martes, 15 de octubre de 2013

Alien 3 (1992) de David Fincher



Ripley (Sigourney Weaver) sobrevive una vez más
Y tras la magistral "Aliens, el regreso" nos encontramos ante un buenísimo ejemplo de que no sólo puede haber dos sin tres, sino que en algunos casos así debería de ser. Siempre he sostenido que David Fincher es un tipo de lo más sobrevalorado en Hollywood, podría perfectamente hacer compañía a otros realizadores cuyos nombres pesan más que las soberanas mierdas que realizan en general (véase Tarantino, Trier,...). "Alien 3" es mala, mala de solemnidad, pero no mejor que otros truños hechos por este "fantástico" director, véase "The Game", "La habitación del pánico" o "El club de la lucha"(sí, a pesar de su fama, no puedo con esa película). En mi opinión Fincher erradicó el hecho de haber pasado a la fama como el petardo que se cargó la magnífica saga de ''Alien'', por el éxito que tuvo su también sobrevalorada "Seven" (aún así, para mí su mejor película) después del cual a un buen puñado de intelectuales les dio por coronarlo como a un genio, y ¡hala! a crear truños que ¡cómo no! se convirtieron en obras maestras a ojos de los críticos; en fin. 

Ripley adquiere un nuevo look

Ripley y los reclutas de la prisión espacial
deberán encararse con el Alien
Respecto a "Alien 3" ¿qué puedo decir? Que es una basura, que se cargó por completo un estandarte del terror-ciencia ficción único. Igual Fincher se creía que podía equipararse a Ridley Scott o a James Cameron. Me río yo de él. ¿Dónde quedó ese magnífico espectáculo que fue ''Aliens, el regreso''? ¿Dónde quedaron las toneladas de acción y suspense que nos obsequió el inmejorable trabajo de Cameron? ''Aliens'' ya desveló todo lo que tenía que desvelar, ¿para qué hacer más? Obvio, para ganar dinero. Y si querías ganar dinero, ¿por qué no ofrecer acción, intriga, efectos especiales chulos? En fin, ofrecer algo que no sea puro aburrimiento. La historia no puede más parada, el ritmo más nulo. No sólo nos joden el estupendo final de su anterior secuela, también nos torturan con un puñado de personajes a cual más irritante, más tarado y más idiota. El hecho de ambientar la acción en una prisión espacial, en la que Ripley (Sigourney Weaver) es la única mujer y todos juntos confluyen un grupo de reclusos desarmados frente al ataque del alien, podría parecer interesante. Pero creedme, no está nada aprovechada. La tensión en inexistente y a mí el film no me suscitó el más mínimo interés. 

EL robot Bishop (Lance Henriksen) también ha sobrevivido, aunque un poco perjudicado

Es un desastre vamos, una mierda penosa, ni la magnífica Sigourney Weaver destaca entre tanta porquería. De verdad, da vergüenza ajena. Gracias David Fincher por convertirte en la lacra que se cargó ''Alien'', tras "cagar" este infecto montón de mierda. La falta del interés del público se vio reflejado y en Estados Unidos no llegó ni a recaudar el desorbitado presupuesto de 63 millones de dólares que se gastaron en hacer este bodrio, lo que me parece increíble, puesto que la segunda había costado 18 y en cambio luce mucho más espectacular. Misterios del mundo del cine. 

Otro alien (peor realizado) vuelve a dar por culo

Por supuesto no voy a mencionar un momento favorito, porque no lo tengo. Pero sí resaltaré el peor de los peores instantes presenciables en toda la saga "Alien" y es ese vergonzoso final en el que nuestra heroina, la teniente Ellen Ripley (Sigourney Weaver) se suicida lanzándose a un río de plomo ardiendo, para destruir a la reina Alien que lleva en su vientre. Una escena bochornosa y un final asqueroso y repugnante. 

Adiós a Ripley

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada