lunes, 30 de septiembre de 2013

Halloween H20, veinte años después (1998) de Steve Miner



Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) ahora se hace llamar Keri Tate
Tras la evidente decadencia de la saga "Halloween", debido a las dos nefastas últimas secuelas de la franquicia, coincidiendo con el 20 aniversario de la película original de John Carpenter, se decidió hacerle un lavado de cara a la saga, y en mi opinión, fue el indicado. Francamente me sorprende ver el alubión de críticas pésimas que se llevó, de hecho prácticamente el 90% de los comentarios que he leído hacia esta película son poniéndola a parir, ante lo que tengo que decir, desde mi apreciación personal, que es una auténtica injusticia. Y es que "Halloween H20, veinte años después" me parece una excelente secuela, que adaptó a la perfección la saga al tiempo en que se estrenó y que a su vez conservó ese espíritu tan especial de la peli original. Es indudable que la película se empapó bien de la estela que impuso a finales de los noventa, el grandísimo éxito de "Scream" y podemos comprobar como en un montón de puntos inconscientemente nos recuerda a la película de Wes Craven, debido a ese aire de "terror teen" o "terror de instituto" que fue un auténtico boom en ese momento. Esto, bien sabe Dios que no lo digo como un aspecto negativo, pues adoro "Scream" y la verdad me gustan también bastante muchos de los calcos que le deben su existencia, entre los que se encuentra esta "Halloween H20"

Laurie y su hijo John (Josh Hartnett)

Laurie sigue teniendo alucinaciones con Michael Myers
Pero centrándonos en el film como secuela de la franquicia, hay que destacar ciertos puntos. El primero, el mejor de todos, es el regreso a la saga de la eterna rival de Michael Myers, su hermana menor Laurie Strode (encarnada excepcionalmente por Jamie Lee Curtis). Así pues, esta secuela nos la enlazan directamente con "Halloween 2", cuando Myers acabó envuelto en llamas en aquel hospital después de perseguir a la pobre Laurie medio lisiada por esos interminables y oscuros pasillos, e ignora por completo lo acontecido en las partes cuarta, quinta y sexta. La película nos cuenta que 20 años después de lo sucedido en las dos primeras partes, Laurie, se ha cambiado el nombre, ahora se hace llamar Keri Tate y es la directora de una especie de internado en un pequeño pueblo de California. También tiene un hijo adolescente, John (interpretado por Josh Hartnett, en su debut en el cine) y dentro de lo que cabe las cosas no le van mal. Pero claro, el recuerdo de su antiguo encuentro con su hermano psicópata le sigue persiguiendo y no sólo tiene constantes pesadillas con aquella noche infernal, sino que además vive con la intranquilidad de que éste siga vivo y continúe buscándola para matarla. 

John y sus coleguitas del insti, Charlie (Adam Hann-Byrd),
Sarah (Jodi Lyn O'Keefe) y Molly (Michelle Williams)

Lo cierto es que no anda muy desencaminada, porque Michael Myers, no podía ser de otra manera, está muy vivito y coleando y por supuesto, ansía desesperadamente cargarse a su hermana. Después de localizarla se dirigirá al internado donde trabaja, donde no tardará en hacerse con algún cuchillito de esos que tanto le molan y rebanar un par de cuellos, hasta que llegue el momento en el que Laurie y él tendrán que volver a enfrentarse, esta vez en una encarnizada lucha, puesto que ella ha decidido que está harta de huir de sus demonios y que salga victoriosa o no, le va a plantar cara a la muerte; nunca mejor dicho. 

Michael Myers continúa cortando cuellos por ahí

Y quien dice cuellos, dice cualquier otra parte del cuerpo
Otro detalle que me llama la atención es encontrar en la dirección un nombre familiar y experto en el género, Steve Miner, director de la segunda y tercera partes de "Viernes 13" y esa joyita ochentera llamada "House, una casa alucinante", entre otras. La maestría en la dirección se nota, el film tiene buenos momentos de suspense (de hecho me recuerda en su lento desarrollo bastante al de la primera), prima la tensión durante la mayor parte del film, sobre la sangre, reservando los asesinatos a momentos muy puntuales, pero efectivos (también muy en la línea de los inicios de la saga) y tampoco escatima en sangre en según qué momento (aunque sin pasarse). También posee una atmósfera muy adecuada que consigue inquietar y buenos golpes de efecto, guardándose de forma muy acertada, lo mejor para el final, que es lo más destacable sin lugar a dudas. 

Cameo de Janet Leigh (madre real de Jamie Lee Curtis)

El pobre Charlie ya expiró su último aliento
Cabe destacar en el apartado actoral, aparte de a la gran Jamie Lee Curtis que está de nuevo fabulosa, a un buen porrón de caras conocidas, sobre todo en el elenco juvenil; véase a Michelle Williams (futura esposa o compañera sentimental del difunto Heath Ledger), a Joseph Gordon-Levitt o a Josh Hartnett, que como ya he comentado, esta película supuso su debut en el cine. Además también podemos presenciar un cameo muy agradecido, el de Janet Leigh, madre real de Jamie Lee Curtis y la famosa víctima de la ducha de "Psicosis". Son también dignos de mencionar sendos guiños que nos van presentando en la peli, como claros y memorables homenajes al film original que los fans de la saga reconoceremos al instante y que nos harán regodearnos en nuestra nostalgia.

Michael Myers continúa en forma

Hermano y hermana cara a cara de nuevo
Por otro lado, ya he comentado el toque "Scream", que en mi opinión, le viene de fábula. Criticar este aspecto como algo negativo me parece absurdo, es lo que se llevaba en ese momento y francamente creo que resulta una perfecta adaptación de la saga al tramo final de la década de los noventa. El público respondió satisfactoriamente y el film fue un éxito de taquilla, la vuelta de Michael Myers fue aplaudida (aunque los críticos la apestaron). En cambio, esto tuvo su repercusión negativa en la saga con la aparición en 2002 de una espantosa y nueva secuela "Halloween, resurrección", en mi opinión la mayor de las cagadas, porque definitivamente le asestó la cuchillada a la saga que la hundió en la miseria de la que ya no ha salido. En fin, yo recomiendo francamente "Halloween H20" como capítulo final de "Halloween" y como ejercicio maestro de buen cine de terror de finales de los noventa que han chupado del bote del éxito de "Scream". Una secuela más que digna, que volvió a proporcionar dignidad (valga la redundancia) a la figura icónica de Michael Myers, dignidad que por otro lado, no tardarían en volver a arrebatarle en años posteriores con la secuela que ya he nombrado, un remake y una secuela del remake verdaderamente bochornosos (ambos dirigidos por el inefable Rob Zombie).

Hay quien asegura que los negros son víctimas seguras en este tipo de pelis

*MI MOMENTO FAVORITO: la peli nos brinda un genial y milenario enfrentamiento final entre Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) y su hermano psicópata Michael Myers, en el que por fin ¿alguno de los dos caerá definitivamente? Sólo por ver los cojonudos 15 minutos finales, la película ya es de visionado obligatorio. 

Laurie preparada para enfrentarse a Michael Myers

No hay comentarios:

Publicar un comentario