sábado, 26 de octubre de 2013

Halloween: resurrección (2002) de Rick Rosenthal



Laurie Strode (Jamie Lee Curtis) correrá delante
de Michael Myers, por última vez
Bueno en 1998, la saga "Halloween" retomó con una, para mí, muy decente nueva secuela, "Halloween H20", la cual fue un gran éxito de taquilla. Esto fue bueno y malo. Bueno porque habían dado en el clavo para aplicarle una resurrección como Dios mandaba a una saga tan mítica y tan importante del género y malo porque, todos nos temíamos que por mucho que lo pareciese "Halloween H20" no iba a ser el final. Y lamentablemente, así fue. Pero, ¿cómo podía regresar nuevamente Michael Myers, si al final de la anterior entrega su eterna rival, Laurie (Jamie Lee Curtis), le había cortado la cabeza? Era imposible que el asesino enmascarado volviese otra vez. Aunque si hay algo que nos ha enseñado el cine, es que donde hay pela, nada es imposible y estuvieron cuatro añitos estrujándose hasta la última gota del jugo del cerebro para resucitar a Michael Myers. Y como bien indica el título de esta infame secuela, esa resurrección llegó y no pudo ser más lamentable. 

El verdadero decapitado que suplantó a Michael Myers en "Halloween H20"

Lo primero que exclamé según acabé de ver este engendro fue: ''Increible, increible, increible que esta basura haya podido ver la luz". ¿Cómo demonios han sido tan gilipollas los productores de esta secuela para haber permitido que se llevase a cabo? Ese espléndido lavado de cara que le habían dado a la saga en 1998, lo habían machacado de manera espeluznante y bochornosa. Ese épico combate final entre Jamie Lee Curtis y el perverso Michael Myers que había resultado de antología, lo habían destrozado. Desde luego si lo que se propusieron era hundir la saga en la más absoluta mierda, enhorabuena, porque lo consiguieron con creces. 

Los protas del reality show en la casita de los Myers

Los ''genios" creadores del reality
(Busta Rhymes y Tyra Banks)
La película es un despropósito. De golpe, al inicio nos plantan una explicación de lo más estúpida para justificarnos que Michael Myers sigue vivo. ¡Al lorito! El hombre que Laurie decapitó al final de "Halloween H20", no era Michael Myers, sino un tipo (que no se sabe de dónde coño salió), al que Myers dejó inconsciente, le colocó su traje y su máscara y se escapó como que no quiere la cosa, sin ser visto por nadie. Si recordamos el final de la anterior película, podremos ver que es imposible que Myers, por muy bien psicópata que sea, haya podido realizar semejante acción, no tuvo tiempo en medio de la pelea con su hermana, a no ser que tuviese superpoderes como Superman, que creo que no es el caso. 

Michael Myers quiere que lo dejen tranquilito en su casita

Llevándose algún que otro sustillo
Seguimos con las cagadas y la mayor la encontramos antes de salir el título de la peli. Y es que Michael Myers, al fin consigue lo que llevaba intentando 25 años, cargarse a su hermana Laurie Strode (Jamie Lee Curtis). La única personalidad interesante del film y la heroina mítica de la saga es vencida por el malvado a los cinco minutos de empezar el film, de una forma lamentable. A mí, ya personalmente dejó de interesarme la película, porque mi adoración por Jamie Lee Curtis es masiva y el hecho de que ya se hubiesen cargado su personaje, que ha sido una gran parte de la esencia de la saga, ya me parecía un auténtico sacrilegio. Pero bueno, haciendo de tripas corazón seguí viéndola, porque todavía me quedaba por aguantar. 

¿Pero qué coño hacen con la máscara de Michael Myers, que
cada vez se parece menos a la imagen original?

Emulando a ''El fotógrafo del pánico''
Ahora tenemos a un grupito de chavalitos reclutados para protagonizar un reality show (tipo Gran Hermano), ¡ojito!, desarrollado en la antigua casa de los Myers, donde el pequeño Mikey se cargó a su hermana mayor, siendo niño, al inicio de la "Halloween" original de John Carpenter. O sea, la historia no puede ser más demencial. Los chicos, un puñado de tontos del culo considerable, corretean por la casa de aquí para allá con camaritas, mientras otro puñado de chavales más subnormales todavía los ven a través de Internet mientras celebran una fiestecita de Halloween, entre cerveza y cerveza. Pues bueno, resulta que Michael Myers, obviamente, está por allí, sino no tendría gracia la cosa, y claro, los irá matando. Si mal no recuerdo, la razón homicida del señor Myers era debida a su afán por exterminar hasta el último miembro de su familia. Al matar a Laurie, su propósito estaba cumplido, ¿por qué seguir matando? Vale, porque sino no habría película, pero agarrándonos a la premisa original del film, el sinsentido general se convierte en más ridículo, en más absurdo, vamos, otra vez lo digo, en lamentable. 

¡Cu cu! ¡Michael Myers está en casa!

Busta Rhymes le patea el culo a Michael Myers
Del reparto ya no hablemos, exceptuando a la casi ausente Jamie Lee Curtis, la verdad es que la mayoría son un desastre. Pero sobre todo el peor es Busta Rhymes, el raperillo, al que yo no conocí hasta que me enteré que era la voz secundaria de la canción de "Don't Cha" de las Pussycat Dolls, que me parece verdaderamente insoportable, y encima el tío no sólo sobrevive sino que le calza una soberana paliza al propio Michael Myers, en una escena que es el colmo de la vergüenza, en la que imita a Jackie Chan (o a uno de esos del estilo, no recuerdo muy bien). Pero lo peor de todo es que, encima, convierten a nuestro Michael en un simio patético, alejado completamente de la imagen de asesino siniestro, de presencia fantasmal, que helaba la sangre fácilmente en el clásico original de Carpenter. En fin que la película es una auténtica mierda. 

Por ahí rueda una cabeza

*Como curiosidad, fue la última película de "Halloween" producida por el magnate Moustapha Akkad, asesinado en Jordania en 2005 en un atentado de Al-Qaeda. Esto posibilitó que el control de la saga pudiese caer en manos del director Rob Zombie, que en 2007 nos deleitó, para peor, con un asqueroso remake, que para mí, ya ha supuesto la sepultura definitiva para tan ilustre saga. En fin, ver para creer, no sé como a John Carpenter no le ha dado un infarto o una embolia de ver lo que un grupo de rufianes han hecho con su magnífica obra. Vuelvo a repetirlo, la película es un insufrible montón de mierda. Para esto, que hubiesen dejado a Michael Myers decapitado, habría sido un epitafio digno de una figura como la suya. 

La prota, Sara (Bianca Kajlich) se enfrenta a Michael Myers con una motosierra,
la escena está copiada de "Viernes 13, parte 5. Un nuevo comienzo"
Melannie Kinnaman peleando contra "Jason" con una motosierra
en "Viernes 13, parte 5. Un nuevo comienzo"

Por supuesto, no voy a mencionar ningún momento favorito, porque no lo tengo. ¡Cómo para tenerlo ante un espectáculo tan deplorable! Pero sí me voy a limitar a mencionar el que me parece el más lamentable, el más odioso y el más abominable, no sólo de la película en sí, sino de la saga completa. Por supuesto hablo, de ése en el que Michael Myers le asesta una puñalada mortal a su eterna rival, su hermana Laurie Strode (Jamie Lee Curtis). Un final repugnante para un personaje tan cojonudo y para una heroina de tal altura en el género. 

Hermano y hermana cara a cara por última vez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada