sábado, 15 de noviembre de 2014

I spit on your grave (2010) de Steven R. Monroe



La prota, Jennifer Hills (Sarah Butler)
Remake del clásico de la exploitation setentera, "La violencia del sexo" de 1978, el cual sigue exactamente la línea argumental que su antecesora. Una joven escritora, Jennifer Hills (Sarah Butler) alquila una cabañuca en el bosque, para poder concentrarse bien y así escribir su última novela. Pero, la pobre no logrará disfrutar de esa tranquilidad que iba buscand, sino todo lo contrario. Una noche, cinco asquerosos paletos del pueblo cercano, irrumpen en la cabaña y la violan de manera excesivamente violenta. A duras penas, la chica consigue eludir a sus agresores y recuperarse del shock y de las múltiples heridas que sus atacantes le propiciaron y serán entonces cuando planee una sádica y sangrienta venganza contra esta detestable panda de cabrones sin sentimientos. ¡Es hora de aplicar la ley del ojo por ojo!

Tres de los asquerosos violadores de Jennifer, a la derecha Rodney Eastman
(visto más jovencito en "Pesadilla en Elm Street 3" y "Pesadilla en Elm Street 4")

Jennifer es atacada
Bueno, debo decir que como remake no está nada mal, puesto que en esta década está implantada la moda de los remakes y como consecuencia de ello ha salido cada engendro que destrozaba la película original de manera tan devastadora, que éste, en comparación con otros más desastrosos, resulta bastante notable. Eso sí, en lo personal no me pareció ni la mitad de sobrecogedora que la película de 1978, no por el hecho de poder achacarle un cierto edulcoramiento (que no lo hay, porque el film es violento de cojones) ni porque no tenga gore (que lo tiene, y bastante), sino porque en sí las situaciones en este remake, me parecieron más forzadas, más exageradas y en un gran nivel, tan desproporcionadas que no me transmitieron ese malestar producido por esa incómoda sensación de realismo que reflejaba tan acertadamente el film original.

Cinco tipejos contra una mujer indefensa, ¡qué valientes!

Jennifer siendo violada
Las actuaciones están bien, en especial la de la prota Sarah Butler (muy conseguida), aunque a mí personalmente me gustaban más las del clásico original, le daban más realismo, sobre todo Camille Keaton (cuya interpretación desgarradora no logra igualar Sarah Butler, por muy bien que ésta lo haga). Por cierto, como dato curioso, uno de los violadores es Rodney Eastman, que fue uno de los jovenzuelos oponentes de Freddy Krueger en la tercera y cuarta partes de "Pesadilla en Elm Street".  En el aspecto visual, aunque ésta tiene más calidad, la original para mí también resultaba ganadora, ayudada por su fotografía y estilo de film amateur, que daban más mal rollo y creaban más inquietud. En cuanto a la línea argumental de ésta hay un detalle que no me dejó nada satisfecho y es que cuando han atacado a la pobre protagonista y están a punto de pegarle un tiro en lo alto de un puente, ésta se lanza al río y se queda sumergida sin salir ni tan siquiera a respirar (teniendo en cuenta la cantidad de heridas que tenía en su cuerpo) y acto seguido, desaparece durante un mes sin dejar rastro.

Comienza la esperada venganza

A cada cerdo le llega su San Martín
Es como si le dieran un aura sobrehumano a la joven que no me convenció en absoluto, en la peli original se justificaba mejor la supervivencia de la prota y además éramos testigos de su agónica recuperación. También debo decir que de tanto que han decidido exagerarlas, hacen parecer algunas de las muertes de los violadores, cuando la muchacha se cobra venganza, un tanto risibles y muy poco creíbles, véase en la que ahoga a un tipo en una bañera de lejía, ¿cómo es posible que una chica sola haya sido capaz de levantar el peso de ese mazacote de tal manera?, u otra en la que le comen a otro tipo los ojos unos cuervos realizados de manera digital (un efecto bastante patatero y cantoso). Pero bueno pasado por alto estos detalles que le restan calidad es una obra que no está mal, si tenemos en cuenta la clase de producto que estamos dispuesto a visualizar.

Da gusto ver a este cabroncete así colgado

Lo peor sin dudas es que le falta el espíritu de la original, no se han molestado en recuperarlo ni en estética, ni en ningún aspecto y le han dado ese aire de película "torture porn" de hoy en día tipo "Saw" o "Hostel", que en mi opinión le resta a la obra valor y mucha personalidad. Pero para entretenerse con una bruta historia de venganza está bien. Eso sí, repito, el clásico original la da mil vueltas, sobre todo a nivel de importancia histórica (hay que tener en cuenta que es una de las más representativas del este subgénero) y a nivel de clásico.

Ahora ya no hay tantos huevos, ¿eh?

*MI MOMENTO FAVORITO: la muerte del más hijo de puta de los violadores, el sheriff (Andrew Howard), al que Jennifer (Sarah Butler), muy elocuentemente le encañona el culo con una contundente escopeta. El resto, os lo podéis imaginar. 

A punto de hacer ¡PUM!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada