jueves, 3 de octubre de 2013

Crimen perfecto (1954) de Alfred Hitchcock



Margot (Grace Kelly) y su amante Mark (Robert Cummings)
Siempre me veo en una dificílisima situación cuando quiero hablar de una obra de Alfred Hitchcock y es que por mucho que pueda decir, nunca parezco encontrar las palabras adecuadas para lo que quería expresar. Realmente lo que he dicho ya en otras críticas que he hecho a películas de este maestro del suspense se puede también atribuir a la mayoría del resto de su filmografía y "Crimen perfecto" no es una excepción. Nos presenta el perverso entramado que lleva un celoso marido incitado por amor, por amor al dinero, claro. Tony Wendice (Ray Milland), es un extenista casado desde hace varios años con una atractiva mujer, Margot (Grace Kelly, antes de convertirse en princesa de Mónaco), gracias a cuya fortuna disfruta de una vida muy acomodada.

Tony (Ray Milland) le da buenas razones a Swann (Anthony Dawson)
para que se convierta en el artífice del asesinato de su esposa

Pero la cosa se complica cuando Tony descubre que Margot le pone los cuernos con un novelista, Mark Halliday (Robert Cummings) y es más teme que el amor que siente por éste, puede ser el motivo casi seguro de que lo abandone. Esto no supondría un gran problema sino fuera que si Margot se divorciase de él, Tony se quedaría en la más absoluta ruina. La solución más sencilla sería que ella falleciese, así él heredaría toda la fortuna y fin de los problemas. Pero claro, ¿cómo conseguir que ella estire la pata? Pues planeando un crimen perfecto, logrando que alguien asesine a su mujer, sin que ningún atisbo de sospecha recayese sobre él.

Hitchcock era especialmente hábil a la hora de proporcionarse originales
cameos. En "Crimen perfecto" debido al reducido espacio donde se desarrolla
podemos verlo en un retrato en el interior del apartamento de los protagonistas

Tony Wendice al teléfono, un elemento
fundamental para su malvado plan
Hitchcock demuestra otra vez su maestría a la hora de crear suspense, no hay más que ver la planificación con la que nos muestra la escena del intento de asesinato, la sutileza con la que el marido tiene todo preparado para que el crimen resulte efectivo y los serios contratiempos que se producen y se siguen produciendo hasta llegar al desenlace y lo más meritorio, casi todos los sucesos tienen como único escenario un reducido apartamento. "Crimen perfecto" es otra gran obra maestra de Hitchcock, una de sus más recordadas y representativas películas (si es que eso se puede decidir con alguna obra concreta), una película con una historia fascinante, con una dirección soberbia, unos actores magníficos (en especial Ray Milland que está genial), y buen gusto por todas partes, ver por ejemplo las apariciones de Grace Kelly (la cual se convertiría en musa del maestro del supense) que parece un auténtico ángel. Por supuesto, emoción y tensión no faltan en el argumento en amplias dosis. Por otro lado la banda sonora también es sensacional y nos hace partícipes de esa tensión que ya he mencionado.

Swannn preparado para acabar con Margot

En definitiva todo lo que pueda decir para engrandecer esta obra es poco, sin lugar a dudas una obra maestra, otra más de las muchas que ha cosechado el grandísimo Alfred Hitchcock. Como curiosidad mencionar que fue rodada en 3D, no obstante en su fecha de estreno no fue exhibida en este formato debido a la repentina pérdida de interés de dicho formato. No fue hasta 1982, cuando se volvió a poner de moda dicho sistema,  cuando se reestrenó en cines para que el público pudiese verla como fue concebida originalmente.

El inspector Hubbard (John Williams) intentará resolver el entuerto

*MI MOMENTO FAVORITO: el tenso momento en el que se lleva a cabo el asesinato, el cual no tendrá el resultado esperado para el ejecutor.

Menos mal que la tijeras estaban a mano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada