lunes, 18 de enero de 2016

La maldición de Chucky (2013) de Don Mancini



Chucky ha vuelto
Tras nueve años de inactividad, el muñeco asesino más famoso del celuloide acabó regresando en un nuevo episodio. Durante mucho tiempo se especuló acerca de si este film iba a ser un reboot de la franquicia, o un remake, aunque definitivamente acabó siendo una secuela y, aunque a priori no lo parezca, guarda relación con todas las anteriores, con las que (a su manera) va enlazando de forma muy acertada. Debo decir que cuando me enteré que iba a ser una película lanzada directamente al mercado doméstico (apestando a serie B de bajo presupuesto a la legua) y viendo alguno de los trailers promocionales, me intuí lo peor de lo peor, recuerdo que cuando vi una imagen del nuevo aspecto que luce Chucky (con un rostro tan aniñado y extraño), me dije: ''pero ¿qué puta mierda es ésta?''. Fui incluso reacio a verla porque me temía lo peor, pero me llevé un chasco porque puedo decir sin riesgo a equivocarme que ''La maldición de Chucky'' es de lo mejorcito de la saga de ''Muñeco diabólico'', y de verdad, lo digo muy en serio. 

La prota inválida, Nica (Fiona Dourif)

El beso más inesperado
Dirige el creador original del personaje, Don Mancini (aunque eso no era aliciente de calidad, recordemos que fue el mismo responsable del mojón de ''La semilla de Chucky''), y hay que decir que acertó de pleno devolviéndole dignidad al mítico muñeco de marras. El film retoma esa seriedad característica de las primeras partes de la saga, huyendo del humor negro exagerado de ''La novia de Chucky'' y el desmadre patético de la anterior secuela. Aspectos muy interesantes de la peli son su cuidadísima ambientación (desarrollada en el interior de una sombría y oscura mansión que le da un aspecto muy interesante de terror gótico), su esmerada puesta en escena y realización (el film posee una cuidada fotografía y una elaboración de gran calidad, da la sensación de ser una peli de mayor presupuesto) y detalles del argumento que enlazan (como ya dije) con partes anteriores de forma muy acertada y original. Sin lugar a dudas ha sido el regreso que un personaje como Chucky merecía, aparte éste regresa siendo la mar de cabrón, sádico y malvado, a la par de seguir utilizando sus coñas habituales a la perfección. 

Con Chucky cerca el recuento de cadáveres va in crescendo

Chucky está en plena forma...
Destacar a la prota, Fiona Dourif (la hija de Brad Dourif, quien pone la voz a Chucky a la vez de interpretar a su versión humana, el asesino Charles Lee Ray), que interpreta a una inválida que lejos de ser una presa fácil para el cabronazo del muñeco psicótico, es toda una heroína de categoría (la batalla final entre ambos es apoteósica). También hay que mencionar a su favor que la peli contiene bastante violencia y sangre, no es ni mucho menos contenida, los asesinatos son gráficos y están muy bien realizados. Como pega le pondría la utilización en algún momento puntual de algún efecto digita que canta a la legua y que es bastante malillo (el presupuesto no les dio para más), pero en líneas generales me encantó, es una continuación de ''Muñeco diabólico'' genuina, argumentalmente sólida, siniestra, brutal y lo más importante, muy respetuosa con su personaje estrella y con su legado cinematográfico. 

... ¿o acaso alguien lo duda?

Atentos además a las apariciones estelares finales de Jennifer Tilly (la eterna Tiffany) y de Alex Vincent (el pequeño Andy Barclay de la primera y segunda partes), que son un guiño magno que cierra la peli de manera muy satisfactoria. Así sí que da gusto hacer regresar personajes icónicos del terror y no a modo de apestosos remakes que se cagan en su esencia original, por mi parte espero con mero gusto más aventuras de Chucky, me dejó con un espléndido sabor de boca.

Ahí está Tiffany (Jennifer Tilly) tan divina como siempre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada