miércoles, 2 de octubre de 2013

Christine (1983) de John Carpenter



El pardillo de Arnie Cunningham (Keith Gordon)
''Christine'' es otro de esos adorables y entrañables clásicos ochenteros. Dirige un maestro, John Carpenter (creador de las magníficas "Halloween" y "La niebla") y se basa en una novela de otro maestro, Stephen King (escritor de genialidades como "Carrie", "El resplandor" y "Cujo"), así que el resultado no podía ser malo. Y por supuesto, no lo es. "Christine" es un film bastante original y muy atractivo. He leído por ahí críticas en su contra, apelando que es una película descafeinada, light y poco aterradora. Efectivamente no es especialmente aterradora, pero tampoco importa mucho, la intención del film no creo que fuera matar de miedo al personal.

Christine recién salido de fábrica en 1957
 
Arnie insiste en comprar a Christine, aunque ya
han pasado un buen porrón de años por ella
No deja de ser un film del género fantástico muy notable y que merecidamente ha llegado a adquirir un estatus de culto. Nos cuenta la historia de un chaval pringadete, Arnie Cunningham (Keith Gordon), un pardillo con el que todo el mundo se mete. Un día, Arnie se compra un viejo auto al que poco le falta para convertirse en pura chatarra. No obstante, Arnie se obsesiona con el coche, un Plymouth Fury de 1957 rojo y blanco, al que el chaval irá reparando las sendas deficiencias que posee. En poco tiempo, consigue tener un reluciente, elegante y distintivo coche, llamado Christine (sí, sí, Christine es el nombre del coche, porque en realidad es una chica, curioso ¿verdad?). A partir de entonces las cosas empezarán a cambiar en la vida de Arnie, ya que pasa de ser un chico retraído y tímido a un chulo insolente e incluso con arrebatos de ira violentos. ¿Tanto ha podido influir Christine en el comportamiento del chico? Pues sí y ahí no acaba la cosa, puesto que Christine es muy celosa y estará dispuesta a cualquier cosa (sobre todo a atropellar) a todo aquél que fastidie el amor entre ella y su dueño y ya no hablemos de todo aquél que, por la razón que sea, se atreva a putear a Arnie. Así más de uno acabará con el morro estampado en el brillante capó del enfurecido auto, porque sí, Christine tiene vida, tiene sentimientos y es capaz de tomar decisiones, muchas de ellas letales. 

Pero Christine sigue en plena forma

Éstos pagarán bien caro el haberse pasado la vida puteando a Arnie
Bueno, no se puede negar que el argumento es enormemente curioso y original. "Christine" es una extraña historia de amor, un film de venganzas, la historia de una obsesión enfermiza, y el núcleo central de todo es un coche (una preciosidad de coche por cierto), dicho coche podría ser considerado como la versión maligna de Kit (el coche fantástico, por dar el apunte), aunque no habla. Por lo demás hay que destacar varias puntos, que se ve que se les pasa por alto a sus detractores. En primer lugar, decir que la ambientación es excelente, como suele ser común en la gran parte de los films de Carpenter (salvo en los más actuales donde se ve que ha perdido fuelle), y "Christine" en este caso no es ninguna excepción. La dirección es ágil, también típico del estilo portentoso de Carpenter. 

Christine asfixiando a Leigh (Alexandra Paul), la novia de Arnie
 
Los actores están más que correctos, destacando al prota Keith Gordon, que en mi opinión está genial. Y ¿qué decir de esa sublime banda sonora? Maravillosa, en la que constan unas piezas originales compuestas para la película (por el propio John Carpenter, también habitual rasgo característico de sus películas) y un buen puñado de variopintas e inolvidables canciones que abarcan un abanico amplio de artistas de entre los años cincuenta y los setenta (véase Little Richard, Ritchie Vallens, The Rolling Stone o ABBA), las cuales podremos disfrutar a través de esa diabólica radio que posee el alma perversa de Christine (mala sí, pero con muy buen gusto musical, todo hay que decirlo).

Christine parece más infernal envuelta en llamas

En definitiva, lo que digo la mayor parte de las veces que hablo de una peli ochentera, que "Christine" es genial, una peli original, con personalidad (no como la gran cantidad de mierda que se hace hoy en día), es un clásico indiscutible del cine fantástico, para mí otra de las obras más destacables de su director y otra magnífica adaptación del extenso, imperecedero y excelente universo literario creado por Stephen King. Mi recomendación es que nadie se la pierda, merece la pena dejarse llevar de vez en cuando por el modesto y poderoso encanto de estas añejas joyas.

Carpenter se ganó enemigos entre los adoradores de este modelo
de coche, ya que tuvo que destrozar varios de ellos para rodar unas cuantas
escenas en las que los protas intentan acabar con Christine

*MI MOMENTO FAVORITO: aquél en el que Christine se cobra una cruel venganza contra Moochie Wells (Malcom Danare), un chaval que disfrutaba puteando y haciéndole la vida imposible a su dueño Arnie y al que someterá a una angustiante persecución con un final trágico para el cabroncete. Todo acompañado por la tensa y apabullante banda sonora del propio John Carpenter. 

''O no matopeya''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada