martes, 4 de agosto de 2015

Road Trip (viaje de pirados) (2000) de Todd Phillips



El grupito de pirados preparados para el locuelo viaje
En 1999 nació todo un hito en el género de comedia adolescente, la guarrindonguilla, zafia y entrañable ''American Pie'' rompió esquemas y se convirtió en un grandísimo taquillazo mundial, lo cual, obviamente, generó (aparte de múltiples secuelas) copias de un estilo similar como ésta que nos ocupa. ''Road Trip (viaje de pirados)'' fue la respuesta más inmediata al fenómeno ''American Pie'' y es posiblemente, de entre las múltiples pelis que surgieron a raíz de la moda de dicho fenómeno, una de las más divertidas y gamberras (después salió otra incluso más desmadrada, ''EuroTrip'', a la cual ya le dedicaré su correspondiente comentario). ¿Qué nos ofrece el film? Pues, supongo que a todo el mundo incluso antes de ver la película, debería quedarle clara la respuesta, humor zafio, momentos picantones subiditos de tono, chistes verdes, algún que otro detalle pseudo-escatológico, en fin, ¡que estamos ante una explotación de ''American Pie''

¡Abróchense los cinturones que comienza el viaje!

Que no falte el destete
Y aunque a muchos les jorobe reconocerlo, es eficazmente divertida. El rollo va de un chaval que le manda por error a su novia, que se encuentra en el otro extremo del país, un vídeo en el que se le ve liándose con otra tía. El chico temeroso de que ésta le deje intentará por todos los medios intentar interceptar la entrega de ese vídeo, antes de que llegue a su destinataria. Para ello, él y su grupito de coleguitas ''especialitos'' (ya me entendéis), organizaran pues, un enloquecido viaje para lograr dicho propósito. Naturalmente, no será un viaje normal y corriente y el trayecto estará repleto de múltiples percances y aventuras en pro del descojone del público (del que no vaya de muy hipster y cultito, claro) mayoritario. En lo personal, me reí mucho con su visionado, la alquilé una tarde en el videoclub y al igual que la peli a la que claramente emula, me lo hizo pasar de fábula. 

El pringadete (D. J. Qualls) logra mojar

''Depositar vuestros soldaditos del amor en estos botecitos''
A destacar la presencia de Seann William Scott, nada más y nada menos que el cachondote Stifler de la propia ''American Pie'', emulando a su personaje más popular (más bien haciendo un calco del mismo), también la mar de carismático (¡menuda escenaca que se marca éste en la clínica de donación de esperma!, le habrá dejado a más de uno con las ganas de explorar ''territorios desconocidos''), y en especial ese personajazo de físico tan peculiar que se marca D. J. Qualls, como ese frikazo pajero que le pone la guinda al pastel en cada aparición (¡qué ascazo la escena de las tortitas en el bar, los que la habéis visto ya sabéis a lo que me refiero!). En resumidas cuentas y como siempre digo, es la típica película que no engaña a nadie, va destinada a un público concreto que ya sabe lo que va a ver y desea ver un film distraído, divertido y que le sirva para evadirse un rato de la rutina y los problemas, y ''Road Trip'' (con toda su vulgaridad) sin lugar a dudas lo consigue con creces. 

Alucinando en colorines por la puerta trasera

No hay comentarios:

Publicar un comentario