viernes, 4 de octubre de 2013

Las diabólicas (1955) de Henri-Georges Clouzot



Nicole (Simone Signoret) y Christina (Vera Clouzot) unidas
por el odio hacia el marido de la segunda
Se comentó que Alfred Hitchcock intentó ser el encargado de haber llevado al cine la novela "Las diabólicas" de Pierre Boileau y Thomas Narcejac. No obstante, un señor francés llamado Henri-Georges Clouzot se le adelantó. Este personaje, el señor Clouzot, tenía ya una excelente reputación en la cinematografía francesa, tras realizar películas como "El cuervo" o su obra cumbre "El salario del miedo" y francamente yo creo que alcanzó su genialidad en el mundillo tras realizar este magistral y tenso thriller, digno del mismímo maestro del suspense, de hecho a Clouzot se le llegó a denominar el "Hitchcock francés". Y la verdad, posee virtudes de sobra para haberse merecido tal calificativo. "Las diabólicas" es una excelente película de suspense, enormemente efectiva a la hora de enganchar fácilmente al público con una trama repleta de tensión e intriga.

Un veneno letal

Un buen baúl para transportar un muerto
La película nos sitúa en un internado para niños, dirigido por el despreciable Michel Delassalle (Paul Meurisse). Este tipo es un déspota que trata fatal a su pobre esposa Christina (Vera Clouzot, esposa del director de la peli), bastante delicada del corazón. Resulta que a la vez, el tipo este mantiene una especie de affair (nos lo dejan caer sin ser muy concretos en el tema, aunque me parece que no deja lugar a dudas de que la existencia de unos claros cuernos) con una de las profesoras del internado, Nicole Horner (Simone Signoret). Estas dos mujeres, que supuestamente deberían ser rivales debido a su relación con Michel, acabarán uniéndose por un objetivo común, acabar con la vida de este miserable y así dejar de sufrir sus constantes maltratos. Así que planearán la forma de matarlo de tal manera que todo parezca un accidente y así quedar libres de toda sospecha. Pero como es natural, planificar un crimen perfecto no resultará tan fácil como parece a priori


Ahogando a Michel Delassalle (Paul Meurisse) en una bañera

Ahora toca deshacerse del muerto
Analizando el film, realmente no veo que se le pueda poner ninguna pega. A pesar de su antigüedad me parece que permanece bastante fresca, en lo referido al argumento, incluso hoy en día. Tiene un ritmo trepidante que ayuda a seguir la película con extrema facilidad (nada que ver con los truñazos franceses típicos de la nouvelle vage que serían tan abundantes durante los sesenta). Señalar en cuanto a aspectos técnicos, una sombría fotografía en blanco y negro deudora de las obras más reconocidas del expresionismo alemán (al menos a mí me ha recordado bastante a pelis de ese período por ese marcado contraste entre las luces y las sombras), incluso del cine negro norteamericano. En cuanto a la línea argumental, he de comentar una cosa que he leído en varios post en los que se ha comentado esta película, en los que se señalaba que éste fue un film clave para la creación del thriller en sí y que fue infinitamente copiado por un buen puñado de pelis de suspense, la mayoría norteamericanas, incluídas sendas obras de Hitchcock. 

A esta piscina tiraron el cadáver del Sr. Delassalle, pero al vaciarla no hay ni rastro de éste
 
Ése que aparece en la fotografía parece el Sr. Delassalle,
pero ¿no se supone que está muerto?
Ante esta absurdez, sí que debo decir que me parece algo desproporcionado decir que "Las diabólicas" se haya convertido en una pieza de inspiración para crear el thriller norteamericano. Que "Las diabólicas" sea un magnífico thriller no implica, ni mucho menos, que haya sido un film antecesor para la creación del género en sí, aún habiendo aportado su granito de arena. De hecho la temática presentaba en el argumento no distaba ni un ápice de muchas ya mostradas por Hitchcock, lo que haría casi seguro más acertado el hecho de decir que en todo caso, Clouzot había tomado más influencias de Hitchcock que al revés. Pero bueno, con esto no quiero ponerle pegas al film sin más propinar algún puntapié a algún listillo que de manera muy creída, seguramente para dárselas de instruído intelectual, quiera destacar más esta película, por ser francesa, en contra de las norteamericanas, que siempre parece uno quedar de más guay cuando se sobrevalora lo europeo (más bohemio) que lo hollywoodiense. Dicho todo esto, poco más queda por añadir. "Las diabólicas" es una gran obra maestra del cine de suspense, posee todos los méritos para ser disfrutada en todas las categorías que presenta (técnicas, actorales, argumentales,...). A destacar el magnífico y sorprendente final, que como bien señala una voz en off al cierre del film (en esto sí que fue antecesora esta película francesa), no seré "diabólico" y no lo desvelaré, con la intención desde mi humilde persona de incitar a todo aquél que pueda leer estas palabras a que se anime a descubrirlo. Seguro que no le dejará, para nada, indiferente. 

El comisario Fichet (Charles Vanel) intentará aclarar el entuerto

*MI MOMENTO FAVORITO: como ya he dicho, el maravilloso y sorprendente final, que por orden del mensaje que cierra el film, no puedo desvelar. Sí apunto que la peli nos deja con una incógnita. A este chico llamado Moinet, siempre lo castigaban por decir mentiras. No obstante, una de esas mentiras resultó ser cierta. Ahora supuestamente lo vuelven a castigar por soltar otra de sus patrañas, pero ¿en esta ocasión el chiquillo está también diciendo la verdad? Como no sabréis a qué me refiero, aquéllos que no habéis visto el film, animáos a descubrir de qué estoy hablando. 

Moinet, un pequeño embustero, ¿o no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada