sábado, 1 de noviembre de 2014

Hellbent (2004) de Paul Etheredge-Ouzts



Un Halloween de auténtico cancaneo homosexual
Bueno, mi intención era comentar esta película ayer que para eso fue Halloween y este film precisamente se desarrolla durante la noche de Difuntos, pero paradójicamente en dicha noche tan terroríficamente señalada viví una trágica experiencia, la muerte vino a "visitarme" a consecuencia de una desgracia familiar. En fin, así son las cosas, para mí esa frase de "noche de difuntos, fantasmas y brujas aparecen juntos" tuvo un significado literal, la vida a veces es muy pero que muy puta. Por eso el cine siempre puede ser una gran evasión a tanta mierda y una gran chorrada como "Hellbent" consigue ser la mar de distraida. "Hellbent" desde luego es una película totalmente atípica. Atípica en el sentido de que se trata de un proyecto claramente diferencial en el amplio mundillo de los films slashers o de carnicerías adolescentes. Y es que "Hellbent" no deja de ser un slasher al uso, con todos sus clichés y características, sólo que tiene la peculiaridad de que va enfocada a un público gay, de hecho el 99% de los personajes son chicos homosexuales, los cuales irán siendo presas durante la noche de brujas, de la ira de un asesino cabrón, con muy malas pulgas, que va disfrazado de demonio. 

Cuidadito con los calentones esporádicos...

...que este demonio cabroncete...
Por todas partes he leído críticas poniendo a esta película literalmente a parir, que si es una mierda, que si es patética, que si es mala a rabiar y bueno, francamente, estando lejos de ser una maravilla ni un clásico, ni nada de eso, la película a mí no me pareció tan abominable. De hecho visualmente, para ser un film de escasísimo presupuesto, está bastante bien resuelta, filmada con estilo y haciendo gala de una fotografía bastante cuidada, algo que ya se agradece, teniendo en cuenta sus limitaciones. El tema de la homosexualidad, se presenta con soltura, con normalidad, no extralimitado, ni cargante; sí es cierto que algunos personajes "pecan" en consideración de retratarse como el estereotipo de las "maricas locazas", pero al fin y al cabo, eso se adquiere mediante un tono burlesco que en lo personal no me resultó ni degradante para el colectivo gay, ni nada por el estilo. Por otro lado, decir que "Hellbent" no escatima en sangre y tiene algunas escenas bastante gore y asesinatos potentes, nada extremos, pero sí lo suficientemente gráficos para contentarnos a los fans de este tipo de pelis con psycho-killers enmascarados. 

...le tiene una gran tirria al colectivo gay...

Argumentalmente, pasando por alto el novedoso enfoque gay, el film sigue los parámetros de cualquier otro típico slasher, una historia muy simplona, directa al grano y con los ingredientes de sobra conocidos por los fans de dicho subgénero. En lo personal, a mí no me desagradó para nada esta película, me pareció un tanto original, entretenida y lo suficientemente bien realizada como para hacer disfrutable su visionado. Una opción distinta para tener en cuenta algún que otro Halloween. Termino este comentario deseando a toda la peña que sea feliz, que intente no decaer ante los problemas y que en la medida de lo posible tire para adelante, y os lo digo en una de las peores, más asqueantes y deprimentes rachas de mi existencia, un abrazo para todo quisqui.

...y luego vienen las terribles consecuencias

*MI MOMENTO FAVORITO: esa escena en la que el asesino, ensarta con su hoz, uno de los ojos del protagonista (Dylan Fergus), que resulta ser de cristal, afortunadamente para el pobre chaval. 

Ojos que no ven...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada