viernes, 14 de noviembre de 2014

Ángel de venganza (1981) de Abel Ferrara



Thana (Zöe Lund), la indefensa joven sordomuda protagonista
Tras haber hecho ese bodriazo infumable llamado "El asesino del taladro", Abel Ferrara acertó de pleno realizando este pedazo de clásico grindhouse de auténtico culto. En la línea de las exploitations de los setenta, recogiendo el testigo de "El justiciero de la ciudad" con Charles Bronson, añadiéndole unas gotitas de "Repulsión" de Polanski, Abel Ferrara nos presentó una de las piezas más representativas del subgénero de las rape movies (o sea ésas que presentan argumentos con violaciones y venganzas sádicas). El film está protagonizado por una excelente Zöe Lund (acreditada como Zöe Tamerlis), fallecida en 1999 a consecuencia de su adición a las drogas, la cual interpreta a Thana, una joven sordomuda que tiene la desgracia de vivir en un mismo día, dos desagradables y espantosas situaciones. 

Thana asaltada

El agresor de Thana no tiene un buen final
De camino a su casa desde el trabajo, es violada en un callejón por un tipejo enmascarado. La pobre regresa a su casa, y tiene la mala suerte de ser nuevamente agredida sexualmente por otro desgraciado que ha entrado en su humilde morada. Pero, en esta ocasión Thana consigue reventarle el cráneo a su asaltante con una plancha. Desde entonces, después de tan traumáticas vivencias, la joven ya no será la misma. Como bien indica su título (en español), la chica se convertirá en una especie de ángel vengador, y saldrá por las noches, acompañada de un revólver, para acribillar a balazos a todo tipo de misóginos criminales, violadores, chulos, traficantes y demás chusma en general. A medida que va pasando el tiempo, su tremendo odio por el sexo masculino, irá tornándose en una peligrosa y peligrosa obsesión. 

Thana se pone guapa para salir a matar gentuza

Cuatro aspirantes a fiambres
Destacar del film esa prodigiosa estética underground, muy característica de su realizador, esa estridente banda sonora (muy típica de la época) que acompaña muy bien las andanzas de esta peculiar y sanguinaria vengadora, la solvente realización de la película; muy profesional, muy correcta, bastante alejada del estilo más amateur y cochambroso de "El asesino del taladro", con una escenificación más cuidada y por supuesto, como ya he dicho antes, la portentosa actuación de la protagonista, auténtico alma del film, que consigue con su frialdad transmitir muchos más sentimientos que actrices más reputadas y de mejor con mejor consideración y premios (sobre todo del panorama artístico actual). También me parece muy digno mencionar ciertos detalles del film que irradian cierto coraje, al resultar políticamente incorrectos, como por ejemplo, el hecho de que la protagonista vaya vestida de monja (arrebatadoramente sexy), para prepetrar una matanza descomunal, a modo de expiación de los pecados de la degeneración inherente al género masculino; un doble sentido muy particular, ¡con un buen par! En resumidas cuentas, "Ángel de venganza" una joyita grindhouse, maravillosa, de las mejores del subgénero y todo un deleite para los admiradores de este cine directo, sin tapujos y por supuesto, tan poco correcto.
 
Una implacable justiciera

*MI MOMENTO FAVORITO: el tramo en el que Thana (Zöe Lund) la arma bien gorda en el interior de un recinto, durante un baile de disfraces, vestida de monja.

La monja pistolera, todo un icono del grindhouse

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada