sábado, 8 de noviembre de 2014

Caníbal feroz (1981) de Umberto Lenzi



Pobres incautos de paseo por la selva
Nada más y nada menos que prohibida en 36 países fue este film en 1981, entre los cuales no estuvo España que conoció su estreno en versión íntegra además, gran ejemplo de progresión en nuestro país tras una dictadura de 30 años, curioso ver que en 2009 conocimos un bochornoso caso que nos hizo retroceder al pasado con la censura del film "Saw 6", ¡qué gracia me hace! En fin, sin comentarios. Bueno, este film es junto con "Holocausto caníbal" la película más popular de ese desagrable subgénero de explotación, tan popular a principios de los ochenta, aún más potenciado tras el monumental éxito de la propia "Holocausto caníbal", que fueron las películas de caníbales (las cuales bebían a la vez de los conocidos como mondos). Volvemos a encontrarnos en la dirección el nombrecito que propició el arranque de dicho subgénero en pantalla, el señor Umberto Lenzi, que había bautizado la moda en 1972 con el film "El país del sexo salvaje"

Indígena melenudo dándose un atracón de gusanos

Zora Kerova y Giovanni Lombardo Radice muy acaramelados
Con una premisa parecida al famoso film de Deodato, hay que decir que en nivel de violencia y sangre ésta supera a "Holocausto caníbal", de hecho me atrevería a afirmar que de verdad es una de las películas más bestias y brutales que he visto en mi vida, porque tiene escenas que provocan un impacto shockeante, y resultan verdaderamente asquerosas y repugnantes (véase una castración gráfica, un cuerpo abierto en canal y sus tripas extraídas, unos pechos atravesados por unos garfios,... ¡telita!), no digo esto como un defecto, porque es más, la labor artística del maquillaje es impecable, suprema, consiguiendo dar un nivel de realismo al gore que de verdad sigue sorprendiendo muchísimo (además teniendo en cuenta que han pasado más 30 años por ella). La historia es más simple que la de "Holocausto caníbal", aunque también se ve muy presente la crítica contra la sociedad "civilizada" que puede actuar como auténticos asesinos depravados con los que creen inferiores, siendo los caníbales más nobles incluso (dentro de su ferocidad) que los seres llamados cabales. 

Duele con sólo mirarlo

Destripamiento al canto
Sin embargo pierde gran parte del realismo que el film de Deodato tenía al estar rodado en estilo documental, lo que por otro lado, en el apartado visual le hace ganar puntos a ésta ya que es evidente que tiene mejor calidad técnica, mejor fotografía y en general mejores medios, pero claro la mala calidad era intencionada en el film de Deodato para dar ese aire agobiante de documental veraz. Realmente no me decanto por ninguna de las dos, ambas me parecen, por un lado, muy buenas, provocadoras e impactantes, desde luego no dejan indiferentes a nadie (y eso en una obra cinematográfica tiene su gran mérito), aunque por otro no se puede negar que pecan en el mismo y bochornoso defecto (muy en la línea lamentablemente, de otras de temática similar); la inclusión en el metraje de muertes reales de animales; la más hiriente en la que vemos como un pobre animalillo (es que no sé exactamente de qué clase era, una especie de mono-rata) es estrangulado agónicamente hasta la muerte por una anaconda. Sinceramente hay que ser muy hijo de puta y tener mucha sangre fría, para estar rodando una escena así tan brutal y permanecer inmune. 

Preso por los caníbales

Pero bueno, cerdos de inhumana categoría los hay en todas partes. Como amante del cine extremo he de decir que me gusta "Caníbal feroz", como amante de los animales, pues lógicamente, la repudio. Una incómoda dualidad, subsanada con la existencia de alguna versión en la que no esté presente el material de violencia gráfica contra los animales, que afortunadamente, se puede remediar con básicos conocimientos de programas de edición de vídeo, yo me cree mi propio montaje del film, y no hace falta más que aprender a cortar y pegar en un programa tan sencillito como el Movie Maker, es la única forma en la que el visionado de "Caníbal feroz" puede hacérseme disfrutable.

A cogote descubierto

*Como curiosidad, el simple hecho de haber visto esta película habría servido para desmentir el bulo tremendista de que la muerte de los actores de "Holocausto caníbal" había sido real, y por consiguiente también se habría destapado que dicho film no era un documental veraz. La razón es porque aparece Perry Pirkanen, uno de los cuatro cerdos repelentes que habían protagonizado hacía un escaso año el famoso film de Deodato. No fueron muy hábiles en su coartada, si se estipulaba por contrato que dichos actores debian haber permanecido escondidos para fomentar la negra leyenda urbana de "Holocausto caníbal"

El comemierda de Perry Pirkanen, se ve que no fue pasto
de los caníbales como nos habían intentado hacer creer

*MI MOMENTO FAVORITO: la espeluznante y dolorosísima muerte del personaje de Zora Kerova. A la pobre le clavan unos garfios en los pechos y la dejan colgada de ellos hasta morir. 

Agonía en estado puro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada