domingo, 22 de septiembre de 2013

Cujo (1983) de Lewis Teague



Cujo empieza siendo un animalito manso y muy mono
Tras el éxito de adaptaciones cinematográficas como "Carrie" y "El resplandor", Stephen King se convirtió en un nombre muy demandado a la hora de seguir llevando novelas suyas a la gran pantalla, a principios de los ochenta. "Cujo" es otro de esos ejemplos, adaptación de un best-seller de King escrito en 1981, y para mí, sin lugar a dudas, una de las mejores. De veras creo que "Cujo" es un magnífico film de terror, muy infravalorado, porque aunque sí es cierto que en general no he visto que sea tachada como una mala película, sí que me parece que se desmerece mucho los valores prodigiosos que posee como film del género, los cuales mucha gente parece no reconocer. En cambio sí me da rabia que se engrandezcan en otros muchos films, desde mi punto de vista bastante menos efectivos e inferiores a éste que nos ocupa (y sí me voy a mojar, como por ejemplo "El sexto sentido" o "Los otros", por nombrar alguno que se me ha venido a la mente). 

La familia Trenton, Donna (Dee Wallace), Vic (Daniel
Hugh Kelly) y el pequeño Tad (Danny Pintauro)
Cuando digo que "Cujo" es una magnífica película de terror es porque sencillamente consigue lo que se proponía: dar miedo de verdad. Recuerdo que lo pasé realmente mal la primera vez que la vi. La película me pareció angustiante como pocas, y esa sensación la he seguido manteniendo habiéndola visto más veces con el paso del tiempo. Me parece que es un film que te puede inquietar si la ves en la actualidad perfectamente, sin la necesidad de mostrarte las encarnizadas carnicerías de los "Saw", que parece que hoy no hay otra cosa. Si digo esto es porque la historia que nos presenta es intemporal, es algo viable que podría llegar a pasar en 1983 (año de producción del film), como en 1999, como en 2008 o en el 2020. El film nos presenta una historia sencillita, muy pocos elementos y ahí radica el principal atractivo, sin ser algo muy pretencioso, logra ser un maravilloso ejercicio de tensión en toda regla. Y es que lo que comprobaremos en la mayor parte de metraje de "Cujo" es a una madre, Donna (magnífica Dee Wallace) y a su hijo pequeño Tad (también genial Danny Pintauro), encerrados en un coche averiado mientras son asesiados desde el exterior por una pesadilla infernal. 

Cujo ya no es ese amable animalito
 
Esta pesadilla lleva el nombre que pone título al film, Cujo, un inmenso San Bernardo infectado por la rabia y que tiene una mala leche de aúpa. No sólo evitará la salida del auto de la sufrida madre y el niño, sino que también matará a dentellada limpia a todo aquél que se acerque con la posibilidad de socorrerlos. A medida que pasa el tiempo, la situación cada vez se hace más difícil, puesto que Donna y Tad se verán expuestos a un sol abrasador durante largas horas, no disponen de comida ni agua y si ponen un pie fuera del coche casi seguramente podrían perecer bajo la furia del perro. En resumidas cuentas, llegará el momento que tendrán que optar por alguna de las difíciles decisiones si no quieren morir de inanición o deshidratación. 

Cujo descarga su ira contra todo aquél con el que se encuentre

Cujo ataca a Donna
Pues como ya he dicho, a mí "Cujo" me parece un peliculón, un gran survival, directo y bastante original (y quien diga que no que se plantee que han pasado 30 años por ella). Presentará sus carencias, como todo film de discreto presupuesto de la década, pero creo que son con creces anuladas por el espectáculo de tensión y nervios que oferta. Es obligatorio destacar la cojonuda ambientación, y consigue algo muy difícil: meter al espectador dentro de un minúsculo coche durante gran parte del metraje haciéndole partícipe del sufrimiento de los personajes principales. También es digno de glorificar la labor de los entrenadores encargados de hacer parecer al manso San Bernardo como una bestia enfurecida. Para los que la hayan visto y la critiquen yo le plantearía la siguiente pregunta ¿acaso no creéis que tiene mérito las escenas tan realistas rodadas con el perro? Hoy en día harían una mierda creada digitalmente lo que quedaría una bazofia sin precedentes. Pero estos son los 80, una época gloriosa para el cine de terror, en la que hacían películas con ganas e interés. Como curiosidad, se utilizaron, según he leído, cinco perros distintos, aparte de una cabeza mecánica para los ataques más salvajes, e incluso a un especialista con traje de perro, para según que escenas. La cuestión es que el resultado quedó de puta madre, prueba de que el talento puede muchas veces más que contar con millones de presupuesto y con mil adelantos técnicos. 

Donna y su pequeño Tad lo pasarán verdaderamente mal

Cujo atacará el coche con ferocidad
Por otra parte hay que quitarse el sombrero ante las interpretaciones de Dee Wallace (pedazo de actriz y mítica cara ochentera, protagonista de "Aullidos", "E.T." o "Critters") y la del pequeño Danny Pintauro. Vamos, yo creo que nadie puede negar que son unas actuaciones que quitan el hipo. Pero claro los de los Oscars no se fijan en este tipo de películas y acaban dándole un premio a Penélope Cruz por una hipermediocre actuación en una aún más mediocre película. Claro está que la película no es perfecta, pero ¿qué es una película perfecta? O mejor dicho ¿qué película lo es? No obstante, "Cujo" posee el mérito más importante, y en mi línea, vuelvo a repetirme: quisieron hacer una peli que acojonase al personal y desde mi punto de vista lo consiguieron con creces. Para quien lo dude que la vea y que la compare con la bochornosa infinidad de bodrios mierderos que se hacen en la actualidad disfrazados de películas de terror, que ya no asustan ni a los niños (y me vuelvo a mojar, me estoy refiriendo a basuras como "Insidious" o "Mamá"). "Cujo" es un grandísimo clásico, y una prueba irrefutable de que en una época se hizo cine de terror con categoría.

Donna se armará de valor y se defenderá de Cujo

*MI MOMENTO FAVORITO: pues realmente del último tercio de la película, que muestra el encerramiendo de Donna (Dee Wallace) y su pequeño Tad (Danny Pintauro) dentro del coche, no sabría con qué momento concreto quedarme. En sí, todo ese tramo repleto de tensión me parece fabuloso. 

"Si te quedas en silencio igual no se acerca"

No hay comentarios:

Publicar un comentario