domingo, 20 de octubre de 2013

Superman (1978) de Richard Donner



Jor-El (Marlon Brando), el padre de Superman
"Superman" no es una película más, para muchos de los que la vimos de niño es una de las experiencias más maravillosas de nuestras vidas, frente al televisor (desgraciadamente por mi edad, pues no me fue posible verla en cine, lo que habría sido algo apoteósico). La historia de los comics ideados por Joe Shuster y Jerry Siegel en los años treinta, era llevada al cine como nunca en 1978, durante los años cuarenta ya había sido adaptada a modo de serial de televisión, además de varios cortometrajes animados del personaje. Pero en sí, ésta fue la primera vez que se agarró el personaje y se adaptó a modo de deslumbrante superproducción; llegó a costar 55 millones de dólares de aquélla, vamos un pastonazo. Pero, valió la pena, y tanto que la valió. La película fue un monumental exitazo llegando a recaudar 300 millones a nivel mundial y la verdad no es para menos, pues aunque hoy haya quien diga que muchos de sus efectos se han quedado muy anticuados y desfasados (a mí no me lo parece tanto, teniendo en cuenta de que no le falta mucho para cumplir su cuarenta aniversario), creo que sigue manteniendo esa fuerza y esa espectacularidad tan maravillosa de antaño. 

El pequeño Clark demuestra su fuerza frente a los
atónitos señores Kent (Glenn Ford y Phyllis Thaxter)

Jor-El habla a su hijo a través de la Fortaleza de la Soledad
La historia ya es bien conocida por todos. Todo arranca en un planeta llamado Krypton (mucho más avanzado que la Tierra), el cual está a punto de ser destruido. Una de las persolidades más importantes y respetadas, Jor-El (Marlon Brando), viendo inevitable su mortal destino debido a la situación del planeta, mete a su hijo (siendo un bebé) en un pequeña nave para salvarle de la muerte. La nave despega justo cuando Krypton se desquebraja literalmente y el pequeñajo acaba llegando al planeta Tierra, a un pueblecito de Kansas, llamado Smallville, donde será recogido por un matrimonio de granjeros, los Kent (Glenn Ford y Phyllis Thaxter), que lo criarán como suyo. El niño, al que llaman Clark, irá creciendo, desconociendo en principio su procedencia extraterrestre, pero poco a poco irá siendo consciente de que posee poderes sobrehumanos; como una gran fuerza, la posibilidad de alcanzar una velocidad casi similar a la del sonido, visión de rayos X, etc. 

Clark Kent (Christopher Reeve) con Lois Lane (Margot Kidder)

Una vez que el chaval ya ha sido consciente de sus orígenes, afrontará su destino ya crecidito (siendo interpretado por el desgraciadamente malogrado Christopher Reeve), adoptará una doble vida al trasladarse a la grandilocuente ciudad de Metropolis. Allí se convertirá en un reportero tímido y bastante torpe de un popular periódico, el Daily Planet, donde hará una amistad especial con la muy echá palante Lois Lane (Margot Kidder) y sin que nadie lo sepa, utilizará sus habilidades especiales para combatir el crimen y limpiar la ciudad del temor que la asola. Como todos sabréis, para ello no tiene más que introducirse en una cabina telefónica y salir vestido con un traje azul y capa y gallumbos rojos para pasar a ser Superman, un superhéroe que será el objetivo del odio del perverso villano Lex Luthor (Gene Hackman). 

Clark Kent a punto de convertirse en Superman

El malvado Lex Luthor (Gene Hackman)
y su ayudante Otis (Ned Beatty)
Acción, aventuras, emoción y diversión a partes iguales hacen de "Superman" un pedazo de clásico tan maravilloso como imprescindible. Tengo que decir que en mi vida me he leido un cómic de este personaje y que mi afición hacia él se resume a mi contacto con esta película, así que me es imposible hacer comparaciones, eso se lo dejaré a los más expertos en la materia. En cuanto a la película, desde mi punto de vista, es que no se le pueden poner pegas; es entretenida a más no poder, está cojonudamente realizada (de hecho con todo merecimiento se llevó el Oscar a los mejores efectos especiales), ya no hablemos del supremo reparto repleto de rostros milenarios de Hollywood como Gene Hackman, Glenn Ford o Marlon Brando (que cobró nada más y nada menos que 1 millonazo de dólares por sus cinco minutos de participación en el film) y otros tantos no tan míticos pero sencillamente geniales, como la espléndida Margot Kidder, haciendo el papel de su vida consagrándose como la eterna Lois Lane, y por supuesto Christopher Reeve, un personaje que quizás no destacase por ser un excelente actor, pero sí por su enorme carisma a la hora de encarnar al personaje de Superman.

Superman sostiene un helicóptero cual muñequito de playmovil

Lois no reconoce a Clark a través de los ojos de Superman
Para mí, desde luego, no ha existido nadie, pero nadie, capaz de trasmitir la ternura que Reeve logra transmitir, consiguiendo pues una interpretación, que si bien como ya he dicho, no es que sea algo espléndido, sí que es milenaria e icónica. Reeve fue descubierto debido a su parecido con el personaje original de los cómics y no me queda más remedio que mencionar, con profunda tristeza, el triste destino que la vida le tenía preparado. Como ya sabréis Reeve sufrió un accidente que lo condenó a vivir paralítico en una silla, hasta su muerte en 2004. Destacar que se convirtió en una figura clave en el apoyo a personas, que sufrieron su misma puñetera suerte y un gran potenciador, a través de una fundación que creó, de la investigación para la cura de enfermedades que implicasen la parálisis total o parcial del cuerpo humano. Su trágica situación ayudó a levantar a su alrededor un halo de leyenda que resulta todavía muy emotivo para muchos, años después, recordarle en pantalla como este invencible superhéroe. 


La kriptonita verde es el punto débil de Superman

Sin más, "Superman" es una obra maestra del cine de ciencia ficción, fantasía y aventuras. Es una grandísima joya, una película para seguir rememorando por generaciones y generaciones. Una película imperecedera que no ha conseguido ser igualada por ninguna otra versión, por muchas toneladas de efectos digitales que quieran incluirles. Me reservo para el final, el destacar esa banda sonora de John Williams, una banda sonora magnífica y famosísima, la cual todos habremos tarareado más de una vez en alguna que otra ocasión. "Superman" es una de esas películas tan especiales que parece que desprenden magia. 

Superman es capaz de retroceder el tiempo, influyendo el movimiento de la Tierra

*MI MOMENTO FAVORITO: aquél en el que Superman se lleva a Lois con él, volando sobre la ciudad de Metropolis y comienzan a descubrir sus sentimientos el uno por el otro. 

Entre Superman y Lois saltan chispas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada