domingo, 30 de agosto de 2015

Trance (1982) de Eckhart Schmidt



La joven prota, Simone (Désirée Nosbusch)
Curiosa bizarrada alemana que expone los extremismos de los que pueden ser capaces las grupies de turno con tal de tener la atención de sus respectivos ídolos. Tenemos como protagonista a una jovenzuela llamada Simone, la típica adolescente en la edad del pavo rebelde que sólo encuentra su razón de existir en este mundo por el hecho de recibir una contestación del cantante pop de moda, denominado 'R', por el que pierde literalmente la cabeza. La chica le escribe cartas que no obtienen respuesta por parte de éste, no iba a ser menos, el tipo es por quien mojan las bragas cientos y cientos de criajas similares a ella, así que la muchacha ni corta ni perezosa, decide dejar de asistir a clase y se emprende un viaje larguísimo hasta Munich, en donde se encuentra el estudio del cantante de marras. Simone consigue llegar y no sólo conocer al tal 'R', también acapara la atención de éste y para colmo, el tipo la invita a su apartamente e incluso se la trinca, ¡hala!, ¡cuántas grupies del copón no habrán deseado esto y pernoctar en los brazos de su Justin Bieber particular (salvando las semejanzas)!

El ídolo de masas 'R' (Bodo Steiger)

'R' en medio de una performance
La cuestión que hasta este punto la peli resulta un poco coñazo, no lo vamos a negar. La chavalina acaba resultando insufrible (el doblaje de mierda en castellano no ayuda, os lo digo de antemano) y el cantantito de las narices es de lo más simple y soso que te puedas tirar a la cara (si hasta las escenas de sexo son un tanto rancias, no anduvieron muy finos eligiendo al casting por su desprendente sex appeal). Pero amigos, la cosa cambia cuando el cretino de 'R' saca a relucir su auténtica cara, para él la chica sólo era un chochete más de usar y tirar, cual kleenex repleto de mocos viscosos, y claro, cuando se lo hace saber a la pobre, ella que lo ha dado todo por él, despierta en ella una vena homicida que asustaría a cualquiera. El resultado de ello pasa por una espiral de necrofilia, canibalismo y bizarrismo vario, en un insólito desenlace que como mínimo acaba siendo chocante teniendo en cuenta el tono con el que se inició el film.

'R' se trinca a Simone

Sin ser una peli especialmente gráfica (porque el gore que presenta no es especialmente explícito ni hace alardes de violencia extrema), no cabe duda que ''Trance'' es bastante sórdida. Desde mi punto de vista es interesante, sobre todo para aquéllos a los que les guste disfrutar de extrañezas un tanto desconocidas como ésta, lo que le perjudica es un inicio bastante lento y que lo más interesante del film en sí, tarde tanto en llegar. A destacar por supuesto su atmósfera ochentera, repleta de looks retro para el deleite de los amantes de la década. En líneas generales me parece una peliculilla interesante y recomendable, pasando un poco por alto su primer tercio tedioso, puede que a alguien le sorprenda en su justa medida. 

El desenlace será tremendo

No hay comentarios:

Publicar un comentario