lunes, 4 de enero de 2016

La princesita (1995) de Alfonso Cuarón



La ''princesita'' Sara Crewse (Liesel Matthews)
Remake de ''La pequeña princesa'' de 1939 y a su vez nueva adaptación de novela de Frances Hodgson Burnett, elaborada por el majestuoso Alfonso Cuarón, posteriormente oscarizado gracias a su genial labor en ''Gravity''. La verdad es que estamos ante una película casi mágica, un film precioso, tierno a más no poder, triste también por momentos, pero vitalista, increíble visual y estéticamente, brillantemente interpretado, en fin que es una auténtica poesía para los sentidos y un deleite total no sólo para los espectadores más jóvenes, sino para los de todas las edades. Recuerdo que vi esta peli de pequeño, una Navidad que la echaron por la ''TVE-1'' y quedé maravillado, por su historia, por sus personajes, por su colorido, por su ambientación, por prácticamente todo, me dejó una de esas tantas vivencias emocionales imperecederas y dignas de traer siempre a la cabeza cuando las cosas parecen ponerse más bien feas. 

Sara con su padre (Liam Cunningham)

La bruja dañina de Miss Minchin (Eleanor Bron)
La historia que nos presentan es, obviamente, la misma que en la película anterior, su protagonista es la joven Sara (interpretada en esta ocasión por la preciosa Liesel Matthews), una chiquilla de buena posición a la que su padre deja en un internado, bajo la custodia de la zorrísima Miss Minchin (Eleanor Bron), mientras él va a combatir en la guerra. Cuando al parecer, hay noticias de la muerte del hombre, la pobre chica se verá convertida en una esclava dentro de los muros del internado, sufriendo todo tipo de humillaciones y maltratos, siendo su prodigiosa imaginación la única que le sirve como vía de escape. ''La princesita'' es una historia llena de buenas intenciones, el triunfo del positivismo frente a esa negrura que a veces parece ensombrecer nuestras vidas en sendas ocasiones, y de cómo el valor y el coraje acaba resultando victorioso si se puede lograr mantener viva la capacidad de soñar. 

La imaginación de Sara es desbordante

Gracias a pelis como ésta, me doy cuenta de que mi capacidad de soñar está bien viva y gracias a una personita muy especial,  al que me recuerda esta peli, me doy cuenta de que a veces esos sueños pueden hacerse realidad. En definitiva, estamos ante una grandísima joya, una película fantástica, ideal para disfrutar en cualquier momento, seas pequeñajo, adolescente, adulto o ya más mayorcete, así que si no la habéis visto, ¡no esperéis más!

¡Blanca Navidad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario