miércoles, 9 de octubre de 2013

La matanza de Texas, la nueva generación (1994) de Kim Henkell



Jenny (Renée Zellwegger)
De verdad, llamar mierda a esto, es hacerle un halago. Es verdaderamente lamentable, lamentable, lamentable. Lamentable que un grandísimo clásico del género de terror como "La matanza de Texas" se haya visto reducido a semejante montón de basura. Lamentable que encima el director sea Kim Henkell, uno de los autores del guión del film original, que se supone que al menos el proyecto estaba en manos que dominaban el tema. Lamentable todo en conjunto, los actores, la puesta en escena, es todo su contenido algo bochornoso. La cuarta película de "La matanza de Texas" no puede ser más insultante para el nombre que porta. Nos presenta la irrisoria historia de cuatro adolescentes (entre ellos una jovencísima Renée Zellwegger, antes de ser Bridget Jones), que salen borrachuzos del baile de graduación y atropellan a un tío en medio del bosque. Cuando van a pedir ayuda los socorre un lunático (el señor Matthew McConaughey, también antes de ser popular, claro) que es miembro de una familia caníbal, entre los que se encuentra Leatherface, bueno o al menos algo que quieren hacernos creer que es Leatherface. Denominemos a Leatherface como un travesti con motosierra absolutamente patético que no sólo insulta la figura espeluznante del original, sino que le da destroza, la humilla y se caga en ella con total descaro. 

El desquiciado de Vilmer (todo un ejercicio de pobre sobreactuación
por parte de Matthew McConaughey)

Unos adolescentes idiotas para una película más idiota
Verdaderamente, la historia es una auténtica mierda, no interesa nada y aburre hasta a las piedras. Se trata de una película tan deprimente que no puede ni alcanzar el denominativo de Serie Z. Es curioso ver los debuts de posteriores estrellas como la futura Bridget Jones o el futuro ex de Penélope Cruz. Increíble ver que incluso uno de ellos ha acabado ganando un Oscar, viendo de donde provenían. La película es tan mala, que duele verla, en serio. Lamento mucho el día que se topó en mi camino y tuve la desgracia de verla. O la hicieron con la mayor desgana del mundo o no se explica cómo pudieron parir semejante mojón infecto. 

Mirad esto, por favor. ¿Pero quién se puede tomar en serio a este Leatherface?

De verdad, no sólo es que sea una de las peores películas de ¿terror? que se hayan hecho nunca, sino que sin duda es una de las peores películas que he tenido la desgracia de ver. Y es que no me voy a extender más hablando de ella, es mala a reventar, ya está. Una pena que hicieran caer tan bajo toda una magnánima leyenda del terror. 

Un cameo de Marilyn Burns, la inmortal heroína de la peli original

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada