miércoles, 16 de abril de 2014

La pasión de Cristo (2004) de Mel Gibson



Jesucristo (Jim Caviezel) antes de recibir la
soberana somanta de ostias que le esperan
¡Dios nos coja confesados! Recuerdo cuando salió esta película, la lata que dieron en todos los medios de comunicación con lo fuertísima que era, que incluso había producido infartos a gente del público mientras la había visto, que si una mujer había hasta abortado (eso mismo dijeron con "El exorcista") y no sé cuantos rollos más. "La pasión de Cristo" salió a la palestra envuelta de polémica y ésa, ha sido el punto más a su favor a la hora de convertirla en un grandísimo éxito (que el morbo vende mucho), más que sus meros aciertos artísticos, que desde mi punto de vista, no posee precisamente demasiados. Debo decir que Mel Gibson, como director, me había sorprendido (y supongo que a muchos otros más); pues había desarrollado un memorable film dramático, "El hombre sin rostro" y una gran obra maestra, "Braveheart", que me había puesto los pelos de punta de emoción. 

El demonio y su ¿retoño?

Por lo tanto, considero y creo que es bastante factible viendo los resultados técnicos y visuales de sus proyectos, que Mel Gibson se desenvuelve bien tras las cámaras. Ahora bien, ¿qué aporta de interesante "La pasión de Cristo" en lo referente a otros films existentes sobre la vida de Jesús de Nazareth? Básicamente (y puede que sea algo simple mi perspectiva, pero así lo veo yo), hacer notorio el dolor y el sufrimiento del protagonista, mediante el uso masivo del gore y la casquería. Sí, vamos que ni los mismísimos Herschell Gordon Lewis o Lucio Fulci le tienen que envidiar en ciertos aspectos, porque este testimonio de las últimas horas de vida de Jesucristo, son una auténtica carnaza, aquí sí que se puede decir que al Cristo, lo dejan hecho un Cristo, porque es tremebundo el festival de ostias (y no sagradas precisamente) que le meten durante las dos horas de metraje. 

Empiezan a pegar a Jesús...

...15 minutos después y siguen zurrándole,...
La película estaba claramente hecha, con la intención de ser un vehículo de polémica, y más tratando el tema que trata, se sabía que iba a provocar la controversia (que de hecho provocó) entre los más católicos a ultranza. Meros aspectos como una fotografía muy cuidada, una ambientación muy correcta, unas interpretaciones muy logradas (a mí especialmente me gustó la de Maïa Morgenstern, haciendo de la sufrida virgen María), o una bonita banda sonora, se quedan delegados a segundo plano, al reinar por antonomasia la hemogoblina. Y es que, por mucho que sus defensores digan lo contrario, ¿qué es lo que se recordará de la peli por encima de todo? Los aspectos más viscerales. El señor Mel Gibson, no era tonto y sabía que con ello se ganaría muchos frentes abiertos (seguro), pero también mucho dinerito en la taquilla. Y así fue. Ni el hecho de que el film fuese rodado en arameo y latín, y por consiguiente subtitulado, impidió que el film amasara un montón de dinero en todo el mundo, convirtiéndose en un espectáculo más cercano a la explotación salchichera promovida por el morbo (al estilo de "Holocausto caníbal"), que en sí a una buena película digna de las alabanzas que, por parte de muchos críticos, se llevó. 

...media hora después y ya lo tiene para el arrastre

La virgen María (Maïa Morgenstern) y
Maria Magdalena (Monica Bellucci)
Después de ver la película debo decir que a mí me dejó bastante frío, pues en base a los comentarios que había oído de ella, y aún siendo bastante cruenta, a mí no me pareció tan extrema ni fuerte como se apuntaba. Vale, uno estaba ya muy acostumbrado a ver gore de sobre en la pantalla durante años y este film al lado de otros del estilo de por ejemplo, "Gomia, el terror del mar Egeo" o "Alta tensión", pues se queda corto. No obstante, no dudo que los más religiosos se llevasen las manos a la cabeza al ver aunado el gore con la figura de su creador. Anda por ahí también la coletilla de que la película presenta un claro mensaje antisemita, una especie de propaganda virulenta similar a la que los nazis hicieron en la 2ª Guerra Mundial. A esto yo digo, ¿perdón?, llámenme gilipollas y retrasado, pero no he visto nada de eso señores. Está escrito que los judíos crucificaron a Jesús, creo que en todas las versiones que se han hecho de la Biblia así está escrito, entonces habría que acusar de antisemitas las propias palabras del Evangelio, digo yo. La verdad yo no sé como a algunos no se les pudre la mente con tanto mensaje de doble filo sacado de contexto.

Cargando con la cruz

En resumidas cuentas, me parece una película vacía, pretenciosa y puramente morbosa. Como film de Cristo no aporta nada, más que un puñado de torturas que ya quisiera Jigsaw para su amplia gama de jueguecitos sádicos, y un Jesús más hecho trizas que nunca. Por lo demás, naranjas de la China. No me atreveré a decir que es una mierda, porque técnicamente cumple de sobra en todos los aspectos, pero sí puedo decir tajantemente que no me ha gustado, sin más es una mera maniobra de marketing para sacar tajada, con un muy cuestionable respeto hacia todo el tema de la Pasión, que según declaraciones, sus realizadores mostraron. A mí, como tampoco caso con estos ideales agnósticos, pues me deja indiferente en todos los sentidos. Adoradores de las vísceras y las tripas seguramente la disfrutéis más que los devotos que esperan a que se les abra las puertas del Cielo. 

''Padre, ¿por qué me has abandonado?''

No hay comentarios:

Publicar un comentario