lunes, 10 de noviembre de 2014

Tesis (1996) de Alejandro Amenábar



Ángela (la sosísima Ana Torrent)
Me he hartado de leer (y escuchar) montones de críticas (muchas de ellas de peña supuestamente experimentada en el mundo del cine) acerca de lo maravillosa que es "Tesis", de la obra tan cojonuda que es, del talento que Amenábar demuestra tras la cámara, del gran trabajo actoral, de la excelente realización, etc. Es más, he llegado a quedarme atónito, ante múltiples comparaciones que se han llegado a hacer entre Amenábar y el mismísimo maestro del suspense, Alfred Hitchcock. Ante semejante aluvión de halagos, lo mínimo que cabría esperar, suponiendo que se tratasen de críticas lo más objetivas posibles, es que "Tesis" fuese un prodigio del Séptimo Arte, algo cercano a una obra maestra. Bueno, mi opinión personal del film se divide en dos partes, una positiva y otra negativa. Objetivamente no me parece el pedazo de obra maestra que se proclama, ni el torrente de buen saber cinematográfico que muchos señalan como inherente a su director, en absoluto. Subjetivamente, pues la cosa ya sale aún más perjudicada. 

¿Una cinta de vídeo puede llegar a matar?

El frikazo de Chema (horroroso Fele Martínez)
No voy a negar que "Tesis" presenta cosas buenas, por ejemplo, su argumento. En lo personal la historia, la trama y cómo van sucediéndose los acontecimientos, creo que están bastante bien, el film consigue enganchar desde el principio y resultar intrigante y entretenido a grandes rasgos. De todas formas considero que quedaron varios detalles por pulir, los suficientes como para no alabar el escrito como un trabajo brillante de guionización (por ejemplo, la forma tan patatera y alpargatera que tiene de rematarse la historia en su último acto). Pero lo peor de todo, y me parece indignante que los haya quienes intenten vendernos "Tesis" como algo meritorio de alabar en todos los sentidos, para ser entendido en cine, es que se pasen por alto las pésimas cualidades técnicas del film. Vale, que sé que Amenábar era un director nóvel (muchos dirán) y no curtido en el terreno profesional a la hora de hacer cine, ¡claro está! Pero hay muchos otros proyectos, configurados por directores amateurs, con muchísimo más nivel visual, y un talante más brillante a la hora de realizar un film. Mencioné este mismo ejemplo en mi comentario del film "Aquarius" de Michele Soavi, de 1987. 

Estos dos se las darán de investigadores

¿Es Bosco (Eduardo Noriega) tan malote como pinta ser?
Soavi era un inexperto absoluto cuando hizo tal film, no obstante supo elaborarlo con una corrección técnica que ya hubiese querido Amenábar ni tan siquiera imitar en esta "Tesis". Pero claro, "Aquarius" es arrebatada de todo halago, en cambio "Tesis" gracias al renombre de su realizador, se lleva la palma a la hora de recibir alabanzas. Es un simple ejemplo para explicar lo que quiero señalar. Lo peor de todo no es que "Tesis" sea horrible desde el punto de vista estético, cuya dirección es monótona, estática, banal, poco atractiva; lo peor es el bochornoso trabajo del elenco de actores, a cual más malo. La desastrosa labor del casting (pésimo, patético hasta decir basta), lastra mucho que uno se pueda compenetrar con lo sucedido en la película. No hay más que ver a la rancia Ana Torrent, poniendo cara de palo, cuando supuestamente está a punto de ser asesinada o al nefasto Fele Martínez componiendo un personaje la mar de ridículo y cargante, o al hiper-sobreactuado Eduardo Noriega poniendo caritas de malote interesante, para que te sea imposible evitar unas cuantas risas involuntarias. El tramo final es más digno de una comedia disparatada que de un film de suspense serio y sólido, en serio, es esperpéntico. 

¿Te hace una snuff movie?

Por ello, ¿qué conclusión saco? Pues que "Tesis" era una película que prometía, su guión (algo mejor pulido) daba para hacer un trabajo mucho más interesante y más serio, pero que debido a una dirección muy patatera (y sí, Amenábar mejoró con el tiempo, todo hay que decirlo) y una elección de actores que no pudo ser más errónea, para mí se queda en un quiero y no puedo muy incómodo. Pero bueno, a todo quisqui le da por decir que es una obra maestra y que Amenábar estuvo a puntito de quitarle el título a Hitchcock, como "maestro del suspense", en fin, cada uno es libre de opinar lo que desee.
 
''Hola, soy Ángela. Van a matarme y yo sigo con la misma cara de pánfila...''

*MI MOMENTO FAVORITO: ése en el que la prota, Ángela (Ana Torrent), decide poner la cinta de vídeo (leitmotiv de la historia) y pone la pantalla en negro para no visualizar su contenido. En ese instante sólo se escuchará el audio, que son unos gritos agónicos. Creo que es el mejor momento del film, porque consigue crear en el espectador la intriga de qué hay filmado en dicha cinta. 

La cinta da mal rollito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada