Pileggi)
ha punto de ser frito en la silla eléctrica
Para los amantes del terror hoy es sin duda un día de luto. Hoy ha fallecido el grande, el único, el inigualable Wes Craven, un señor que durante toda su filmografía ha recibido palos y ha sido denostado por la crítica, a pesar de que ha creado clásicos tan inmortales y referenciales como ''La última casa a la izquierda'', ''Las colinas tienen ojos'', ''Pesadilla en Elm Street'' o ''Scream'', un currículum envidiable con el que desde luego el señor Craven puede descansar tranquilo y haberse ido al otro mundo bien orgullosísimo, como gran maestro que era, seguro que a partir de ahora muchos de sus trabajos se revalorizan. Pues bueno, realmente ésta que nos ocupa no es que sea de sus mejores películas, ni de las más recordadas, pero como a éstas ya les había dedicado sus correspondientes comentarios (véase las anteriormente mencionadas), he escogido ''Shocker, 100.000 voltios de terror'' para rendirle homenaje a este gran señor, al fin y al cabo no deja de resultar un entrañable y divertidísimo film. 

El prota, Jonathan (Peter Berg) frente a una de las sangrentadas de Pinker

Un mordisquito de nada
Con ''Shocker'' Wes Craven intentó repetir en cierto sentido, nada más y nada menos, que el gran éxito que había cosechado con su magna creación, Freddy Krueger, con un personaje que (salvando las distancias) presentaba unas características un tanto similares. La historia que aquí se nos cuenta es la de un sádico asesino, Horance Pinker (gran performance de Mitch Pileggi, al cual se le ha podido ver posteriormente en la serie ''Expediente X'', que sin lugar a dudas es el alma del film), el cual tras haber sido el responsable de las muertes sangrientas de varias familias, es condenado a morir ejecutado en la silla eléctrica. Su némesis es el joven Jonathan (Peter Berg, quien a día de hoy hace sus notables pinitos como director, véase ''Hancock'' o ''Battleship''), a cuya familia exterminó este psicópata y quien tendrá que enfrentarse con él, un a vez el villano haya sido frito como una hamburguesa. 

Particular homenaje a ''Carrie''

Pinker posee cualquier cuerpo
Sí, sí, tal cual, el propio Horance se convertirá en una pesadilla aún mayor después de que 100.000 voltios recorran su cuerpo, y es que si el espíritu de Freddy Krueger podía introducirse en los sueños para seguir matando, el de Pinker utiliza como medio la electricidad. Así que se verá convertido en todo un killer sobrenatural capaz de poseer todo cuerpo que desee y, además, no parará hasta acabar con la vida del pobre chaval protagonista. Eso sí, Jonathan no se va a quedar de brazos cruzados y hará todo lo posible por acabar con el asesino ''eléctrico'', resumiéndose todo en un divertidísimo y alocado combate a través de los distintos canales de la televisión (mejor ver la escena, es tronchante, de verdad). Bueno, mis impresiones sobre ''Shocker'' son las siguientes, no es en sí un film aterrador, de hecho el humor negro y socarrón del villano le atribuyen un toque cómico de gran peso, aunque eso sí, tampoco desde mi punto de vista se roza el ridículo. 

Pinker es un auténtico sádico

¡Cuidado, ese sillón puede ser peligroso!
La película tiene una gran factura técnica y unos cojonudos efectos especiales, no le falta además violencia y sangre y tiene ese toque ''teen'' tan característico del cine de Craven, amén de su nostálgica ambientación ochentera para deleite de los nostálgicos (valga la redundancia) de la época. En lo personal, me gustó muchísimo, me lo pasé pipa viéndola y rememorándola con el paso de los años y aunque no logró en su momento el exitazo con el asesino del guante de cuchillas, a día de hoy se ha instaurado como un clasiquillo de culto (y seguro que ahora más, tras la muerte de su creador). En fin, a mí me parece una peli muy curiosa, fresca y burlesca, para el disfrute de aquéllos que no vayan de ese plan de adoptar gustos cinéfilos tan exquisitos por mero postureo.  

Se puede decir que esto es literalmente estar en la televisión

No hay comentarios:

Publicar un comentario