jueves, 10 de octubre de 2013

Terminator (1984) de James Cameron



Terminator (Arnold Schwarzenegger) contra
un grupo de punkies maleantes
"Terminator" es una auténtica obra maestra de la ciencia ficción. Sin lugar a dudas otra película que figuraría entre mis favoritas. Y para abordar mi comentario voy a tomar como referencia una de esas críticas tan ridículas por parte de otro de esos creídos intelectuales que van de críticos experimentados; en esta ocasión una perlita por parte un tal Fernando Morales que dice así: "Aunque el guión no sea nada del otro mundo, encierra una acertadísima puesta en escena y unos efectos especiales realmente espectaculares". Pues bueno, yo desde luego creo que, a diferencia de lo expuesto en la crítica ésta, uno de los puntos más sobresalientes que posee la película es su guión, que me parece magnífico. 

Kyle Reese (Michael Biehn), un humano enviado desde el futuro
para proteger a la futura madre del salvador de la raza humana

Kyle hará lo posible por mantener a
Sarah Connor (Linda Hamilton) con vida
Es un guión muy inteligente, que parece muy simple a priori (efectivamente) pero que en su parte final te sorprende con un giro que a muchos nos dejó boquiabiertos la primera vez que la vimos. Para guión banal el de la más actual "Avatar", lo que denota la escasa imaginación con la que ya cuenta un creador de historias alucinante como lo fue James Cameron. Por supuesto como no, otros puntos fuertes del film son su curradísima puesta en escena (irreprochable dicho postulado en la anterior crítica), con una ambientación (sobre todo en las escenas en las que se presenta un apocalipsis futurista) que quita el hipo y unos efectos especiales y un maquillaje impactantes y espectaculares. Y es que espectacular es el calificativo que mejor le pega a "Terminator"

Terminator preparado para matar

Kyle y Sarah harán muy buenas migas
Con una historia cargada de acción, suspense y romance (tiene -pocas- escenas románticas que resultan muy bonitas) se consigue enganchar al público y convertir algo más de hora y media de sus vidas en puro entretenimiento. A mí Schwarzenegger me encanta en esta película, creo que es el papel de su vida y que creó a otro de los villanos clásicos de la historia del cine, un cyborg asesino enviado desde el futuro a la ciudad de Los Ángeles en 1984 (año actual de la producción) para eliminar a la madre del futuro líder de la resistencia contra las máquinas, cuando éstas pisoteen y dobleguen a la raza humana. También me encantan la pareja formada por Michael Biehn y Linda Hamilton, el primero como un humano que también viaja en el tiempo con la misión de proteger a la segunda, la víctima elegida por el cyborg, que será quien engendre al futuro salvador de nuestra especie. La labor actoral es fabulosa (sí la de Schwarzenegger también por mucho que todo Dios se limite a despotricar contra él por las razones que sean),  consiguen meterte de lleno en la historia y por supuesto la dirección de Cameron es ejemplar, dando muestras de por qué se convertiría en un nombre mítico en la historia de la ciencia ficción (luego se coronaría con la majestuosa "Aliens, el regreso"). 

El Terminator esconde sorpresas bajo el tejido humano
(magníficos maquillajes made in 80s, de la mano de Stan Winston)

En fin, que ya lo he dicho bien claro, es una de mis películas favoritas, que me sigue sorprendiendo una y otra vez y maravillando de lo que en los ochenta se podía crear con presupuestos discretitos y no demasiado desorbitados, pero sí con gran talento e imaginación (principal problema de las películas actuales, que cuestan una millonada, pero que evidentemente pecan de una falta de imaginación y de talento en sus realizaciones que es lo que las convierten en deshechos fílmicos). Es una joya, una maravilla, una película increíble, irrepetible e imprescindible.

El Terminator resurge de entre las llamas

*MI MOMENTO FAVORITO: el tenso combate final en el que Sarah Connor (Linda Hamilton) deberá pelear contra el Terminator, por su vida y el destino de la humanidad. 

El Terminator es duro de pelar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada