domingo, 8 de septiembre de 2013

Pesadilla en Elm Street 5, el niño de los sueños (1989) de Stephen Hopkins


El bebé Freddy
Y aquí llegó el principio del declive. La recaudación de la cuarta "Pesadilla en Elm Street" había sido excelente, la mejor que habían cosechado con ninguna película de Freddy, así que prosiguieron sin hacerse de rogar y al año siguiente en 1989, sacaron la quinta película. Por ahí leí una crítica de esta película que apuntaba lo siguiente: "A pesar de sus buenos efectos especiales, la película es mala de solemnidad". En sí, buena forma de resumir mi impresión sobre este film. Tengo un gran cariño al personaje de Freddy Krueger, sin lugar a dudas es una de las figuras más importantes del género y un icono entre los iconos, por eso me da profunda lástima ver la tan nefasta evolución de la que ha ido siendo víctima con el pasar de lo años. 

Foto de graduación

Freddy brinda por todos
Esta quinta película nos presenta un argumento absolutamente estúpido, una excusa más que alpargatera y ridícula para asegurar la continuidad de la saga. Resulta que la protagonista de la anterior película, Alice (Lisa Wilcox), acabó con Freddy y ahora vive tranquila y sin pesadillas. Pero la cosa cambia cuando se queda embarazada y ¡al lorito!, resulta que el feto gestándose empieza a tener pesadillas con Freddy. Gracias a esto, Freddy logrará volver a las andadas. Realmente no hay mucho de lo que hablar, esta quinta es de las peores películas de "Pesadilla en Elm Street", le falta prácticamente todo lo bueno que tenían la primera, tercera y cuarta, aunque bueno, me parece mejor que la segunda que era un fiasco (pero poco más, la verdad). A esta película le falta alma, le falta vida, en ningún momento llega a enganchar y lo que ocurre ya suena a demasiado repetitivo. 

Más víctimas para Freddy

Alice (Lisa Wilcox) habla a sus amigos sobre Freddy
No obstante voy a rescatar algún aspecto de la quema y es que como apuntaba la crítica que he incluído, la película posee poquitos aciertos a nivel audiovisual gracias a algún que otro efecto especial bastante chulo. Así mismo también presenta alguna muerte curiosa, como por ejemplo la del chico del cómic y algún escenario gótico presente en el mundo onírico que es ciertamente llamativo. Pero siendo francos, tampoco nada de lo presente es para tirar cohetes. Lo peor es que Freddy Krueger ya ha perdido toda su esencia de malvado y ahora nos lo presentan como una burdísima caricatura de lo que fue. Además, no sé si alguien más lo habrá notado pero el maquillaje de Freddy es rarísimo, se ve mucho más articial y peor desempeñado, si en películas anteriores su cara representaba el aspecto de quemaduras más realistas que incluso supuraban, ahora podemos comprobar como se nota a la legua que la cara presenta la textura clarísima del látex. 

Freddy mata a un chico dentro de un cómic
 
¿Freddy tiene instinto paternal?
No le ayudan muchos de los chistes que suelta, en otros films anteriores el humor que utilizaba funcionaba mejor, era más mordaz, más negro, en cambio aquí es más estúpido y tiene infinitamente menos gracia. De gore, bien poquito y la sangre escasea bastante, hay pocas muertes, poca acción y en resumidas cuentas muy poquito de todo. Afortunadamente estas carencias se vieron reflejadas en la respuesta del público, porque la película recaudó 22 millones en Estados Unidos. Si bien es cierto que como costó 8 millones, el film salió rentable, pero no hay que olvidar que la anterior película había recaudado casi 50 millones, por lo tanto esta quinta consiguió menos de la mitad. La cosa estaba clara, Freddy estaba ya agotándose, no era de extrañar con la mierda de argumento que presentaron con esta secuela. Mención aparte merece el final. En mi opinión es uno de los más flojos finales de la saga, y la muerte de Freddy de las peores. Aunque sí que he de reconocer que me moló bastante el diseño del bebé Freddy que probablemente fue el único aspecto que me llamó la atención, en lo referido a la historia. En fin, no creo necesario extenderme más, como ya he apuntado antes es una de las peores secuelas de la saga con diferencia y el principio del declive de este maravilloso personaje creado por el genial Wes Craven.
 
Freddy ''empalado''

*MI MOMENTO FAVORITO: la muerte de una de las amigas de Alice, Greta (Erika Anderson). Es una joven con problemas de bulimia y Freddy la elimina hinchándola a comer. Un dato curioso, en la película no se ve porque está censurada, pero circula un vídeo por Internet en el que se puede ver la escena íntegra y se presencia como lo que le da de comer Freddy a la chica, son sus propias tripas. Una vez más se demuestra cómo la censura contribuye a destruir sin ningún reparo obras cinematográficas. 

''De lo que se come, se cría''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada