viernes, 29 de enero de 2016

Ghoulies 4 (1994) de Jim Wynorski



Ghoulies de mierda
Si ''Ghoulies 3'' era una basura infumable, por imposible que pudiese parecer, ''Ghoulies 4'' es todavía mucho pero que mucho peor. Los Ghoulies en cuestión, que en otras ocasiones era peluches más feos que picio, ahora se reducen a un dueto de enanos con caretas que dan auténtica vergüenza. De manera irrisoria intenta enlazar con su primera película, todo como mera excusa para rellenar metraje con escenas sacadas directamente de ésta, para completar así los escasos 80 minutos que dura este bodriaco. Nada se puede destacar, pero absolutamente nada, es un conjunto de despropósitos abismales, una cosa tan estruendosamente mala que uno se pregunta de dónde coño sacaron las cuatro pegas para financiar semejante castaña mierdera. La trama, aparte de los bajitos enmascarados fingiendo ser Ghoulies, la completan un policía medio lelo (que es el prota de la primera ''Ghoulies'') y una tiparraca con tetonas enormes enfundada en un traje de cuero negro ceñidísimo (para que así se le marquen más las bufas). 

Muy casual, como que no quiere la cosa

Efectos especiales de puta pena, un argumento que representa el patetismo en estado puro y una serie de características técnicas que ni el amateur más retardado desempeñaría de peor manera, hacen el resto de lo que resulta ''Ghoulies 4''. Vamos, con merecimiento debería ser coronada uno de los peores engendros de la historia del cine, si es que se le puede considerar cine a esto.

Risible rito de magia negra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada