lunes, 21 de octubre de 2013

Saludos (1968) de Brian De Palma



John Rubin (un principiante Robert De Niro)
Pues la verdad, hablando en plata, "Saludos" es una película que habría pasado totalmente desapercibida para mí, de no haber sido porque se trata de uno de los primerísimos y más amateurs trabajos de los grandes Brian De Palma, como director y de Robert De Niro como actor. El film tiene su encanto como documento de la época, pero no se puede negar lo evidente, es una mera peliculilla sin argumento, infumable y a grandes rasgos, hoy en día muy poquito interesante, tal vez sí lo siga siendo para algún que otro que siga proclamando su espíritu hippie. Si digo esto, es porque "Saludos" representa una fiel representación del propio movimiento hippie, detallado además en tiempo presente, cuando éste empezaba a tomar mayor importancia en la sociedad, a finales de los sesenta. Los protagonistas son tres amigos, uno Paul Shaw (Jonathan Warden) es un chaval al que quieren reclutar para ir a la guerra de Vietnam, pero el cual quiere librarse de ir al frente a combatir, así que hará lo posible para fingir alguna tara o enfermedad que lo deje descartado para ir al frente. 

Los tres protagonistas haciendo el moñas

Desnudos gratuitos made in 60s (muy rompedores)
Otro, John Rubin (Robert De Niro), quiere ser director de cine o algo por el estilo y está obsesionado con rodar, con su camarita, todo lo que le rodea, sobre todo si es el striptease de alguna mujer facilona. El tercero es Lloyd Clay (Gerrit Graham), un tipo pasado de rosca obsesionado por las conspiraciones. No obstante, su aparente locura parece tener más fundamento, llegado cierto punto. La verdad es que la película no ofrece nada interesante desde el punto de vista argumental. Sí que lo hace, quizás, en mayor o menor medida desde lo audiovisual y es que no se podía negar que sirvió para el desarrollo creativo de un genio tras la cámara. De Palma rueda en muchas ocasiones un montón de tomas, a estilo documental, todo como ya he dicho, muy amateur, también hay que señalar que el presupuesto con el contó para hacer esta primitiva obra suya no llegó ni a 40.000 dólares (vamos, una mierda, hasta para aquella época). Sí se puede destacar ese aire gamberro que posee la película que documenta el estilo de vida de los jóvenes rebeldes de los sesenta; por ejemplo se refleja mucho la promiscuidad sexual, el pensamiento anti-belicista, el cuestionarse los personajes si son marionetas de un sistema que los controlan. 

Filmando el striptease de una chica

¡Viva el amor libre!
Todo muy al estilo hippie, envuelto en una estética, pues muy hippie, muy de los sesenta, por eso he dicho que el film puede servir a la perfección como documento de estudio de la propia época. Por lo demás, pues siendo sincero y aunque adoro a Brian De Palma, pues tengo que reconocer que esta película suya no me gusta nada. No creo que se merezca descatalogarla como una mierda, pero en lo personal me parece inaguantable y muy aburrida. Decir también, que aunque aparezca Robert De Niro, no da muestras en ningún momento del actorazo en el que se convertiría, aunque bueno todo el mundo tiene un comienzo y éste fue el del señor De Niro, así que también puede ser muy interesante para los más curiosos. Bueno, una peliculilla que está ahí, representa el inicio de dos grandes del Séptimo Arte, ni más ni menos. 

Filmando, me paso el día filmando

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada