lunes, 28 de octubre de 2013

Posesión infernal (1981) de Sam Raimi



Los amigos de celebración
Hay algo que no se puede negar acerca de "Posesión infernal". Es un gran clásico, una película mítica del género de terror, una pequeña joya de la serie B y un film enormemente referencial y de gran éxito. Eso sí, tengo que reconocer que a mí personalmente, nunca me ha entusiasmado demasiado. Reconozco todos los méritos que posee, sobre todo desde el punto de vista visual, pero en vista de las críticas tan excelentemente positivas que los más expertos le han dedicado, a mí no me queda más remedio que declarar que me parece un film bastante sobrevalorado. Esto lo digo, porque desde mi perspectiva, me parece que existen películas de terror (sobre todo de la misma época) que poseen méritos de sobra para considerarlas, no sólo a la altura de esta primeriza película de Sam Raimi, sino que incluso por encima de ella y los tan entendidos en la materia, no se los reconocen. Pero bueno, como siempre digo cada uno se crea sus propias obras maestras, porque en resumidas cuentas los gustos cinematográficos son algo muy personal y la mayoría de las ocasiones, las películas son valoradas desde nuestra percepción, en base a los sentimientos que nos transmiten. Así que en función a ello valoraré "Posesión infernal"

En el sótano de la cabaña podemos apreciar un poster
de "Las colinas tienen ojos" de Wes Craven

La película nos cuenta como cinco amiguetes, se van de viaje un fin de semana a una cabaña retirada en medio del bosque. Allí, no tardarán en descubrir que hay algo maligno en el lugar y que les hará pasar una noche verdaderamente infernal. Los acontecimientos aterradores no se harán esperar, y recién llegados una de las chicas sufre una espantosa violación en el bosque, perpetrada por unos árboles (o mejor dicho, por las ramas de éstos). Al regresar a la cabaña, la chica ya vendrá bastante cambiada. Algo maligno habita dentro de ella y no tardará en hacerse notorio. Uno a uno, los chavales irán siendo víctimas de horrendas posesiones demoníacas, lo que les hará mutarse en una especie de zombies violentísimos, cuyo único sistema de erradicación es ser cortados en pedazos, literalmente. 

Violada por los árboles

El Necronomicon, causante de todo el pifostio
Bien, como ya he dicho "Posesión infernal" no es una película que me entusiasme demasiado. Recuerdo que la vi hace un montonazo de años en el canal TCM una noche de Halloween (obviamente en un ciclo dedicado a la noche más aterradora del año) y francamente tuve sensaciones positivas y negativas encontradas, las cuales se han ido intensificando con el pasar de los años en posteriores visionados que le he dedicado a la película. Así que enumeraré ambas para intentar explicarme como es debido. Empezaré por los detalles positivos. Si hay algo que destaca del film, obviamente, es el exagerado y ultra-notorio uso de la violencia y el gore. La película es, casi desde que empieza hasta que acaba, un espectáculo bizarro en el que no escasean todo tipo de escenas muy viscerales de mutilaciones, desmembramientos, ojos reventados, decapitaciones, etc. Los efectos especiales, dentro de la modestia del film, son de gran calidad. Algunos están cojonudamente conseguidos y resultan especialmente asquerosos. Para mí, es el elemento de mayor atractivo del film, ya que se nota un ejercicio de creatividad por parte de los realizadores, a la hora de idearse todo tipo de escenas malsanas que es digno de glorificar por parte de cualquier fanático del gore

Empiezan las posesiones...

...y los descuartizamientos
Otro de los aspectos más sobresalientes del film, es que la dirección de Sam Raimi es soberbia. Visualmente la película es maravillosa, denota gran imaginación en todo lo referido a la composición de planos o movimientos de cámara. A destacar esos travellings que realiza la cámara por el bosque, a toda velocidad (para realizarlos llegaron a poner la cámara sobre un carro para dar la sensación de agobiante mareo que querían transmitir para dar más mal rollo al espectador), los cuales además supusieron un ejemplo a seguir por un buen porrón de realizadores que tomaron la técnica como ejemplo. También es digno de destacar la acojonante puesta en escena, la cual de verdad logra transmitir mal rollo, con extrema facilidad. Y es que "Posesión infernal" (a diferencia que las posteriores secuelas que la siguieron que tomaron los derroteros de la parodia y el humor negro) es un film de terror en toda regla y con todas las de la ley posee escenas que producen auténticos escalofríos. 

Encerrada en el sótano

Otra chica poseida
Pero vamos con lo malo. Para mí "Posesión infernal" posee una de las características en una película que más detesto y es que empieza muy bien, muy potente y muy fuerte y empieza a ir a menos, a menos y a menos, hasta haberme resultado bastante tediosa en su parte final. Me explico. La película arranca con los cinco chicos llegando a la cabaña y empiezan a ser poseidos y tal y tal. Resulta que cuando lleva poco más de media hora, ya han transcurrido las escenas más impactantes del film, ha habido un baño de sangre masivo, y el protagonista Ash (Bruce Campbell), ya se ha quedado solo porque sus cuatro amigos ya han sido poseidos, y en algún caso, incluso, hasta cortados en pedazos. Lo que le resta al film es un buen puñado de interminables planos del protagonista yendo de aquí para allá y siendo francos, el personaje de Ash no me parece de un interés tan vital como para poder sobrellevar el peso de una película y que no decaiga el interés. Así que los siguientes cuarenta minutos, pues se me hicieron interminables, bastante aburridos y a pesar de la escalofriante ambientación, acabé odiando el chirriante sonido de los efectos sonoros y esa ventisca fantasmal que golpeaba las ventanas de la casa. 

El prota Ash (Bruce Campbell)

La acción se me hacía escasa y todo, hasta los minutos finales, se veía reducido a incluir algún que otro sustito y a ser testigos de las caras de pánico del bueno de Ash; todo muy repetitivo. El final tampoco me convenció, de golpe y porrazo intentaron meter un combate potente entre Ash y sus endemoniados amigos (los que quedaban enteros en ese momento) y los esfuerzos de éste por destruir el puñetero libro que había de poner fin a todo, me pareció con mucha falta de garra y de tensión, nada que ver con el emocionantísimo arranque de la película. En resumidas cuentas, que me decepcionó. 

Los endemoniados son duros de pelar

En fin, éstas son todo impresiones personales, en ningún momento he querido desprestigiar el nombre de esta peli, la cual considero obviamente imprescindible por todo aquel fan del género. Pero, hablo con sinceridad, me parece que "Posesión infernal" está demasiado sobrevalorada en función de tanta crítica positivista hacia ella. No cabe duda de que es un clásico, repito, pero para nada me parece tan buena como se apunta en general. Si el desarrollo hubiese estado a la altura de la primera media hora y no hubiesen perjudicado tanto al ritmo con interminables planos para el lucimiento masivo del coleguita del director, Bruce Campbell, me habría parecido una película redonda. Pero, la verdad es que me aburrió durante más de un tercio y eso me parece digno de penalización rotunda. Aún así, me parece imperdonable que pueda puluar por ahí algún fan acérrimo del género que no la haya visto. 

Ash sudando la gota gorda

*MI MOMENTO FAVORITO: me moló especialmente un instante concreto en el que Ash, está peleando con uno de sus colegas poseido y para defenderse le introduce los dedos en las cuencas de los ojos. Recuerdo que de pequeño fue una escena que me causó bastante impresión.

Ojo por ojo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada