jueves, 20 de noviembre de 2014

El sótano del miedo (1991) de Wes Craven



Loco (Brandon Adams) y Leroy (Ving
Rhames) entran a robar en casa de..
''¡Cuánto tiquismiquis!". Es lo primero que me vino a la cabeza después de leer varias críticas (negativas todas) hacia esta gran película de Wes Craven. Yo no sé qué se esperaban los que la ponen tanto a parir; lo que pasa es que está visto que no sé por qué, hay ciertos directores estigmatizados a los que se le saca punta al extremo y se maltrata su labor de manera injusta y descarnada (como es el caso de Wes Craven) y luego hay otros que se dedican a hacer mayoritariamente plagios infumables (con presupuestos muy elevados eso sí) y mierdas intragables pero que son considerados unos genios porque sí (nombres como Quentin Tarantino, Michael Haneke, Lars Von Trier, y etc., por ejemplo se me ocurren así a bote pronto). "El sótano del miedo" nos cuenta la tensa historia del desafortunado robo que se les ocurre llevar a cabo a tres ladrones en la casa menos indicada, en el momento más inoportuno. El lugar; el hogar de una pareja de desquiciados lunáticos (Wendy Robie y Everett McGill), que serían capaces de meter miedo al mismísimo Diablo, fortificado con trampas mortales y con una sorpresita la mar de desgradable oculta en el sótano.

...estos dos chiflados (Wendy Robie y Everte McGill)

¡Ojito con bajar al sótano!
El superviviente de los tres "delincuentes", un niño negrito (genial Brandon Adams), intentará por todos los medios, salir de una pieza de ese lugar de pesadilla y para ello contará con la ayuda de una pobre niña (A. J. Langer), retenida contra su voluntad y sufridora de los sádicos maltratos a los que la someten los cabrones dueños de la casa. Craven nos ofrece una historia muy buena, muy entretenida y ciertamente original (lo que no muchos pueden decir, y menos hoy en día), una fusión perfecta entre un film aterrador (seamos francos la historia del film es escalofriante, quien diga que no, es muy inhumano), pero suavizada con toques de filmes de aventuras para adolescentes (véase por ejemplo "Los Goonies", incluso con algo de "Solo en casa"), para convertir la película en algo más asequible para gustos más diversos. Sinceramente creo que el resultado es genial, o al menos como mínimo bastante destacable. 

La pobre Alice (genial A. J. Langer) sufre todo tipo de tormentos dentro de la casa

A quien hable más de la cuenta, le espera esto...
Posee puntos la mar de conseguidos, como la sobrecogedora atmósfera de la casa o las interpretaciones (los dos chiflados se salen, y los más jóvenes -Brandon Adams y A. J. Langer- están fantásticos). Sí es cierto que por momentos es algo suave y quizás hubiese requerido el guión más drama, más elementos desasosegantes y más tenebrismo, pero tampoco creo que esa fuese la intención de este magnífico director, que ha demostrado en más de una ocasión su maestría a la hora de adaptar historias de terror para un público adolescente sin quedarse en unos experimentos cutres y abominables como suelen pasar en la mayoría de engendros de pseudo-terror que se hacen hoy en día. Creo que se consigue un perfecto equilibrio entre un film serio para adultos y un film de tipo juvenil para adolescentes, ni es demasiado visceral ni opresivo pero tampoco edulcorado y light (de hecho en alguna que otra escena, no se corta en hacer uso de bastante violencia y mala baba). En resumidas cuentas, "El sótano del miedo" es otra de esas películas que despiertan nostalgia y que se ven con cariño pasados los años. Otra magna obra del gran Wes Craven, le pese a quien le pese, ilustre maestro del género.

El pobre Loco está en problemas

*MI MOMENTO FAVORITO: en el tramo final, esa tensa y esperado enfrentamiento (con cuchillo en mano) entre la pobre chavalina, Alice (A. J. Langer) y la zorra que había sido su "madre postiza" (Wendy Robie), con trágicas y sangrientas consecuencias. 

''Dale un besito a mami''

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada