sábado, 5 de octubre de 2013

Un lugar en el sol (1951) de George Stevens



George Eastman (Montgomery Clift), todo un antihéroe trágico
''Un lugar en el sol'' es la adaptación cinematográfica de la famosa novela ''Una tragedia americana" de Theodore Dreiser, uno de esos films que un día me vi, por mera curiosidad, sin esperar nada especial, debido a que a mí los melodramas pastelosos tienden a interesarme bien poco, pero que contra todo pronóstico acabó encantándome. Tiendo a desconfiar mucho de esas críticas que ponen por las nubes films como éstos, en los que se haya inmerso el amor imposible de una pareja perteneciente a clases sociales diferentes (sobre todo si son pelis clásicas), ya que en, todo hay que decirlo, en la mayoría de los casos que he encontrado suelen concederles el apelativo de obras maestras a pastelones infumables, que muchas veces no tengo ganas ni de terminar de ver. A priori "Un lugar en el sol" me parecía uno más de estos ñoños engendros, pero no, para mi sorpresa me topé con un maravilloso drama, repleto de amor, odio, traición, codicia, dolor y fatales casualidades. 

Alice Tripp (Shelley Winters) una incansable trabajadora de clase media

Alice se convertirá en el rollito del atractivo George
La peli nos cuenta la desgraciada historia (¡porque vaya una desgracia con mayúsculas que nos presenta!) de un joven sin oficio ni beneficio llamado George (Montgomery Clift). El chaval vaga por el mundo y consigue un empleo en la fábrica de un tío lejano suyo, el cual tiene pasta para hundir un galeón. A partir de entonces, conocerá a dos mujeres que serán claves en su vida, para bien y para mal. Por un lado está Alice (magnífica Shelley Winters), una simple empleada de la fábrica con la que tendrá una corta relación en la que poco se implica emocionalmente, en pocas palabras, se acuesta con ella un par de veces y luego si te he visto no me acuerdo. Y por otro está su verdadero amor, la bella Ángela (Elizabeth Taylor), una señorita de la Alta Sociedad, muy fina y muy educada y por la que nuestro prota perderá la cabeza y además ella le corresponderá con la misma dosis de sentimientos afectivos. La suerte parece sonreirle a George que pretende estabilizar su vida al lado de Ángela, aún a pesar de las barreras interpuestas entre ambos al pertenecer a clases sociales muy distintas. Pero, los problemas no tardarán en llamar a su puerta cuando Alice aparezca de nuevo en su vida, reclamándole la paternidad de un bebé que crece en sus entrañas. De pronto, George verá peligrar su nueva y feliz situación y no podrá evitar que se le venga a la cabeza, lo mucho que le solucionaría las cosas que su antiguo rollito (con feto incluído) desaparezca de la faz de la Tierra. Será cuando nuestro prota tenga que enfrentarse a un duro dilema moral. 

Pero aparecerá la sofisticada y bellísima Ángela Vickers
(Elizabeth Taylor) y George perderá la cabeza por ella

George intenta impresionar a Ángela jugando al billar
Para mí un gran acierto de la película es que a pesar de tener como eje central una historia de amor, no abusa del romanticismo pasteloso y ñoño, lo que puede hacer que sea enormemente disfrutada con facilidad hasta por aquéllos (como a mí) que no le tengamos mucho apego a las historias románticas. Otro punto a su favor es que presenta una historia increíblemente atrapante, en la que no faltan ciertas dosis de intriga que le añaden mucha chicha al argumento. El tratamiento de los personajes es magnífico, sobre todo el del protagonista y el de su rival embarazada (que en lo personal, es mi favorito, porque me parece el más tierno y el que más suscita la compasión del público). Ni qué decir de las interpretaciones, todas fabulosas, en mi opinión destacando a Shelley Winters, vale que Elizabeth Taylor sale guapísima, tanto que parece un ángel (bien le viene el nombre a su personaje) y ¡ojito! que tiene 17 añitos; pero bueno se nota que estaba afrontando uno de sus primeros papeles protagonistas y que le quedaba quizás algo por aprender en el mundo de la interpretación para conseguir sorprender al público con una actuación sobresaliente, sin más aquí está correcta. Digamos que la Winters compensa con su desgarradora interpretación lo que la Taylor hace con su físico arrollador. Por lo demás, dirige otro grande de Hollywood, George Stevens (ganador del Oscar al mejor director), autor de otras pelis milenarias como "Raíces profundas" o "Gigante" (¡qué rollo de película, ésa sí me pareció un pastel!), por lo tanto es obvio que el film no carece de una realización excelente y cuyos aspectos técnicos, pues están al nivel esperado (de hecho, prácticamente todos ellos recibieron el premio Oscar en sus correspondientes apartados: fotografía, vestuario,...). 

Ángela también empieza a sentir algo por George

Al final el amor surgirá entre ambos
Dicho esto, creo que "Un lugar en el sol" posee una cierta crítica, un cierto mensaje, que no dejará indiferentes a aquéllos que afronten su visionado y además les invitará a la reflexión. Las consecuencias del odio, de la obsesión, hasta qué punto somos conscientes de los errores que podemos llegar a cometer en la vida, la magnitud de algunos de esos errores, el cómo se deben afrontar; no sé, leyendo entre líneas son algunas de las preguntas que me parece que nos plantea el argumento a través del desgraciado personaje protagonista, quien suscitará en nuestras mentes tanto rechazo como compasión. Francamente me parece que es bastante aterrador, pensar en frío, lo mucho que podemos llegar a parecernos a un ser como él en determinadas circunstancias y lo desolados que podremos sentirnos de vernos en el entuerto en que el tipo quedará irremediablemente atrapado. En fin, poco más puedo aportar, desde luego es una película imprescindible, una gran joya de cine clásico, imperecedera y maravillosa.

Pero las cosas se complicarán cuando George sea juzgado por un crimen horrible

*MI MOMENTO FAVORITO: el tenso viaje en barca de Alice (Shelley Winters) y George (Montgomery Clift), el cual tendrá un trágico y triste desenlace, para ambos.

¿Un romántico paseo en barca a la luz de la Luna?

No hay comentarios:

Publicar un comentario