domingo, 27 de octubre de 2013

Halloween, el origen (2007) de Rob Zombie



Michael Myers de niño (Daeg Faerch)
En esa oleada tan atroz y devastadora que hemos vivido en la década de los 2000 (bueno, y de la que seguimos siendo víctimas como espectadores), en la que hemos estado siendo bombardeados por constantes remakes de films de terror de los 70 y los 80, le tocó inevitablemente al inmortal clásico de John Carpenter, ''La noche de Halloween''. A mí, a priori cuando me hice eco de la noticia, me pareció un sacrilegio que fuesen a tocar semejante obra maestra del cine de terror, pero aún me horrorizó más la idea, cuando supe que el que se iba a encargar de ello iba a ser el casposo y repulsivo realizador Rob Zombie, director de esa soberana mierda que es "La casa de los 1000 cadáveres". De primeras, la cosa me pintaba, mal no, tremendamente mal, pero cuando la vi, me llevé la desagradable sorpresa, de que todavía era mucho peor de lo que me había imaginado. La película, desde mi punto de vista, resulta un auténtico insulto para los aficionados del género y para los que como a mí, adoramos el clásico original de John Carpenter. 

El pequeño Mikey es víctima de bullying

La mami de Michael (la señora de Rob Zombie)
llevando dinerito para casita
Para mí, ya es un desastre desde que empieza. El señor Zombie intenta humanizar al personaje de Michael Myers (gran error, porque le quita ese halo misterioso que lo hacía aterrador), mostrándonoslo como un niño atormentado (por cierto, vaya puta mierda de actor el chaval que interpreta al asesino de niño, el tal Daeg Faerch no puede ser más inexpresivo), debido a que su mamá es una fulana (cómo no, es la señorita Sheri Moon, mujer de Rob Zombie, al que se ve que le molaba degradarla con papeles de putón constantemente), un papi borrachuzo y pervertido y una hermanita que ya ni hablemos. La primera hora de película prácticamente, nos muestra la infancia atormentada del chiquillo y su posterior ingreso en el manicomio, después de que le haya dado la neura y haya hecho la consabida masacre (en la original mataba sólo a la hermana, aquí el nene no tiene bastante y se cepilla a casi toda la familia). 

Michael Myers matando al borracho de su papi

El Dr. Loomis (Malcolm McDowell) parece más un viejo
pederasta que pierde el culito por Mickey que un psiquiatra
Vale, francamente la idea de enseñarnos el origen de Michael Myers puede estar bien en sí, pero me parece que la forma de enfocarla es totalmente errónea, sobre todo observando los cuarenta minutos finales de la película, en la que el señor Zombie hace un calco a toda pastilla casi exacto de la peli de John Carpenter, ¡mayor cagada imposible! Es cuando nos quiere presentar al Michael Myers de toda la vida, un asesino enmascarado y sin alma. Pero la cosa ya no cuaja. Si nos ha estado intentando humanizar al personaje, de tal forma que hasta se hayan esforzado en el guión para buscar la manera de que empatice con el público, ¿cómo se lo va uno a tomar en serio ya en el último tramo como un asesino implacable? Y lo peor de todo, si lo que pretendía era hacer una nueva versión de la peli de Carpenter, ¿por qué no innovó un poco más y evitó limitarse a copiar casi al dedillo el desarrollo de la peli original en dicho último tramo? Ya no hablemos de lo precitipitado que resulta éste, ya que intenta confluir en 40 minutos lo que en la original se tiraban hora y media en desarrollar. En conclusión, todo queda chapucero, los personajes sin desarrollar, situaciones inconexas y absurdez por todas partes. En fin, un experimento de lo más bochornoso que anula por completo los valores como film de terror y como clásico indiscutible que fue la película de 1978. 

Michael Myers (ya crecidito) recluido en el psiquiátrico

La nueva Laurie Strode (Scout Taylor-Compton,
no hija, no eres Jamie Lee Curtis)
Nos queda una absurda revisión de la historia original en la que la dirección no llega ni a los talones a la de Carpenter (con aquellos magistrales planos, encuadres,...), la atmósfera inquietante de la original se pierde, se utiliza de manera lamentable el tema musical característico de la saga y con unos actores que (aunque la mayoría son buenos) no están bien situados o no son apropiados para los roles asignados; en concreto Malcolm McDowell (recordador por "La naranja mecánica"), es un magnífico actor, pero en mi opinión no está nada acertado como Dr. Loomis (hace que se añore 100 veces a Donald Pleasence y eso que el personaje ya me parecía intragable en las originales) y por supuesto la señorita Scout Taylor-Compton como Laurie Strode, que no le llega a la altura de los talones a la genial Jamie Lee Curtis. Los personajes resultan increíblemente ridículos (sobre todo debido a la poquísima profundidad que aporta el guión), en especial el asesino que ya no inspira ese temor que producía en la original, hacen que pierda ese aura fantasmal e irreal que caracterizó e instauró a Michael Myers como uno de los villanos clásicos del género. 

Como el Myers original, éste también contempla sus crímenes cual obra de Arte

En fin, que la película en una palabra, es vomitiva. Es un auténtico espanto, yo diría encarecidamente que Rob Zombie volviera a dedicarse a la música y dejase el cine que ha dejado claro que no es lo suyo para nada, y que se dejen de reciclar a modo de patéticos remakes los clásicos de terror que antaño convirtieron en grande este género tan injustamente tratado, lo cual no pasará, obviamente, mientras continúen resultando rentables en taquilla, lo cual, lamentablemente, son. Para colmo de males, el señor Zombie volvió en 2009 con una secuela de esta abominación, la cual, increiblemente, fue mucho peor que ésta. Y por lo visto se está preparando otra en 3D. ¡Madre mía! ¿Qué le seguirá deparando a la saga "Halloween"? Al menos, nos queda el consuelo de que Rob Zombie ya no abordará el proyecto, entre lo malo, algo bueno se puede destacar.

Bochornosa copia del asesinato de Lynda (aquí Kristina Klebe) original de 1978
Muerte de Lynda (P. J. Soles) original

*Como curiosidad, es destacable mencionar la gran cantidad de rostros afincados al género de terror que van apareciendo en el film (eso sí, todos muy mal aprovechados), como:

Brad Dourif (la eterna voz de Chucky, el muñeco diabólico)
Dee Wallace (prota de "Aullidos", "E.T.", "Cujo",...)
Sybil Danning (icono y sex symbol de la serie B ochentera)

Ken Foree (protagonista de "Zombie" de George A. Romero)

Aunque si hay una que me llamó curiosamente la atención, fue la participación de Danielle Harris, quien aquí interpreta a Annie, una de las amigas de Laurie (interpretada por Nancy Loomis en la original). Curiosamente, Danielle Harris había sido la pequeña Jamie Lloyd, la sobrina de Michael Myers en las partes cuarta y quinta de la saga "Halloween".

Danielle Harris es Annie Brackett en este remake de 2007
Danielle Harris como Jamie Lloyd en "Halloween 4" en 1988

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada