domingo, 23 de agosto de 2015

American Pie: Band Camp (2005) de Steve Rash



El hermano pequeño de Stifler
(Tad Hilgenbrink) toma protagonismo
Intentando explotar el filón de la exitosa saga de ''American Pie'', los típicos productoruchos majaderos optaron por comenzar a sacar directas al mercado doméstico, secuelas bastardas, para rascar todo tipo de beneficio que dicho nombre pudiese aportarles. Aquí pues, tenemos la primera de esas secuelas falsas, en la cual podemos ver omitida toda presencia del reparto original (bueno a excepción de Eugene Levy, que se veía que se aburría mucho el hombre y se mantuvo interpretando al papi enrollado de Jim -en la saga original, Jason Biggs-, único personaje que mantiene cierto vínculo con la saga inicial). Como medio para justificar cierta unión también con las auténticas ''American Pie'' se optó por darle protagonismo al hermano pequeño de uno de los personajes más entrañables de la saga, el alocado y zafio Stifler (interpretado por Seann William Scott), pues bien, la estrategia del guión fue convertir a dicho hermanito en una especie de clon del Stifler original, para así darle picardía al asunto. 

Aquí haciendo un poquito el canelo en un campamento

Mozucas a las que verles las tetucas
El chaval en cuestión (Tal Hildenbrink) se ve que hizo bien los deberes y por momentos consigue asemejarse bastante bien al personaje que trata de emular, es guarrete, viciosete y está más salido que el pico de una plancha, pero seamos sinceros el encanto de las pelis originales (y perdón por repetir tanto esto de las auténticas, las pelis originales y tal) no está por ningún sitio. Al ser además un film directo a DVD, es más comedido y el nivel de picantonismo se ve un tanto rebajado. La película en sí es bastante lamentable, más de lo mismo, un tanto en la línea de la trilogía inicial de ''American Pie'', pero peor hecho. Las escenas cómicas pierden gancho, los chistes son de pena, todo en general resulta bastante lamentable. En fin, una de esas otras muestras de lo que los cuatro parásitos dentro del mundillo del cine son capaces de hacer para intentar rascar una fórmula de éxito y sacar unas perrillas. En definitiva, no recomiendo este bodrio, al igual que otras cuantas secuelas bastardas con el nombre de ''American Pie'' que desfilaron años después, por los estantes de los videoclubes.

Pillado in fraganti

No hay comentarios:

Publicar un comentario