domingo, 24 de enero de 2016

En el calor de la noche (1967) de Norman Jewison



El inspector Virgil Tibbs (Sidney Poitier)
Estamos ante una especie de thriller, cuyo trasfondo anti-racista, lo convirtió en un film ciertamente atrevido para la época en la que se estrenó. Aunque sinceramente obviando su mensaje claramente crítico con respecto ante este tema, ''En el calor de la noche'' no deja de parecerme una película extremadamente fría, rancia y poco efectiva a la hora de enganchar al espectador. Tenemos un caso de asesinato en un pequeño pueblecito norteamericano, cuyos habitantes son un tanto provincianos. Resulta que los polis locales, que son rematadamente cortos e idiotas, ven a un negro paseando por ahí y como es negro, lo convierten en sospechoso de dicho crimen. Pero resulta que el negro es un inspector de policía experto en aclarar casos de homicidio (interpretado por Sidney Poitier, experto el pobre hombre en estar metido en pelis de temática anti-racista por aquellos años, véase ''Un retazo de azul'', ''Rebelión en las aulas'' o ''Adivina quien viene esta noche''). 

Desnudita para un asesinato

Tibbs codo con codo con el poli local Gillispie (Rod
Steiger, ganador del Oscar al mejor actor), el poli local...
Total que el poli negro comienza a dejar boquiabiertos a los polis provincianos e incluso acaba haciendo muy buenas migas con el sheriff del lugar (Rod Steiger, que se llevó un Oscar por este papel, en mi opinión un tanto desmesurado) y claro, será la mente brillante que acabará dando con la solución del asesinato. Debo decir que la peli a mí nunca llegó a interesarme demasiado, como film crítico con el racismo es incluso muy descafeinado, sin ir más lejos había aparecido hacía dos años la ya mencionada ''Un retazo de azul'', la cual me parece mucho más convincente a la hora de tratar el tema y sin ir más lejos, en 1988 nos llegó el peliculón padre sobre este asunto, ''Arde Mississippi'', y claro viendo ese peliculón pues como que ''En el calor de la noche'' se queda muy pequeñita. Y considerándola un thriller policíaco, pues sinceramente, creo que es excesivamente blanda, su trama es desangelada, las pistas aportadas son muy mundanas y el final es forzado a más no poder, a la par de un tanto ridículo he de decir. 

....en la resolución del asesinato

Tibbs es más eficiente que todos los del C.S.I. juntos
La explicación que se expone como motivo inductor del crimen por parte del culpable, me resultó una soberana gilipollez, y viéndola encima con el paso del tiempo creo que es insulsa y muy poco efectiva para hacer que nos llevemos una impresión meramente positiva del conjunto en general. Puede que en 1967 fuese llamativa, de hecho tuvo que serlo porque se llevó nada más y nada menos que el Oscar a la mejor película, pero sinceramente le ha sentado el paso de los años muy pero que muy mal, no creo que sea una película dignísima de rememorar con estusiasmo, a pesar de sus premios y del aluvión de críticas tan exacerbadamente positivas que carga sobre ella. Personalmente, a mí no me entusiasmó, y en competencia ese año por el Oscar había peliculones infinitamente mejores como la propia ''Adivina quien viene esta noche'' o ''Bonnie & Clyde''

¡Qué valientes, a linchar al negro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada