sábado, 5 de octubre de 2013

La matanza de Texas 3 (1990) de Jeff Burr


Los dos rancios protagonistas
Bueno yo desde luego, opino que hay que respetar siempre las opiniones ajenas, estemos o no de acuerdo con ellas. Salvo en el caso, como he llegado a leer, de decir que esta tercera parte de "La matanza de Texas'' (por decirlo de algún modo) es mejor que la segunda. Sí que es cierto que la segunda parte pierde mucho ante la obra maestra que es la inmortal primera "matanza de Texas". Pero vamos, asegurar que esta ¿tercera? parte es mejor, creo que es una infamia (con respeto a los que sorprendentemente les haya gustado este bodrio). Esta película, que a pesar de su título no es una secuela ya que no guarda relación ninguna con las anteriores, es un verdadero esperpento, un ultraje, un soberano montón de mierda. Parecía que lo que pretendían es arrancar la historia con una nueva familia, unos nuevos personajes y una nueva historia, que en realidad resulta un calco de la de la primera, pero infinitamente peor, claro.

Seguro que el señor Viggo Mortensen debe de sentir vergüenza
al recordar su participación en este engendro

La segunda parte, al menos, funcionaba si se tenía en cuenta su lado paródico, se le imprimió un humor negro que la hacía al menos una pieza interesante y loca a más no poder. Además una cosa muy importante es que la segunda parte contenía algunas escenas gore, que son su mayor atractivo, con unos excelentes maquillajes del maestro Tom Savini. En cambio, esta tercera no tiene nada mínimamente atractivo, es cutre, aburrida, las risas que produce son involuntarias y para colmo vemos como el nivel sangriento es muy pero que muy bajo. Parece que pretendían hacer una "matanza de Texas" apta para todos los públicos, falta que salga Mickey Mouse por ahí. En definitiva, la película es un horror. Nada funciona, es mala, pero mala en todos los sentidos. 

A Leatherface no le vendría mal un tratamiento facial
 
Si en el fondo Leatherface es un primor
La primera mitad de la película es un soberano coñazo, nos presenta a dos chavales circulando por una carretera en el quinto coño de Dios sabe donde, hablando gilipolleces sin parar. La segunda mitad que ya entra en materia, pues es cuando topan con la familia de caníbales y son atacados por Leatherface, resulta enormemente decepcionante. En pocas palabras, es una tomadura de pelo. De pleno se han cargado a Leatherface. Si en la primera era un monstruo espeluznante capaz de helar la sangre, aquí vemos que es un retrasado mental con pintas de heavymetalero (un look bochornoso) que ni mata, ni descuartiza,... eso sí, se pone a jugar con una serie de juguetitos como cualquier niño de 6 años. Lamentable. 

Por falta de sierra no será
 
El único momento en que se verá un poquito de sangre
Las actuaciones son verdaderamente patéticas, no se salva ni el futuro Aragorn, Viggo Mortensen (sí ¿increíble verdad? pero así comenzó nuestro Viggito en el mundo del cine), que no me cuadra nada de nada en su papel de lunático caníbal. Para rematar la nueva familia de esta ¿secuela? es el colmo de lo patético, aún más que los actores que los encarnan, con eso ya lo digo todo. Por lo tanto si tenemos un film que no da miedo, que es aburrido, que no pasa casi nada y que hay menos sangre que en un anuncio de mercromina, todo junto en un guión patético y lamentable y un final que nos producirá un estruendoso ataque de risa involuntaria (no como la segunda cuyas burlas, por lo menos, estaban más justificadas), pues el resultado es una gran mierda como un piano. Es un film verdaderamente lamentable, un insulto para su gran primera parte. Un bodrio que increíblemente fue superado en nivel de patetismo por su siguiente secuela. ¡Hay que joderse! En serio os lo digo, si no habéis visto este engendro y os mola "La matanza de Texas", NO LO VEÁIS, mantened en estima el buen nombre de ese gran clásico y no lo destrocéis viendo esta puñetera basura.

El pobre Ken Foree (prota de "Zombie" de
George A. Romero) también anda por aquí perdido

No hay comentarios:

Publicar un comentario