martes, 22 de octubre de 2013

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980) de Pedro Almodóvar



Pepi (Carmen Maura)
Cuando estaba viendo este cochambroso experimento de cine de clase Z semipornográfico, se me vino a la cabeza lo bien que podría haber encajado en él el señor Divine (sí señor, porque Divine, a pesar de su apariencia era un señor), ese travello gordo sin ningún tipo de escrúpulos hasta a la hora de comerse una mierda, tal cual, protagonista en 1972 de esa asquerosidad llamada "Pink Flamingos" del inefable autor de cine basura, John Waters, un bodrio lleno de imágenes desagradables para llamar la atención. Pues bien, "Pepi, Luci, Bom" me la ha recordado mucho y es que Almodóvar creo que se gana a pulso el título del "John Waters español", es decir un autor de cine basura. ¿Cuál es la diferencia? Que a John Waters en su vida le darían un Oscar y a Almodóvar a algún listillo (no me extrañaría que con algún síntoma de ligero retraso mental) se le ocurrió considerarlo un genio. Pero a mí que no me vendan la moto, Almodóvar me parece un director basura, porque prácticamente es basura lo que nos ha ido desfilando por la pantalla, sólo que ha tenido la suerte (como muchos otros palurdos) de que su trabajo haya sido considerado lo suficientemente atractivo como para tenerlo en cuenta como digno de estudio. 

Pepi con Luci (Eva Siva) y Bom (la cantante Alaska)

¿Alguien diría que Alaska tenía 17 años?
Si parece más vieja que hoy en día
John Waters evolucionó y acabó haciendo películas más normalitas (véase mi adorada "Cry Baby" o "Los asesinatos de mamá"), manteniendo su estilo peculiar sí, pero con un manejo del humor negro envidiable que ya quisiera este señor palurdo manchego (y lo de palurdo no se lo digo en base a su filmografía execrable, sino al sin fin de catetadas que le he oido decir en muchas declaraciones), que aunque también llegó a hacer films mejores, hay que reconocerlo (tampoco era muy difícil) siempre ha estado encasillado en cierto sentido en un monotema bastante cansino (y hablo por norma general y con conocimiento de causa de su carrera cinematográfica), por muchos dobles sentidos morales que quieran buscarle a sus absurdas historias (y otra vez repito, hablo por norma general). Decir que "Pepi, Luci, Bom" es una mierda, creo lo doy por sentado en base a mis puntualizaciones hechas anteriormente, así que no me voy a parar en atribuirle los descalificativos que se merece. Es un bodrio verdaderamente infumable, disfrazado de film liberal y rompedor con el rollo del trasfondo de la movida madrileña de los ochenta. No sé, quizás en su momento pudo ser llamativo dentro de lo estrambótico que podría haber resultado, pero de verdad, visto hoy en día, me parece un truño absolutamente deleznable y verdaderamente dañino para el cine español, si es que a alguien se le ocurre destacarlo como clásico del cine patrio. Quizás suene un poco fuerte lo que voy a decir, pero en mi opinión, me da la sensación de que se trató de una película hecha por personas que abusaban del consumo de unas cuantas drogas, para personas que abusaban del consumo de otras tantas drogas, porque de otro modo dudo mucho que alguien con dos dedos de frente se pudiese llegar a tragar semejante bazofia. 

Meándole en la cara a Luci y ésta encantada, desde luego
no faltan muestras de genialidad en esta "ilustre" película ¿verdad?

Cameo del "genio" Pedro Almodóvar
Lo que me horroriza es que cómo demonios se puede seguir encumbrando a este personaje como gran genio creador viendo los horrores que ha llegado a filmar. Una cosa es ser provocador, revolucionario y original y otra muy distinta es directamente ser un guarro sin escrúpulos y Almodóvar (como el John Waters primerizo) está más cerca de lo segundo. En fin, una mierda, lo peor es que la mayoría del cine de Almodóvar no evolucionó mucho más por muy en consideración y en estima que se le tenga. O por lo menos yo no he sabido vérsela (la evolución), y mirad que me he tragado películas suyas, por curiosidad cinematográfica, más que por gusto. He llegado a oir decir que personas como yo que somos tan críticos con Almodóvar, somos unos enemigos acérrimos del cine español. Así que diré muy tajantemente que, de eso nada. La pena es que Almodóvar se ha convertido en un estandarte de nuestro cine y eso me parece muy malo, porque en cierto sentido y lo digo muy en serio (a pesar de lo que digan los críticos y de los premios que le han dado y todas estas historias), Almodóvar ha potenciado a que muchas de las películas españolas sean rebajadas de categoría y se hayan hundido en unas estructuras narrativas muy similares y monotemáticas. 

Un grupo de cantantes que no han visto el jabón en veinte años

Yo apoyo el cine español de calidad, en este blog he comentado dos obras maestras españolas de Narciso Ibáñez Serrador, "La residencia" y "¿Quién puede matar a un niño?", dos pedazo de clásicos como la copa de un pino procedentes de nuestro país cuya grandeza ya hubiese querido raspar cualquier peli de Almodóvar. La pena es que es uno de los más grandes representantes del Séptimo Arte en España, aunque para mí, es un director que ha convertido en su seña personal, el frikismo, lo repelente, la basura y el mal gusto, y no precisamente para bien, aunque ha tenido suerte y ahí está, encumbrado en lo más alto. Para que luego la gente se sorprende de si en el extranjero nos consideran bichos raros, normal si nos conciben como estereotipos de los personajes de films de Almodóvar. 

''Hagas lo que hagas, ponte bragas''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada