martes, 19 de enero de 2016

Invasores de Marte (1953) de William Cameron Menzies



El pequeño David (Jimmy Hunt) ve aterrizar un ovni
Un pequeño clásico de serie B de ciencia ficción de los cincuenta, época en la que el terror atómico y las invasiones extraterrestres estaban de moda y se hicieron pelis de este estilo como churros. ''Invasores de Marte'' es un entrañable y discretísimo film que con el tiempo acabó adquiriendo un estimable estatus de culto entre los devotos del género. La historia está enfocada desde el punto de vista de un niño que es testigo, desde la ventana de su cuarto, de como aterriza un ovni al ladito de su casa. La cuestión es que dentro, obviamente, vienen unos marcianos muy cabrones que se quieren hacer con el control de la Tierra y para ello, convierten a los humanos en autómatas fríos y sin sentimientos a los que controlan a su gusto (idea similar se retomaría en ''La invasión de los ladrones de cuerpos''). 

Papá está muy raro

Ir por ese camino es peligroso
Total, que el pequeño intentará avisar del peligro para evitar que los extraterrestres se salgan con la suya, consiguiendo que finalmente intervenga el ejército y se lidia una batalla épica (aunque muy rudimentaria y escueta, debido a las limitaciones presupuestarias) entre las fuerzas armadas y los marcianos, en la base subterránea de éstos. Lo mejor de la peli es el final (lo siento, pero lo voy a desvelar, porque tiene su gracia), resulta que el niño, cuando las cosas parecen ponerse muy chungas, se despierta en su cama, dando la impresión de que todo ha sido un sueño. Pero aquí está el meollo de la cuestión, cuando se asoma a la ventana ve de nuevo el ovni de marras aterrizar, así que ¿era en realidad un deja vu? Sinceramente me encantó ese desenlace el cual plantea ese interesante interrogante, me pareció además bastante original para la época y eso le da su toque de gracia a la película. 

Un marciano muy fashion

Visualmente no está nada mal, la fotografía en color mola (de hecho lo realiza todo un experto maestro de fotografía, William Cameron Menzies, premiado con un Oscar por su participación nada más y nada menos que en ''Lo que el viento se llevó'', ahí es nada) y en cuanto a los efectos especiales, bueno, son muy precarios porque lo primero lógicamente, eran los años cincuenta y los medios eran más rudimentarios y lo segundo, la peli no deja de ser un presupuesto muy bajo, pero creo que en resumidas cuentas, supieron pulir los detalles de manera aceptable. ''Invasores de Marte'' es un film idóneo para el disfrute de aquéllos amantes de la ciencia ficción y más si son nostálgicos de esa época en concreto.

Más marcianos cabrones

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada