martes, 11 de noviembre de 2014

La noche de los muertos vivientes (1990) de Tom Savini



Los protas, Ben (Tony Todd) y Barbara (Patricia Tallman)
Francamente me decepcionó un poco este remake de "La noche de los muertos vivientes" de 1968. La película no me parece una mierda, todo sea dicho, de hecho agradezco la puesta al día que se hizo de un clásico tan grande. Pero sinceramente, por el hecho de contar con el propio George A. Romero en el guión, o con el gran Tom Savini en la dirección, se me hizo muy descafeinada. ¿Cómo podría haber sido mejor? Pues simplemente, mucho más sangrienta. De verdad, las dos secuelas de la original, "Zombie" y "El día de los muertos" se comen literalmente a este remake en cuanto a brutalidad y sangría. El film no está mal hecho, tiene buenos efectos, pero se ve muy light. Hay poca hemoglobina, y la verdad, se echa en falta. En ningún momento se ve una orgía sangrienta, una banquete de tripas, nada de nada. Cuatro tiritos en la cabeza, un par de cortecitos por aquí, un mordisquito por allá. Poca cosa. En el apartado gore es muy pero que muy poca cosa y eso le resta mucho tratándose del tipo de película que es. No se puede concebir que un film de 1978 sea el triple de visceral que uno de 1990 por mucho homenaje a un film de 1968 que se haga. Para eso directamente no haberlo hecho.

Los zombies se acercan...

...y hay que contenerlos
En el apartado técnico, la película como he dicho no está mal. Savini cumple como director, ofrece un par de sustos bien traídos, aunque se pierde el suspense tan genialmente conseguido en la original, pero también es de esperar, hay que tener en cuenta que todo lo que pasa, prácticamente ya nos no lo sabemos, al ser un calco casi exacto del film de Romero. En cuanto a las actuaciones, hay pros y contras. Me gustan mucho Tony Todd (el futuro Candyman) que me parece el mejor sin dudas, y Tom Towles, el tipo que hace de Cooper su oponente más claro del anterior. Por el contrario, sinceramente, no aguanto a Patricia Tallman y su personaje de Barbara. Increíble y desmesurado que una tipeja tan pava como ella, cobarde y raquítica se convierta de golpe y porrazo en Lara Croft y que maneje un arma como si lo hubiese hecho de toda la vida. Prefiero a la Barbara antigua, que era un personaje florero y rancio, sí, pero era más creíble (¡una pena que el personaje no tenga el mismo final que el de la original).  

Di aaaahhhh

Por lo demás es una película muy normalita. La verdad es que no me extraña que fuese poco exitosa, poco tiene que ofrecer ni al mundo del cine de terror y a las películas de zombies. Es para ver una vez y ya. Recomiendo cien mil veces más la original, pero claro por ello ésa es un gran clásico del género y ésta pues una peliculilla del montón, que si no fuera por cuatro o cinco efectos bien hechos y la fama del título que la precede, pasaría por ser una cutre serie B como muchas otras carente de interés.

Éste entra como Pedro por su casa

*MI MOMENTO FAVORITO: cuando aparece la niña zombie (personaje que no puede faltar en toda peli con muertos vivientes incluidos)...

''Me he comido a mamá, pero aún tengo más hambre''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada