viernes, 21 de noviembre de 2014

La medusa (1964) de Terence Fisher



Cuerpos convertidos en piedra
Aquí otro de esos títulos dorados de la productora británica Hammer Films, con la participación del trío maestro del estudio, Terence Fisher en la dirección y los inconmesurables Peter Cushing y Christopher Lee de protagonistas. El film nos presenta una historia bastante curiosa, pasada por el inconfundible filtro característico de su productora, en el que se nos mezcla de manera brillante elementos de la mitología griega con los típicos del terror gótico, predominante en dicha época. Recordemos pues el mito de las hermanas gorgonas, tres seres perversos, de la cual la más malévola era Medusa, la cual portaba serpientes por cabellos y era capaz de petrificar a cualquiera que la mirase fijamente a los ojos. Pues bien, la acción del film (denominado según diferentes fuentes como "La medusa" -título por el que originalmente yo la conocí- o "La leyenda de Vandorf") se sitúa en un pueblecito alemán de principios del siglo XX, Vandorf. Resulta que la comunidad se ha visto asediada por una serie de misteriosas muertes, cuyas víctimas han aparecido convertidas en piedra. 

El Dr. Namaroff (Peter Cushing) sabe más de lo que cuenta sobre estas muertes

Carla (Barbara Shelley) también oculta algo
La gente tiene un miedo atroz y es que, todo parece indicar que los crímenes se suceden durante las noches de luna llena. No obstante, hay algo que se dice, el médico del pueblo, el Dr. Namaroff (Peter Cushing), parece conocer algo acerca del misterio, pero lo guarda con mucho recelo. Será cuando entren en acción el joven, Paul Heitz (Richard Pasco), hijo de una de las víctimas, y del instruido profesor Meinster (Christopher Lee), el cual no le tiene nada que envidiar a Sherlock Holmes, que intentarán esclarecer los asuntos turbios que se ciernen sobre el pueblo. Pues bueno, señalar varias curiosidades, la primera de ellas es que, muy en la línea de los trabajos personalistas de la productora, el guión, aunque toma ciertos aspectos de la criatura mitológica protagonista, hace gala de muchas libertades y variaciones; la más destacable es por ejemplo que se denomine a la gorgona causante de las muertes como Megara y no Medusa (es más según la leyenda real ninguna de las hermanas se llamaba así, aparte de Medusa estaban Esteno y Euríale). 

El Prof. Meinster (Christopher Lee) intentará esclarecer algo el misterio

Christopher Lee y Peter Cushing cambian
sus habituales roles de héroe y villano
Lo segundo que me llamó la atención es el gran número de elementos característicos de otras pelis míticas de la Hammer que se incorporan en la historia, véase ese toque de científico loco a lo Frankenstein, el tema de que los crímenes sean cometidos a la luz de la luna como los ataques del hombre lobo, o la invetigación a lo Sherlock Holmes; lo cual demuestra el marcado signo identificativo que lleva arraigada la peli a su productora, lo cual la convierte, como ya he dicho antes, en uno de los trabajos más notables y acertados de la misma. Lo tercero es el detalle de que en esta ocasión, sea Christopher Lee quien adopte el papel de héroe y Peter Cushing el de villano, por lo general solía ser al revés. Aunque eso sí, debo decir que a pesar de este detalle, ambos demuestran su profesionalidad y su gran saber hacer para la confección de sus personajes. Por lo demás, poco más que añadir, a destacar una vez más esa impresionante atmósfera y dirección artística, tan excepcional y conseguida como otros trabajos tan característicos de la Hammer y una trama, que si bien puede presentar un esquema un tanto previsible acerca de los hechos acontecidos, se deja ver a la perfección, es entretenida y lo suficientemente sólida. Una vez más digo, amantes del terror hammeriano, horror gótico y adoradores de los films del género de tono más clásico; ¡no os la perdáis!

¡Cuidado, no mires fíjamente a la gorgona!

*MI MOMENTO FAVORITO: fiel a la leyenda, la medusa acaba siendo decapitada...

Esas serpientes están a punto de rodar por el suelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada