viernes, 4 de octubre de 2013

La matanza de Texas 2 (1986) de Tobe Hooper



Lefty Enright en busca de venganza
R.I.P. Dennis Hopper (1936 - 2010)
Si tenemos en cuenta que "La matanza de Texas" fue una excepcional y magistral obra maestra del género de terror, no queda otra que reconocer que esta secuela es bastante decepcionante, si la comparamos con su antecesora, y además considerando que encima ésta cuenta con el mismo director, Tobe Hooper. Sin embargo, no me parece tan deplorable si la miramos desde un punto de vista paródico y burlesco. La primera parte era todo un torrente de angustia y de suspense. En ésta en cambio el humor predomina suavizando una historia que se presentaba inicialmente como la continuación de una de las pesadillas más angustiantes del público norteamericano. Comentar que la idea que Hooper había presentado para realizar la secuela de su creación más preciada, era bastante distinta a lo que se acabó filmando. Según he leído, Hooper había considerado la idea de mostrar toda una inmensa ciudad repleta de familias caníbales (al estilo de los del primer film) y a un nuevo montón de personajes en graves problemas para esquivarlos. No obstante, la productora no le dio cancha a Hooper y ajustándose al presupuesto con el que contó para rodarla, al final salió lo que salió.

Lefty se aliará con Stretch (Caroline Williams) para cazar al clan de la sierra

Stretch totalmente acojonada al teléfono
El film se sitúa trece años después de los acontecimientos ocurridos en la primera (los mismos años transcurridos entre ambos films, curioso que se tardase tanto en volver a retomar un film tan mítico). Nos encontramos con un cowboy desquiciado (Dennis Hopper), que resulta ser el tío de la protagonista superviviente de la primera y del hermano de ésta, asesinado brutalmente por Leatherface con su sierra mecánica. Pues bien, este buen señor dedica todo su tiempo a localizar a la familia caníbal chiflada protagonista para vengarse por el daño que le causaron a sus sobrinos y así acabar con su reinado de horror y muerte. Para ello colaborará con una disc-jockey, Stretch (Caroline Williams), la cual se convertirá, para colmo, en el nuevo objetivo de esta enfermiza familia y, no os lo perdáis, despertará las más oscuras pasiones de Leatherface, quien acabará babeando, casi literalmente, por el cuerpecito de la chica.

Leatherface luce una nueva máscara, él cree que lo hace más atractivo
 
Aparece un nuevo miembro en la loca familia,
'Chop-Top' (Bill Moseley)
Como ya he dicho, el film abandona por completo su vertiente aterradora y se convierte en una mera parodia en sí, del film original, lo que implica sus partes positivas y sus correspondientes partes negativas. Por ende, comenzaré señalando sus negativas entre las que, sin lugar a dudas, menciono el tratamiento de los personajes en el film. Por un lado el principal, interpretado por Dennis Hopper, es bastante absurdo, un tipejo que clama venganza contra los desaprensivos asesinos de su sobrino en la primera parte pero que no cuaja ya que se nos presenta como un desquiciado charlatán que no entra en acción hasta el final del film, quedando bastante relevado de la acción principal. Por otro lado está la propia familia de sádicos, entre los cuales el peor parado es, lamentablemente, el personaje de Leatherface, quien resulta, con diferencia, lo peor, pero lo peor del film y decir esto tratándose de "La matanza de Texas", pues no es nada bueno.

Despellejado vivo

Strecht arrinconada por la sierra de Leatherface
En la primera el inolvidable Gunnar Hansen ofreció una plasmación absoluta del horror con un personaje que heló la sangre a cientos y cientos de personas, pero aquí el personaje se convierte en un absurdo y ridículo reflejo del original, siendo un tipejo estúpido y que no suscita el más mínimo sentimiento de terror, de hecho da risa y hasta vergüenza ajena, algo imperdonable, incluso tratando el film en un tono paródico, me parece lamentable vejar así a un icono del terror. Al resto del clan familiar nos los presentan como unos auténticos payasos que hablan la mayor cantidad de sandeces jamás escuchada. La verdad es que la cagaron bastante con los personajes, ofreciendo una barrera que dista mucho con la maestría en este sentido del primer film. Una pena porque eso le resta mucha calidad a esta secuela. En cuanto al guión, también es bastante catastrófico. Vale que debido a las deficiencias presupuestarias, no se pudo desempeñar la idea original de Tobe Hooper, la que sin lugar a dudas habría estado mucho mejor que el resultado que acabó filmándose, pero no sé, me da la sensación que incluso con esas limitaciones se podría haber hecho algo más interesante y desde luego, más coherente.

Lefty se encuentra el cadáver de su sobrino inválido Franklin

La abuela del clan de la sierra
Pero bueno, también tiene sus puntos positivos. El principal, y digno de agradecer, es que esta secuela hace un uso bastante masivo y protagónico del gore (casi inexistente en la primera), con unos efectos de maquillaje curradísimos de la mano del gran Tom Savini ("Viernes 13", ''Maniac'', "El día de los muertos", "Creepshow",...) con escenas repugnantes y viscerales que le suben la calidad artística al film (aunque eso sí, hay pocas muertes). La ambientación también es espléndida, todo hay que decirlo, con una dirección artística más que notable, que si bien no resulta ni la mitad de aterradora que la original ayuda a meter en situación a la sufrida protagonista Caroline Williams, que es de lejos otro de los aciertos del film. La joven ofrece una muy buena interpretación, corre, grita y sufre (que ya es mérito ante el cierto despropósito argumental que se presenta en pantalla), por momentos emula bastante bien a la soberbia Marilyn Burns (prota de la primera). El final es otro punto que favorece mucho al film haciendo referencia al final de la original, bien traído y que, en mi opinión, no defrauda en absoluto, aunque sí que queda bastante escueto. 

Lefty v.s. Leatherface

En definitiva, desde mi punto de vista no es una secuela tan deplorable, aunque por supuesto la forma de verla variará según la visión que tenga uno del film, y muy importante, según como se lo quiera tomar. Si se está dispuesto a pasar por alto sus deficiencias y disfrutar de un espectáculo divertido y sangriento, a partes iguales, con ese toque ochentero tan gamberro y tan especial, uno puede ver un film distraído, atractivo y hasta por qué no, una pequeña pieza de culto. Eso sí, el que espere encontrarse algo tan cojonudo y tenso como la primera parte, ya le digo yo que esta película le parecerá una solemne mierda. La verdad, considero que en este caso ambos posicionamientos son significativamente válidos.

¿Poseída por el espíritu de Leatherface?

*MI MOMENTO FAVORITO: al comienzo de la película, Leatherface asesina a dos pijos idiotas que iban haciendo el mono en su cochecito. Al que va conduciendo le sierra la cabeza y quedará de esta guisa el "pobre".

¡A cerebro descubierto!

2 comentarios:

  1. Indignante, ridícula y demencial secuela de ese gran clásico que fue la primera. No soporto ver a Dennis Hooper con sombrero de cow-boy haciendo el cretino con la motosierra. No soporto ver a Leatherface como si fuera retrasado mental. No soporto ese final en el parque de atracciones abandonado. Y los dos idiotas del comienzo obviamente tampoco los soporto. Menos mal que dan buena cuenta de ellos, joder.
    Si esto fuera una peli sin relación con La matanza de Texas, con un título diferente, la puntuaría mejor, porque a pesar de todo tiene cosas interesantes, como el que hace de autoestopista de la primera parte, con la chapa en la cabeza. Pero no estoy de acuerdo en hacer una secuela en este plan.
    Seamos serios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo no te puedo negar que lo pasé pipa viéndola jaja

      Eliminar