lunes, 30 de septiembre de 2013

Thriller: desenlace mortal (1973) de Bo Arne Vibenius



Frigga (la actriz porno sueca Christina Lindberg)
Una película verdaderamente políticamente incorrecta, toda una pieza testimonial del cine más bizarro de los setenta. Nos encontramos ante un film sueco que surgió de la explotación de esa moda potenciada por películas como "La última casa a la izquierda", denominadas rape movies, cuyo esquema se ajusta a la violación o al sometimiento violento de alguno de los personajes, por parte de unos energúmenos, y su posterior y sangrienta venganza, tan incorrecta moralmente como la perversa experiencia sufrida con anterioridad. La película arranca en un entorno rural. En una granja apartada vive Frigga (Christina Lindberg), una joven muda, a la que un día se le acerca un amable tipo llamado Tony (Heinz Hopf), quien la invita a salir. Pero este tío, resulta ser un cerdo asqueroso que la retendrá contra su voluntad y le administrará heroína. Debido al enganche, la muchacha se verá obligada a ejercer la prostitución, de cuyas ganancias se lucrará el cretino de Tony. Pero los maltratos contra la chica no acaban aquí. Cuando trata de rebelarse también será sometida a duras torturas, como por ejemplo una de las más grotescas del film, en la que Tony le saca un ojo con una navaja. A partir de entonces la joven portará un parche característico y así iremos viendo como la pobre va sufriendo y sufriendo vejaciones varias, hasta que obviamente, la cosa se da la vuelta y es ella la que acabará cogiendo las armas para clamar la justa venganza contra sus maltratadores. 

El cabronazo de Tony (Heinz Hopf)

A la pobre Frigga le hacen de todo
Bueno, lo cierto es que "Thriller" resulta una película compleja a la hora de hablar. ¿Es un film recomendable? Sí y no. Es un clásico del cine exploitation, no cabe duda y posee todos los atributos para ser merecidamente reconocida como una joya de este tipo de películas underground, rompedoras por ese uso desproporcionado de escenas sexuales y violentas unificadas. El contenido desagradable está al servicio de los más devotos fans de estas rarezas fílmicas. Cabe destacar, algo que ya he visto señalado en muchos otros post y blogs en los que se ha tratado este film, que ha sido sin lugar a dudas toda una grata fuente de inspiración (bueno llamémoslo inspiración, por no decir de plagio) de esa rata de videoclub devoradora de toda rareza fílmica, el señor Quentin Tarantino, para la creación de algunas de sus "magnas obras maestras" como las dos partes de "Kill Bill". No hay más que ver más de algún fragmento de "Thriller" y comparar sendos momentos de "Kill Bill" para delatar los más descarados plagios del sobrevaloradísimo ''maestro'' Tarantino. Pero bueno, eso ya son otras historias. 
 
Frigga obligada a practicar la prostitución con búfalos como éste

Se acabó la Frigga buena
Por otro lado, también hay que decirlo, "Thriller" posee ese aire tan malsano del cine de clase B de los setenta, que la dota de un no sabría como denominarlo tan enfermizo que su visionado cuesta y obviamente sólo será "disfrutado" (por decirlo de alguna manera) por una reducida minoría. Si hay algo que, en lo personal, me desagrada profundamente (y llamarme puritano si queréis), es la inclusión en el metraje de escenas pornográficas explícitas, ejemplo de esa rebeldía rompedora de estos irreverentes autores realizadores de films abruptos como éste, aunque desde luego para mí no son plato de bien gusto, creo que con insinuar los maltratos sexuales habría bastado de sobra para impactar y llamar la atención. En otros aspectos, pues la verdad, la película no es nada destacable, lo cual resulta bastante lógico, no posee ningún logro técnico, ni actoral ni a nivel de efectos gore (ya que todo en conjunto es cutrecillo). No obstante, en este último apartado hay que señalar una escena concreta, la cual va acompañada de una morbosa leyenda urbana, o por lo menos no he comprobado en ningún lugar una notica que la desmienta. Me estoy refiriendo al momento en el que el maltratador Tony, le saca el ojo a la protagonista. Podemos observar con todo lujo de detalles como la hoja de la navaja se hunde en el globo oculta y el efecto es sensacionalmente realista. 

La repugnante escena del ojo

Se ha comentado, que la escena está rodada con el ojo real del cadáver de una chica, que nadie reclamó. De ser verdad esto, sinceramente me parecería algo asqueroso por parte del equipo llegar a cometer semejante tropelía, pero bueno desgraciadamente el mundo del cine a veces nos ha dejado testimonios en los que la moral se ha quedado bien enterradita en las perversas mentes de algún que otro realizador enfermizo (por ejemplo el señor Ruggero Deodato). Pero como ya he dicho no he visto en ningún sitio en el que se asegure que esto fue así, aunque viendo la brutalidad y realismo de la escena, a mí no me extrañaría que llegasen a haberlo hecho. 


Frigga saca las armas...

En fin, en resumidas cuentas, personalmente no me parece una película demasiado estimable. Es un film de indudable importancia dentro del subgénero de la exploitation, de ésas que han seguido la estela (como ya he dicho) de "La última casa a la izquierda" y por ello sí que puede ser considerada digna de un visionado. No obstante, ya lo digo, hay que ser muy fanático de este tipo de bizarradas, de alto contenido violento, obsceno y ciertamente enfermizo. A mí, no me ha apasionado mucho, pero es una rareza muy curiosa y lo tengo que decir o reviento, se merece más méritos que las plomizas "Kill Bill".

...y se carga a unos cuantos cerdos

*MI MOMENTO FAVORITO: cuando Frigga (Christina Lindberg), ajusticia a su anterior torturador Tony (Heinz Hopf), ocasionándole una violentísima y cruel muerte.

Ninguna lástima me da este hijo de puta

No hay comentarios:

Publicar un comentario